Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de mayo, 2011

Delirios

.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
..
.

.
Es bueno de vez en cuando tener delirios. Vienen con su poquito de locura, de enajenación, pero no importa. En ciertas fases nos hacen perder el tino, quizá porque el tino suele ser tedioso.
Los delirios nos sacan del mundo cotidiano, nos arrojan en brazos de la desmemoria, y así, sin la menor prevención disfrutamos del olvido.
Por una vez (¡y qué excepción!) saltamos por encima de esa valla llamada horizonte y nos abrazamos con otros delirantes que nos inventan nombres y destinos.
Los delirantes pasamos al lado de la muerte y le hacemos un guiño. Nos movemos como si fuéramos eternos, sin tomar precauciones, más o menos sonámbulos, festejando los rayos y los truenos, y mirando a través de la lluvia.
Los delirios son premios, vida entre paréntesis, pero cuando el paréntesis se cierra y regresamos a lo cotidiano, a lo cabal, a lo de siempre, sentimos entre pecho y espalda una aguda nostalgia del delirio.
Mario Benedetti
Vivir adrede

Arte:
Lisandro Demarchi
Amanece otra vez

.
.

Cuerpo afectado por la palabra quebrada

.
.
.
.
.
.
.
.
.
..
.
.

.
Tomemos el ejemplo clásico del sueño: lo que al psicoanalista interesa no es el sueño en sí no los tradicionales símbolos oníricos y su desciframiento. No; nuestra espera se sitúa en otra parte: se trata de escuchar cómo el pacientes nos cuenta su sueño y, sobre todo, cómo no logra contárnoslo bien. Lo que interesa (…) son las rupturas del relato, los olvidos o las vacilaciones en la recordación de tal o cual detalle del sueño. Pero sería erróneo creer que el psicoanálisis se reduce a fenómenos del lenguaje. Es cierto que opera exclusivamente por la palabra, pero esta carece de todo valor analítico si no es una palabra quebrada y vacilante. Es preciso destacarlo: la palabra sólo nos interesa, a nosotros analistas, cuando tropieza y desfallece. Esto sin embargo no basta para que haya acontecimiento; además es preciso que exista sufrimiento, es decir que el cuerpo resulte afectado por un hablar así, de palabra quebrada. .
El psicoanalista acaso se vea llevado a interesarse …

Desolación

.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.

.
Alguien marcó en mis manos,
tal vez hasta en la sombra de mis manos,
el signo avieso de los elegidos por los sicarios de la desventura.
Su tienda es mi morada.


Envuelta estoy en la sombría lona de unas alas que caen y que caen
llevando la distancia dondequiera que vaya,
sin acertar jamás con ningún paraíso a la medida de mis tentaciones,
con ningún episodio que se asemeje a mi aventura.
.

Nada. Antros donde no cabe ni siquiera el perfume de la perduración,
encierros atestados de mariposas negras, de cuervos y de anguilas,
agujeros por los que se evapora la luz del universo.
Faltan siempre peldaños para llegar y siempre sobran emboscadas y ausencias.
.

No, no es un guante de seda este destino.
No se adapta al relieve de mis huesos ni a la temperatura de mi piel,
y nada valen trampas ni exorcismos,
ni las maquinaciones del azar ni las jugadas del empeño.
.

No hay apuesta posible para mí.
Mi lugar está enfrente del sol que se desvía o de la isla que se aleja.
¿No huye acaso el piso con mis…

Inestabilidad / Estructuras / Constelaciones

.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
Hola Marcelo; ya nos pusimos en contacto una vez, espero me recuerdes, soy Javier de Cartagena de Indias… Quería preguntarte un par de cosas: leí en tu blog que muchas veces decís que la represión no es un mecanismo propio de la neurosis sino que también existe en la psicosis pero, a la vez, leí de otros autores –por ejemplo de Bruce Fink- que la metáfora paterna en la psicosis no se cumple, que el Otro no existe… Quería preguntarte, entonces, si el Otro no existe en la psicosis, cómo es posible que haya represión. Gracias por tus videos! Saludos. ,

Javier: aprovecho tu correo para publicarlo en mi blog porque es una pregunta muy reiterada.
Primero: no sólo Bruce Fink –quien cita a Miller, se dice lacaniano, en fin…- sino muchos analistas siguen afirmando que el Otro no existe en la psicosis. Son autores que se han quedado con la rigidez de un pensamiento que se aparta de la clínica de lo real y hasta del sentido común.   Yo creo que si fuesen realmente lacanianos pensarían b…

El Padre & La Fobia

.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.

