Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de marzo, 2012

Prostitución Masculina

. . . . . .
…El transexual, en la manera que tiene de sostener una certeza delirante en cuanto al error sobre su sexo, no está sujetado a ninguna ley que no sea la de la certeza delirante que le dicta, aun bajo la forma de orden. No es la misma orden que en la perversión, pero es una orden de reparar el error sexuado de su nacimiento (así es como lo reconstruye).  Reparar ese error es, efectivamente, una manera de engancharse en una cierta forma de ley del deseo. 
Pero, ¿es un deseo? ¿Es una ley? Aquí evidentemente todas las preguntas se abren. Son cuestiones extremadamente difíciles, no creo que podamos pensar la cuestión de la sexualidad en la prostitución masculina si no disponemos más que de unos pocos elementos. Verdaderamente no tiene nada que ver con la prostitución femenina, en todo caso con su modo de relación con la sexualidad.
(…) Renunciar a la prostitución, para las mujeres, es muy difícil, pero también más simple, porque no está “enganchado” a un goce sexual. Lo diré de un modo …

La mirada de los otros...

. . .
.
Dos Correos / Dos Respuestas
Marcelo; a veces leo sus respuestas y me parece una persona no sólo muy clara y puntual sino también muy “al pan, pan y al vino, vino”; pero viendo algunos de sus videos me parece que utiliza un cierto tono despectivo en alguno momentos.  La verdad (y por eso le escribo) estoy muy decepcionada con muchos analistas (he pasado por el diván muchas veces, pero sobre todo escucharlos en congresos y exposiciones) que resultaron ser más Papistas que el Papa y cuya soberbia y encriptamiento me resultó siempre de un gran fastidio. Lo cierto es que me choca bastante escuchar que en uno de sus videos usted usa cierto tono soberbio para referirse a la diferencia entre psicología y psicoanálisis. Espero no ofenderlo con este comentario: justamente decidí escribirle porque me sigue pareciendo muy buena la manera que desglosa los conceptos. Un amable saludo, Sonia Pandolfo.
Estimada Sonia: lejos de ofenderme, tu correo me ayuda a volver sobre un tema que ya me han cues…

Arte

. . . . . sANGRÍA, vINO sobre tela cABERNET-SAUVIGNON, cHIANTI, mALBEC Y aZUCAR sOBRE tELA .
uN dÌA tRISTE dE lLUVIA Carbonilla-Tinta .
Lluvia I Carbonilla-Tinta-Serigrafía-Grafito . -  Ruben Sassano  dibujoargentina-sassano.blogspot.com.ar

Lenguaje, Incesto, Instinto, Pulsión

. . . . . . Como siempre, las conferencias de Isidoro Vegh -con su tono irónico y distendido- no tienen desperdicio.  Aquí posteo un fragmento de una de ellas que una colega de un Grupo de Estudio me ha recordado que está linkeada; y les recomiendo obviamente su lectura integral: (http://extensiondigital.fpsico.unr.edu.ar/vegh-n3-2008) Aquí Isidoro Vegh nos habla del pasaje imposible de la Naturaleza a la Cultura y -también haciendo referencia a sus gustos personales- nos recuerda que el campo del psicoanálisis -justamente por estar sujetos al lenguaje y no tener instinto- es el campo de lo in-mundo.
Dando sus siempre ejemplos de hardware & software, también nos ayuda a pensar
el paradigma freudiano y su relación con la problemática que el sujeto tiene que abordar en su día a día: el deseo. ¿Por qué -por ejemplo- debemos comer algo que no nos gusta -discurso nutricionista mediante- cuando en realidad lo que impera es un goce que define en sí mismo la cuestión de lo humano?  De allí que el h…

Sujeto Rebelde / Sujeto Inhibido

,
, , ,
,
Quisiera comentar la respuesta a varios correos que me llegaron en los últimos días en relación al deseo, el goce, la castración y en función del Padre y de la Madre. Y ya que digo “en función” empiezo por acá: así como siempre hablamos de función paterna; sería bueno recordar que también existe un deseo paterno y una función materna.   
Me preguntan sobre la cuestión del goce en función del Padre. Lo dijimos varias veces: un Padre debe transmitir la ley acotando goce incestuoso; pero también debe poder habilitar otros goces. Si un Padre no habilita goce, primero que no puede producir la exogamia respectiva; y segundo que deja al sujeto-niño en un callejón sin salida: es decir, un reactivo rebelde siempre revelándose contra ese Padre o –en el otro extremo- un inhibido social que nunca puede llevar a cabo nada. Es pues fundamental que la función Paterna asegure no solamente la interdicción del goce incestuoso, sino que también sea capaz de habilitar otros goces al sujeto: un Padre …

Deseo: el agua no es la sed.

