Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de noviembre 6, 2018

La propia imagen: ese único compañero fiel.

En psicoanálisis ciertos temas son no sólo de apariencia incoherente sino sobre todo antipáticos, porque nuestro Yo -vía Negación- no puede aceptar de buena gana que los actos que hacemos son por uno mismo, por nuestro narcisismo que nos comanda, e incluso quiere demostrar(le) al prójimo lo bondadoso que puede ser en las acciones que ocultan a veces, cuando la cosa se pone pastosa, cayendo -vamos a decirlo de entrada- en una posición perversa del más arraigado polimorfismo infantil donde sólo importa tenerla más grande.
Hace unos días hablando con un colega, me decía que su ex pareja es una niña violenta, sorda, refractaria al análisis, que no acepta la Ley (es decir el ”No”), que cree que se puede todo; en fin: una bebé caprichosa que sólo demanda y no sostiene nada. Más allá que le comentaba como cada uno de nosotros coloca su narcisismo en esos personajes (y ellos en nosotros obvio) y que deberíamos estar advertidos de por qué nos seducen tanto este tipo de sujetos; también le comen…

Seguidores