.
.
. . . . . . "No es posible desembarazarse del padre, aparece cuando quiere."
S. Freud Inhibición, Síntoma y Angustia


La charla intentará bajar una línea especìfica sobre la cuestión de la Castración que el descubrimiento Freudiano de la Fobia ha permitido entre-escuchar a partir de la figura del Padre: la Fobia es así, un disfraz que escribe la castración de un modo, obviamente, inconveniente. Cito a Paul-Lauren Assoun:

"Es el Padre con quien hay que negociar la relación de la castración; es el socio de este juego de deseos cuya carta maestra es el Falo.  El momento fóbico muestra que el hijo se embrolla y que este juego "roba" siempre de nuevo lo que se vuelve la "carta forzada" de su destino."

 = Le prèjudice et l´idèal / Anthropos / 1991 / p.91 =
. . Miércoles 15 / Junio / 2011
19.30 hs
(  Sólo quedan 3 vacantes.  Confirmación vía mail.  )

. .


Amor líquido

.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.

.
"La cobardía es asunto de los hombres, no de los amantes" De Silvio Rodríguez en la canción: Una mujer con sombrero .
.
Amor-miedo, amor-narcisismo y amor-melancolía. Formas no éticas del amor, formas del retroceso ante el amor. ¿Cómo se manifiesta el amor en nuestra época? Época que a grandes rasgos podemos definir como del miedo al otro y del discurso de la seguridad. ¿Cuáles son hoy las preguntas de la clínica sobre el amor? ¿Qué puede aportar un análisis a la relación amorosa?
El amor neurótico es el amor condenado a la repetición, a sostener al Otro. Amor condenado a la libertad de repetir el lugar de objeto que se es en el fantasma. Incluso cuando a veces ese lugar es de deshecho, se replica ese lugar o se evita toda relación ya que esta reenviaría al sujeto a ese lugar de objeto. Una paciente lo dice con sus palabras: "¿porqué no puedo tener relaciones más normales?" advirtiendo lo presa del goce en que se encontraba en sus relaciones amorosas, me co…

Maldiciones...

.
.
.
.
.
.
.




Maldije la tormenta que te asustaba Maldije la lluvia que te mojaba Maldije el viento que te despeinaba Maldije . Hoy golpeaste a mi puerta y Bendije a la tormenta que te trajo y Bendije la lluvia cuando te sacaste el vestido mojado y Bendije al viento que apagó la lámpara Bendije
Facundo Cabral
Maldije
.


Maldigo la primavera Con sus jardines en flor Y del otoño el color Yo lo maldigo de veras A la nube pasajera La maldigo tanto y tanto Porque me asiste un quebranto Maldigo el invierno entero Con el verano embustero Maldigo profano y santo Cuánto será mi dolor.
Maldigo luna y paisaje Los valles y los desiertos Maldigo muerto por muerto Y al vivo de rey a paje Al ave con su plumaje Yo la maldigo a porfia Las aulas , las sacristias Porque me aflije un dolor Maldigo el vocablo amor Con toda su porquería Cuánto será mi dolor.
Maldigo por fin lo blanco Lo negro con lo amarillo Obispos y monaguillos Ministros y predicantes Yo los maldigo llorando Lo libre y lo prisionero Lo dulce y lo pendenciero Le pongo mi maldición En grie…

Edipo / Fantasma / "La Libra de Carne"