. . . , 
Estimado Marcelo: con respecto a tu posteo sobre Desafío Histérico, una sola pregunta: ¿Se podría ejemplificar esto en la transferencia con el analista, es decir, dentro del tratamiento? Muchas gracias por tu transmisión, lo mejor para vos! Juan Segundo. 

,
Hola. Sí, claro que hay cientos de ejemplos, y no sólo en el desafío histérico sino en la agresividad del neurótico en general. Agresividad que, como señaló Lacan, es intrínseca de la estructura del sujeto. En el dispositivo, el desafío lo podríamos ejemplificar en algunas situaciones como cuando el sujeto pretende interpelar al analista consecuentemente por un cambio de horario, por un corte de sesión, por un ajuste de honorarios, en definitiva –al igual que en la obsesión- por una puesta de límites, de Ley. 
La histérica, lo que tiene –a mi gusto- diferente del obsesivo es lo que ya postié anteriormente: ella busca al Amo para derrocarlo mientras que el obsesivo lo busca para que le prohíba su deseo. 
Una paciente histérica p…

Síntoma & Sinthome

..
.
.
.. .
Tenemos una función de la escritura que entendemos de la siguiente manera: es la que puede limitar el discurrir en la medida que ordena, justifica, así como también autoriza, posibilita, da lugar a la audición del analista. Nos referimos a la dirección de la cura, de lo que lee en lo que se escribe hará letra, ni antes ni después del significante, diferente de él dado que pertenece a otro registro, el de lo real, en lo que hace a nuestra praxis de lo real, y es en esa dirección que algo –lo que se escribe- permite avanzar en psicoanálisis. (…) Desde el comienzo de su enseñanza Lacan ha situado el lugar de la palabra avanzando en sus versiones. La talking cure encamina al síntoma como un mensaje dirigido al Otro que demanda su descriframiento, lectura de su sentido en tanto saber cifrado, ruptura de un encadenamiento que lo significa y que le aporta un goce... (…) La letra, entonces, fija el goce en el síntoma, que es el goce fálico, podrido, que conlleva el sufrimiento del cual …

Narciso

. . . . . Tumba del Otro, rechazo de la Ninfa Dejas caer tu rostro cadavérico A un petrificado espejo erecto Que ahoga tu deseo coagulado. Arco iris cautivado en el hechizo Autista fascinado en el engaño No hay símbolo ni pacto que custodies Ni transforme tus caprichos anhelados.
(Trémulo bebé, y tempestuoso,
No adviertes que el reflejo es hoy tu espada. Apenas sostienes ya tu imagen que te absorbe Y juegas a arriesgar el todo o nada.)
Sometido a tortura encarnecida Te rige el desafío y la soberbia. No hay caudal de lágrimas que cedas Ni el peso de tu herida te atraviesa. Mármol esférico de pura cáscara incólume Derrochas el tiempo en competencia vana. Con codiciosa y egocéntrica sordera Arrasas la cadencia y el poema.
map N a r c i s o Marzo/2012 . Arte: www.liseljane.com
.

Arte

.
. . .
.  Jorge Argento MAGISTER LUDI   www.jorgeargentodibujos.blogspot.com.ar . . .

Arte

.
. . . . . . Vito Campanella , . .

Humor

. . .
. . . . . . . . .

