Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de diciembre 24, 2009

25 de diciembre

.

. 25 de diciembre de 1983
. .
Naces.
Se te inflan de ternura los pulmones.
Te riegan agua no bendita para secar tus ocres.
El corazón se te ensancha bombeando amapolas.
Tus ramas asoman de golpe como lirios de luna.
Dos luceros (no son los de Belén) sin saberlo te escoltan.
Ciertas hormigas responderán a tus asperezas.
Nada sabes de símbolos, ni de oros, ni de sotanas.
Ignoras pecados y versículos; coronas de espinas.
Añoras una tibia niñez de pasto verde.
Alguien te dice que eres bello y que eres bueno,
Te lo crees: entonces caminas sobre las aguas de tu fortaleza.
Pero la cátedra del no-sufrimiento ha sido vedada en el poniente,
Y no hay sonrisa, por más bella que sea, que pueda con el yunque.
Dolor de parirte, ahora.
-
Naces.
Buscas un hueco en un encuentro fugaz.
Cientos de cientos siguen tu mirada; no los entiendes.
Pides que el tedio no sea tu hoja de ruta.
Demandas una caricia con cada golpe.
Amazas un budín imposible. Por eso lo sueñas.
Escribes un sintagma que cierto día legarás a un intruso:
“Cielo i…

Marcar la Cancha...

… aunque Dios existiera, esto no cambiaría; he aquí
nuestro punto de vista. No es que creamos que Dios existe, sino
que pensamos que el problema no es el de su existencia; es necesario
que el hombre se encuentre a sí mismo y se convenza de que
nada puede salvarlo de sí mismo, ni siquiera una prueba válida de
la existencia de Dios.


J.P.Sartre
- -
Si Cristo existió, habría que estudiar cual de los personajes que con su nombre y sus supuestas obras figura en los Evangelios, tanto católicos como de los otros. Porque en lo que se ha escrito sobre este personaje hay muchas contradicciones. No puede ser la misma persona -por mucho que me lo expliquen- el que pone la otra mejilla, que el que pide vender el manto y comprar una espada. Ni puede ser el mismo el que hace un sermón para los mansos en la montaña y el que echa a latigazos a los mercaderes del Templo.
-
En cualquier caso, el personaje, libre de las tergiversaciones cristianas, me resulta simpático. Resume la esencia de todas las religiones y f…

Sin Opción

-
--
A veces no nos dan a escoger
entre las lágrimas y la risa,
sino sólo entre las lágrimas,
y entonces hay que saberse
decidir por las más hermosas.
.
Maurice Maeterlinck
. dibujo:-jechu-
.

Seguidores