.
.
.
.
.
.
.
.
.
-
-
. Es verdad que los òrganos de nuestra percepciòn parecen tener un funcionamiento fisiològico independiente de nuestro complejo de Edipo. Sin embargo, nunca prodremos experimentar este funcionamiento, porque toda conciencia es conciencia significante, porque no hay otro sujeto consciente que el sujeto del significante y porque, si bien fuera de este marco algo puede ser percibido, jamás sabremos nada de ello. Vemos, escuchamos, olemos gracias a nuestro complejo de Edipo, y gracias al fantasma merced al cual perdura. Sin èl, o solamente si las condiciones significantes que le dan su asiento cambian, la percepción se modifica. . Cuando el fantasma sufre alguna transformaciòn en uno de sus polos esenciales, estos cambios pueden tener como consecuencia la sordera o la ceguera, como sucede en la ceguera histérica. La histérica ve oscurecerse el mundo cada vez que se cruza con un padre que pretende seducirla, momento en que su tòtem se escabulle y cesa de organizar la percepciòn del…

el destino...

.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.

.
Dios no es más que una forma de nombrar el Otro que está en el inicio de nuestro camino. También la pulsión se gesta en el campo del Otro, también la pulsión se anuda como destino inexorable no por un mandato natural sino por una red que se gesta en el campo divino del Otro. Divino por lo que nos enseña la otra leyenda, la de la Torre de Babel, es divino en tanto al sujeto se le aparece con los poderes de los que él carece.  Decimos entonces que la sujeción al destino es la sujeción a un goce.
Es el ejercicio de su pérdida el que nos permite un doble encuentro de la verdad en tanto esta apunta a lo real. La primera: liberase de lo demoníaco de un destino, de lo trágico de un destino, es pagar un precio: la pérdida del goce que nos aparta del instrumento que podría hacernos ir más allá de ese mandato trágico.
La segunda, les voy pedir que me acompañen en un pequeño recorrido. Se dice así en un poema que se titula "Milonga de los hermanos", es un texto de Borges de…

el sentido...

..
.
.
.
.
.
.
.
.

...es el único que se ocupaba de algo más que de sí mismo. Esta es la clave del sentido de la vida; amar es preocuparse por otro... es sentirse responsable por otro. . Antoine de Saint- Exupéry El Principito . .

A. Manzanero / Boleros

Planes...

.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.

.
. "Todos tienen un plan hasta que reciben una trompada en la boca." . Mike Tyson . .Dibujo: Pablo Bernasconi www.pbernasconi.com.ar


. . .

Toda Neurosis es Infantil

.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.

.
Extracto Entrevista para la Blog "EncuentroCulturas"
/Marcelo A. Pérez /
Año 2008 -.
.
* En una de sus charlas ud. expresa que –entre las diferencias entre psicólogos y analistas- los primeros suelen preguntarse por qué se separa la gente, ¿verdad? Ahora; ud. no puede negar que es una pregunta coherente viviendo en una sociedad monogámica… ya que la cultura domina… . MAP:A ver: puede ser coherente… pero no técnicamente viable. Freud no se preguntó eso, sino algo más loco: cómo es posible que, siendo las pulsiones parciales y el infans perverso polimorfo por definción, la gente, en un afán desmedido, universal, pasional e infinitamente buscado, pretenda unirse “para siempre, hasta que Dios nos separe”… El psicoanálisis subvierte algunas categorías y da vuelta algunas tortillas… Como dice Mássimo Recalcati el psicoanálisis no expresa “la bulímica vomita porque come mucho” sino “la bulímica come mucho para poder vomitar”; he ahí el goce. Y este es el punto crucial que p…

Fobia / Charla

,
,
.

,
,
,
.
.
.

.
,
,
.
.

El análisis que abre Freud y completa Lacan de la Fobia, nos permite pensar por qué la enfermedad lleva el signo del significante (es decir, por qué toda enfermedad es cultural); y por qué la Castración debe entenderse siempre en términos positivos. La falla que la Metáfora Paterna ha dejado será suturada por la Metáfora Fóbica. No es por miedo a la castración, sino justamente por ausencia de corte -entre el goce materno y el sujeto- que la Neurosis hace su caldo de cultivo. . marcelo augusto pérez
.
.
.

Quebrado

.
.
.
.
.
.
.
.
.
.

