Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de junio 23, 2011

La Pasión por Excelencia

.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
, Las primeras elecciones identificatorias del niño, elecciones "inocentes", no determinan otra cosa -dejando aparte las patéticas "fijaciones" de la "neurosis"-, que esa locura, gracias a la cual el hombre se cree un hombre. (...) En ella se hace presente la ilusión fundamental de la que el hombre es siervo, mucho más que todas "las pasiones del cuerpo" en sentido cartesiano; esa pasión de ser un hombre, diré, que es la pasión del alma por excelencia, el narcisismo... . Jacques Lacan Acerca de la causalidad psìquica Jornadas Psiquiátricas de Bonneval, 1946. . . . .

P.S. / Castración

.
.
.
.
.
.
.
.
.

.
Marcelo: parece que este tema de la Castración no lo termino de entender.  Leyendo tu respuesta al colega, te comento: yo siempre entendí que Freud postula el Complejo de castraciòn còmo el TEMOR que el niño (varón) tiene a que le corten su pene, y por eso -porque lo desea retener, por temor- sale del Complejo; mientras que la niña (mujer) es diferente por su envidia del pene... Me podrìas aclarar por favor esta cuestión? Por otro lado: si siempre hay castraciòn y gana el YO, ¿qué clase de castración es esa? Saludos desde Mar del Plata, Lucía Martinez. .

.
Bueno, seguimos con el tema. A ver: no tenemos que pensar el Edipo más que como un Mito. Sino caemos en cuestiones fenoménicas y reduccionistas y no podemos volar más allá de la letra.  Pensemos con el sentido común: ¿Y què pasa si no hay amenaza? ¿Y què pasa si el varón no se percarta que la nena no tiene su hace-pipì, como lo llamó Juanito? ¿Y què pasa si hay niños ciegos o sordo-mudos?  Como se ve, es necesario re pensar es…