Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de noviembre, 2012

Arte / España

José Manuel Merello www.merello.com


El Pacto con el Narcisismo

.



El psicoanálisis lucha contra el goce que esclaviza al sujeto. El fantasma neurótico –al ser masoquista, es decir: perverso-, toma al sujeto y lo bloquea en el marco de una escena donde –repetición mediante- le es difícil cortar. Este corte es solidario –paradójicamente- a la aniquilación que el Sujeto intenta realizar al Otro, vía el fantasma: es decir que estamos a nivel del Estadio del Espejo: el sujeto –vía su fantasma- intenta abolir –castrar- al Otro (por eso todo deseo efectivamente realizable es incestuoso y parricida) pero, a la vez, se consume embutido en una escena que lo encadena en su goce. . El avasallamiento del goce –que es lo que empuja a un sujeto demandar un análisis- se correlaciona con la organización narcísica de la estructura. Cortar ese vaivén fantasmático viene de la mano del corte de ese goce; es decir –entonces- que toda castración es castración del narcisismo. Por eso el psicoanálisis brega a favor de la castración y entiende que siempre es del YO. Es deci…

Arte / Pintura

Kent Williams Los Angeles / EE.UU www.kentwilliams.com

Amablemente...

Después dicen que el Tango es triste y machista... 
Y bue... Cuestiones de la pasión...




Amablemente
Intérprete: Edmundo Rivero
Autor: Inván Díez

Arte / Pintura de Cuba

Wilfredo Lam Cuba 1902 / 1982 Maternidad en verde Mother and son Lisa Mona

Objeto & Falta

En la construcción del sujeto, paralelamente al proceso de represión que ubica los dos órdenes del discurso, se realiza un trabajo de anulación del cuerpo. El cuerpo biológico, heredero del capital genético, no permanece como la pura realidad de un cuerpo-carne ; se abre al mundo a través de sus orificios que son desde el origen puntos de mediación con el Otro : la boca, lugar de satisfacción de la necesidad oral, el orificio anal, lugar de los cuidados maternales, la hendidura de los párpados con el objeto mirada, por último la voz.
(…) Estos objetos pierden, desde el primer instante de la vida, su carácter puramente biológico para inscribirse en una red de asociaciones. Esta red está constituida por múltiples elementos ; existe asociación, por ejemplo, de un objeto con otro, de un objeto con el discurso. El niño sabe muy pronto que él no es la madre y que no la come. El objeto oral, con la satisfacción que aporta, està vinculado desde el comienzo con la imagen del rostro materno que …

¿Salud? ¿Mental? ¿Psicohigiene?

Una vez recapitulada apretadamente nuestra progresión, reiteramos que la misma se prolonga con la mención a la enfermedad del cuerpo, la cual se presentaría de no observarse las normas higiénicas «correspondientes». Empero, tal como lo señala, a la enfermedad « … sabemos que no la arreglamos con la higiene » (Lacan J., Seminario 19, clase del 21-6-72) Punto importante a los efectos de situar este interrogante : ¿con qué tenemos que ver los psicoanalistas : con la higiene, o con la enfermedad ?
(…)
Ahora bien, cabe preguntar con este respecto : ¿qué es lo específico del psicoanálisis ? Más bien nuestra disciplina precisa y demuestra que lo que es traumático para uno, no lo es para el otro, razón por la cual no puede haber generalización de lo llamado situación traumática , tal como lo entendería el dictamen psicohigiénico al estilo de : « Señora, no ponga a su bebito a dormir en la cama al lado suyo porque eso, con total seguridad, le habrá de provocar ataques epilépticos ».
Como se ve …

Arte

"Algunas veces, para avanzar, tienes que retroceder"-



Under Pressure
-1981-
Queen / D. Bowie

HAPPY FEET II
-2011-
Lirica: Pink 


El Otro, el otro y la sal de la vida...

La Sal de la Vida; Tassos Boulmetis; Grecia, 2003
Martín Heidegger nos recuerda que la filosofía habla en griego. En este film se juega mucho con las palabras y hay una filosofía que empuja con su discurso: “Gastronomía es una palabra que encierra otra: astronomía” – Así repite el abuelo de Fanis para que su nieto comience a vislumbrar que en cada cosa hay un interior relacionado; y que el cosmos –como su etimología lo indica- es un orden. Dicho orden puede hacerse generoso de aromas y sabores. 
El director cuenta una historia cuasi-real surgida a partir de los acontecimientos entre Turkía y Grecia. Divide la escena en tres: los platillos; el plato principal y los postres . Y, como toda división, auspicia la disputa de otro orden –socio político- en donde los sujetos se separan a costa de tributar un espacio ideológico para un gobierno de turno, para un Ideal elevado –llamémosle Jehová, llamémosle Alá- o (como lo piensa Eduardo Galeano ) para el dinero en juego del momento…