.
Como un océano

Como un mar
Como río correntoso
Como lago inabarcable
No pude ser la gota
Música en el cántaro
Pausa que abraza y suelta
Los pájaros del deseo

Mi seguridad no alcanza
Una lanza abrió un costado
Detrás de esta máscara
Hay un chico asustado
Quebrado
Quebrado
Miedo de morir
Antes de saber vivir

Pedro Aznar
Quebrado

¿Qué es el amor?

.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.


.
¿Por què una mujer embarazada tiene antojos? Sabemos que si uno no hace algo, despuès el chico va a nacer con una frutillita en la piel. Se despierta a las tres de la mañana, -eran otros tiempos, ahora con la globalizaciòn hay frutillas todo el año, ahora hay que inventar algo más sofisticado, por ejemplo un faisán- dice "querido quiero faisán", a lo que el marido le contesta "pero querida, està todo cerrado a esta hora, incluso el delivery, lo único que hay abierto es Mac Donald`s, una hamburguesa".  Y ella insiste "quiero faisán".  Una respuesta posible sería "dejate de molestar y dormí que me tenés cansado", pero ese no es un buen marido, es un desamorado, poco caballero, torpe para las cuestiones del amor, con eso no va a lograr que ello lo ame ni lo desee, más bien que lo odie, incluso que lo desprecie, por torpe. Otra opciòn posible sería, para liga de los derechos humanos, un marido que sale presuroso, recorre arriba, abajo y …

el dolor de la histeria...

.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
...Pues no olvidemos que la sexualidad del histérico es esencialmente una sexualidad infantil. Una repentina mancha roja en el cuello de un paciente histérico al final de una sesión puede ser considerada, desde el punto de vista psicoanalítico, como el equivalente cutáneo de un orgasmo.  Vómitos atípicos, enuresis en un niño, una crisis de llanto, una afonía o una parálisis histérica de la marcha constituirán, en definitiva, la manera irregular y neurótica de que se vale el histérico para vivir su sexualidad infantil.  Así pues, los síntomas de conversiòn han de ser tenidos por equivalentes corporales de satisfacciones masturbatorias infantiles. . Juan David Nasio El dolor de la histeria Paidós, Bs.As., 2005- . . .

Pobre Lobo...

.
.
.
.. . Iba el cazador caminando por el bosque cuando de repente escucha unos quejidos y el cazador empieza a buscar de dónde provienen, hasta que se encuentra al lobo tirado en el piso quejándose que le dolía el estómago. El cazador le pregunta que por qué le dolía el estómago a lo que el lobo le responde: Porque me comí una Caperucita verde-. . . .
.
dibujo: Javier Termenón . . . .
.

El Goloso YO del Sujeto

.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
. Sabemos que el gran enemigo del psicoanálisis es no tanto la medicina sino, como lo expresò M.Foucault, la psicología; que constituye al decir de Lacan un “error de apreciación del ser humano”. Pero aún hay algo peor que Lacan combatió toda su vida porque es –justamente- lo inverso a la lectura que él mismo hizo de la obra freudiana: la psicología del Yo. Este goloso Yo, o Ego o Self como muchas escuelas anglosajonas piden nombrar; es –vamos a decirlo de entrada- causa de grandes males para el Sujeto. No de todo mal; ya que el YO es el almásigo de la Defensa y si hay Defensa hay protecciòn; pero demasiada protecciòn indica brùjula para el pito-catalán del deseo. -
Pero demos un pequeño rodeo antes: Sabemos que en los tres registros de Lacan, el de lo Imaginario –que no es dable despreciar ni minimizar obviamente- correspondería a la superficie del Cuerpo; es decir –tal como lo definió Freud- al Yo. Sabemos que el Sujeto entra al campo de este imaginario (es decir; construye …

La oruga ignora

-
-
-
-
-
-
-
.
.

-
La oruga ignora a la mariposa cuya cáscara de metamorfosis construye.
La araña hila su tela de predación sin conocer a su presa.
De la misma manera, la música su canto.
La lengua su libro.

PASCAL QUIGNARD
La oruga ignora
En: La barca silenciosa.



,