Fantasma / Axioma / Acting

.
.
.






He recibido mails con preguntas similares que apuntan al tema de la forclusión y el fantasma en la psicosis. De aquí que vuelvo a postear una respuesta de hace un tiempo que resume un poco esta cuestión. Hay un link donde se puede consultar el correo que voy contestando y que iré actualizando períodicamente:
psicocorreo.tumblr.com
 

Estimado Marcelo: estuve leyendo algunos artículos suyos y me quedé muy enganchada con esta cuestión del Fantasma y de cómo –según entendí- la pulsión queda adherida a él en el sentido incluso de ser el mismo Fantasma la defensa contra el goce. ¿Es así? Por otro lado he leído –creo que en David Nasio- que si bien el fantasma en una frase –como dice Lacan- también se podría decir que se pone en juego en ciertos actings de los sujetos, como por ejemplo una reacción violenta. ¿Qué piensa de esto? Finalmente y abusando de su gentileza, en mi Residencia nos dieron a leer el texto de Élida Fernández "Diagnosticar las psicosis".  Según ella, en el psicótico no hay represión; y según leí en su blog, sí la hay... ¿Podría orientarme un poco más? Muchas gracias, M.H.

.

Hola Micaela. Comienzo por el final de tu pregunta. Lamento que ese libro sea casi como una Biblia en las Residencias ya que -a mi juicio- se lee ahí la psicosis desde el Seminario-III y otros textos de Lacan pero no se va más allá de eso que -como dice Héctor Yankelevich en el prólogo de ese texto- el camino dista lejos de estar terminado. En ese libro vamos a encontrar no sólo enunciados como ese sino otros en los que yo no coincido y ya he posteado en varias oportunidades las cuales te pido que recurras a dichos posteos.  La afirmación de la autora de que el psicótico no tiene inscripción fálica me parece directamente un disparate. No hay ningún Sujeto de la Cultura que no la tenga. El FALO es el operador de cualquiera de las tres estructuras; y si el FALO no hubiese atravesado "el cacho de carne" no habría Sujeto. El psicótico -ya lo repetí infinitas veces- es un Sujeto y también Reprime. Al igual que el neurótico, forcluye: un delirio y una alucinación no es un sine qua non para diagnosticar una psicosis: en la neurosis también hay delirios y alucinaciones. Por otro lado, de decir que el psicótico no reprime a decir que no se angustia, hay un sólo paso; y eso es otra barbaridad. También se lee allí que el psicótico no tiene fantasma. Bien: son opiniones que yo no comparto. En la Psicosis también existe el Otro y también existe la Metáfora Paterna sino SIMPLEMENTE no habría deseo de falo, es decir: de hijo. Y si hay un sujeto (psicótico, neurótico o perverso) es porque hubo un deseo precedente. NINGÚN SUJETO es NO-DESEADO: esa es una frase de la psicología. Todos los sujetos son deseados; el problema es para qué.

Con respecto a los otros puntos. Sí, en primer término digamos que el Fantasma es defensa contra el goce. En segundo término que es cierto lo que leíste de Nasio puesto que no es más que lo ha dicho Freud hace doscientos años: el vómito histérico es ya un despliegue del fantasma del sujeto. Vómitos, desmayos, huidas, rupturas, y –por qué no- homicidios y/o suicidios. Veamos: sabemos que en el fantasma el sujeto se identifica con el objeto. Sabemos también que todo fantasma es masoquista, perverso. Por tanto: la defensa contra la pulsión (y contra la angustia obviamente) hace que el sujeto “construya” una escena en vez de disolverse (afánisis- llamará Lacan) hacia un empuje totalmente mortífero; es decir: hacia un goce total. Ahora –muchas veces- “la ventana” del fantasma se atraviesa y el sujeto queda “defenestrado” (per la finestra- digamos). Por eso decimos que la pulsión no es más que la (mala) respuesta hacia de la Demanda del Otro.

Que el sujeto “se haga objeto” en el fantasma (como comúnmente se dice) quiere decir no otra cosa que esto: “Otro: soy tu mierdita”, “Otro: soy tu voz”, “Otro: soy tu mirada”, etc. Es decir que el tiempo pulsional del “hacerse mierda”, “hacerse oir”, “hacerse ver”; se capta en la escena fantasmática y el sujeto es allí donde realiza el deseo (del Otro).  Para ser bien freudianos: un sujeto “anal” va a tender a “cagarse la vida” o “hacerse(la) cagar” (de ahi que el masoquismo no es más que un sadismo sobre sí mismo y sobre todo sobre el otro a quien el masoquista -como lo hace el sádico- intentará angustiar; y de ahi también que no hay complementariedad entre ellos como comúnmente se cree); un sujeto “oral” va a tender a “hacerse engullir”, un sujeto en donde el fantasma escópico esté más acentuado va a tender a “hacerse ver”; de allí que en la Histeria prevalezcan escenas donde el sujeto no puede dejar de protagonizar su drama en función de ser-visto.  De ahí también que Lacan, sobre todo en el Seminario-11, empalmará el vouyerismo/exhibicionismo con la pulsión y con la perversión.

De todo esto se desprende que un tratamiento analítco intentará siempre quitarle goce al síntoma, atravesar ese YO en el cuál el sujeto quedó montado, valga el término para el montaje-pulsional y para la colgadura que puede terminar en ahorque. Por eso en mi último posteo decía que “Lamentablemente los padres tienen razòn” sino se puede atravesar esa axiomática. Hay sujetos que responderán por siempre a esa enunciación: “Sos un loquito”, “Sos un boludo”, etc. De eso se trata cuando decimos que el sujeto no puede dejar de ser el falo o –como decía Masotta- “el salame de mamá”.   

Justamente de ahí que el Sujeto considera el Mito que el Otro puede estar sin barrar: no es casualidad que ciertos vínculos donde “no pasa nada”, donde el otro-semejante (amigo, pareja, compañero de trabajo) siempre responde como una Madre-Tetona –como suelo decir- son las relaciones que pueden perdurar sin conflicto aparente ya que el sujeto se siente que siempre tiene una Madre-Dadora-Universal que responde incondicionalmente. Es el típico fantasma de que el Otro lo puede (y lo hace) todo (por mi) y que yo –justamente- vengo a ocupar el hueco del Otro: es decir, soy imprescindible y de allí que por eso el Otro responde. Se ve cómo el narcisismo siempre juega en la dinámica del sujeto. Siempre el problema es del sujeto, no del Otro. Creerse imprescindible puede llevar a catástrofes mundiales! De esa pasión hablaba en el posteo anterior.

Finalmente, y hablando de axiomática: si bien es cierto lo que dijimos antes, no hay que olvidar que aún aunque el fantasma puede presentarse en actings, siempre conlleva implícita una frase que lo estructura. Para cerrar con el tema del comienzo: el fantasma en la psicosis es bien enunciado en el caso de la paranoia y bien actuado en el caso de la esquizofrenia. Un fantasma actuado habla de un YO escindido: ya sabemos que cuánto más nos defendemos más inseguros estamos/somos.  Sin olvidar -como nos recordó Freud- que el YO se escinde también en la neurosis.  Saludos, marcelo a. pérez.-
.
Arte:

Soledad Casentini
dgniniayol.blogspot.com.ar

René Magritte