Arte / Poesía / Dibujo

La tarde es un silencio agonizante
que dibuja espejos en la calumnia del ocaso
que escribe con la tinta de la luz imborrables sendas de amor negro
Silencio

Reloj Silencio Se derriten las agujas
las manecillas del reloj ausente
y las hormigas del oscuro desorden recorren el desierto de la muerte
hasta detenerse en un plato viejo y vacío (como en algún cuadro de Dalí)
Ahora parece un plato de caviar y la mano del silencio recoge la espuma
que brilla en el tiempo indeciso y trémulo
contando las gotas de agua que hay sobre una urna de cristal
(todo ello en un profundo sueño: inesperado camino que la lluvia deshace)
y la tarde canta y la tarde brilla y la tarde baila
como un astro colgando del violín de la esperanza
Luis Llorente Benito La tarde es un silencio agonizante cuerposaliendodelatierra.blogspot.com.ar

ARTE:
Diego Moscato
www.diegomoscato.blogspot.com.ar

Arte / Poesía & Dibujo

la rusa abusa de su blusa, confusa dice y rehúsa -¿De qué me acusa? -De robar en Siracusa-. ¿Para castigar? Usa la fusta para que sufra. ¿Cómo se atreve a ser musa la insulsa? Ahora todos la insultan, pero ella no se asusta.



La policía política de los sentimientos no permitidos
pondrá bombas bajo los versos más bonitos,
bajo aquellos que te hagan sentir única.

Crearan negras nubes de humo casi negro casi gris
que cegarán a los que antes vivían de amar
condenándolos al olvido, de la montaña, al bar.

La policía política de los sentimientos mal vistos
no querrá ver que quien viera lo que debería ser
sería, sin duda, ser indispensable con un nuevo deber:
Contarle a los demás que deben mirar lo que no ven.

Explotarán aquellos que sientan sin saber sentir,
sin saber besar, apretar, acariciar, follar.
Crearán silencios incómodos como bicis sin sillín.
Pondrán candados a los labios, a los dedos, a todo. 


Xuan Sextilis

Ella no usa
Los sentimientos incorrectos 
EN:  Perspectiva Lunática
mirandodesdemiluna.blogsp…

La Demanda y el Padre

Se concibe mejor en nuestra deducción que haya habido que interrogarse sobre la función que sostiene al sujeto del inconsciente, al observar que es difícil designarlo en ninguna parte como sujeto de un enunciado, por consiguiente como articulándolo, cuando no sabe ni siquiera que habla. De donde el concepto de la pulsión donde se le designa por una ubicación orgánica, oral, anal, etc., que satisface esa exigencia de estar tanto más lejos del hablar cuanto más habla.
Pero si nuestra gráfica completa nos permite situar a la pulsión como tesoro de los significantes, su notación como (S^D) mantiene su estructura ligándola a la dicronía. Es lo que adviene de la demanda cuando el sujeto se desvanece en ella.
(...)


Interesa más a los filósofos captar la pertinencia de esta fórmula en el neurótico, justamente porque él la falsea. El neurótico, en efecto -histérico, obsesivo o más radicalmente fóbico- es aquel que identifica la falta del Otro con su demanda, F con D. Resulta de ello que la demand…

Arte / Dibujo

Elina Zolotareva San Petersburgo / Rusia  www.behance.net/Elina_Zolotareva

Conducta en los velorios

No vamos por el anís, ni porque hay que ir. Ya se habrá sospechado: vamos porque no podemos soportar las formas más solapadas de la hipocresía. Mi prima segunda, la mayor, se encarga de cerciorarse de la índole del duelo, y si es de verdad, si se llora porque llorar es lo único que les queda a esos hombres y a esas mujeres entre el olor a nardos y a café, entonces nos quedamos en casa y los acompañamos desde lejos. A lo sumo mi madre va un rato y saluda en nombre de la familia; no nos gusta interponer insolentemente nuestra vida ajena a ese dialogo con la sombra. Pero si de la pausada investigación de mi prima surge la sospecha de que en un patio cubierto o en la sala se han armado los trípodes del camelo, entonces la familia se pone sus mejores trajes, espera a que el velorio este a punto, y se va presentando de a poco pero implacablemente. En Pacífico las cosas ocurren casi siempre en un patio con macetas y música de radio. Para estas ocasiones los vecinos condescienden a apagar las…