Naturaleza o Cultura

. . . .
.
…No puedo evitar plantear que la sexualidad es una terceridad, un producto del interjuego entre un sujeto y un objeto que se orbitan mutuamente. Esta especie de resultado no está exenta de riesgos, así como los que pensamos sobre este sujeto y este objeto no estamos a salvo de la tentación de olvidar este tercer término y gozar eternamente con un imaginario puramente dualista. Esta sexualidad es la sexualidad que existe como una lógica de términos: una operación que captura el deseo y que crea un espacio determinado por las leyes de éste. Esto no es lo nuevo de las nuevas sexualidades. Esto es lo humano. Ya desde la entrada de la carne en el lenguaje que la hace cuerpo, o desde la entrada del lenguaje en la carne ― como fuera que se quiera entender ―, se inicia la maquinaria del deseo: la gravitación del sujeto hacia ese objeto que, a la vez, calla y nunca deja de convocar, un juego de incontables aproximaciones que como resultado dan sólo un límite. Esta lógica es la lógica de l…

Escritura Modal

. . . .


El cambio de la metáfora paterna por el par ordenado y la escritura modal del falo no hacen desaparecer nunca la metáfora, aunque Lacan la use mucho menos, ya que sin ella no habría posibilidad de enunciación. Más aún, el decir del analista tiene como meta última que algo de la metáfora y de la metonimia se produzca para dar cuenta –en su doble sentido- del objeto sin nombre que cada uno porta y que excede tanto el investimiento pulsional que en parte lo recubre como al Nombre del Padre que no lo nombra nunca todo. (…)
Metáfora es substitución entre significantes, pero no sólo eso. También, literalmente, transporte más allá, y por tanto creación de Otro lugar de escritura, de otra escritura de lo que aún no lo estaba, como de lo que ya lo estaba. El amor, aun en su desconocimiento, no deja de ser metáfora del goce, salvo cuando, perdiendo su sentido, se arrumba y se derrumba en la pasión.  El trabajo de la escritura no está nunca acabado cuando alguien comienza su análisis, y aunqu…

Arte

. . . . . . .  . Pedro Luis Raota
1934 / 1986 . .

El naufragio del Otro

.
.

Recibo de una analizante –y nada es casualidad: a ella también le llega en un momento azaroso- un texto sutilmente agudo y estupendo. Se trata de un autor de las primeras cinco décadas del siglo pasado –quizás- injustamente olvidado. Como su vecino de Brooklyn, Woody Allen, y como su cuasi contemporáneo Franz Kafka, Herbert Clyde Lewis es tributario de reminiscencias estilísticas de estos poetas sumando a su pluma indicios de nuestro Julio Cortázar y –no sin sospechosa ironía- de la conjugación exquisita que Jorge Luis Borges y Adolfo Bioy Casares han construido en torno a su Bustos Domecq. No estamos lejos de suponer que el también agudo y lírico Turisino, Alessandro Baricco –que con su Seda poética merece mencionarse en este contexto- ha tomado de Clyde Lewis un cierto giro semántico en relación con su prosa.
.
La obra que me permito recomendar lleva un título no menos freudiano que metafórico; con una vuelta lacaniana que enseguida puntuaremos. Se llama: El Caballero que cayó al m…

La bruja metapsicològica

-- - - - .

…la cuestión del diagnóstico, escurridizo problema considerado por Freud en una de sus Nuevas Conferencias introductorias al psicoanálisis, la titulada: Esclarecimientos, aplicaciones, orientaciones. Allí recurre a un relato cuya redacción atribuye a Víctor Hugo –aunque el dato parece haber sido producto de una paramnesia- para diseñar un símil del problema generado por la eventual realización de diagnósticos en psicoanálisis.
. La fábula cuenta de un rey que decía saber si una mujer era o no bruja. Según este personaje, tan sólo debía tomarse la mujer en cuestión e introducirla en un caldero de agua hirviendo. Luego de lograda la cocción, al probar el caldo resultante, el sabor permitía comprobar si la mujer era bruja o no. Freud comentaba en su conferencia que en el análisis pasa algo parecido. Podemos hacer un diagnóstico al modo relatado en esta entre risueña y trágica referencia literaria: siempre a posteriori.
,
Porque puede parecer una perogrullada, pero no es igual estar e…

A m o r

. .
. Tú justificas mi existencia:
si no te conozco, no he vivido;
si muero sin conocerte, no muero, porque no he vivido.
Luis Cernuda .
. Si nada nos salva de la muerte, al menos que el amor nos salve de la vida.
Pablo Neruda
. . Arte: Caspar David Friedrich 1774 / 1840
 www.caspardavidfriedrich.org , . . ..

Arte

. . . . . . . Gabriel Molinari Mixture www.gabrielmolinari.com.ar . .