Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de septiembre 23, 2009

Su Majestad el Neurótico

.
.

.
.
La prematuración del infans conlleva una anticipación -imaginaria- de su imagen -especular- que lo identifica: recordemos que el YO es -desde Freud- la proyecciòn del cuerpo. - He aqui la alienaciòn esencial que Lacan metaforizará como "ese nudo de servidumbre imaginaria". - Sabemos que el Sujeto no es el YO (moi) y que el YO es una instancia a construir; el CUERPO es algo que se construye; el Sujeto no viene con un Cuerpo: tiene un cuerpo; y -para "obtenerlo"- es necesario involucrarse en la alienación al Otro, en el marco del Lenguaje. . El YO se constituye desde el campo del otro. El YO, imaginario pero tambièn salpicado por lo real y lo simbòlico, cautiva al sujeto. Como bien sabemos, no se trata de parecerse-a-mamá-o-a-papà sino que desde el mismo origen constitutivo, el YO y las Pulsiones (las Demandas del Otro; el Deseo del Otro) arbitrian su juego matricial. . La relación imaginaria es una relación narcisista. Sabemos que dentro del Esquema Òptico que introduce…

El YO: Paralítico y Ciego

-
-

.
Lacan (...) trae otra fàbula a modo de imagen, dice: el YO es la intrincación de un paralítico y un ciego, en este doble nivel: al YO concibámoslo como siendo por una parte un paralítico, lo que tiene que ver con la insuficiencia, la imposibilidad de movimiento, de sostén, un paralítico que no puede moverse sino con torpeza, incoordinación. Este paralítico nos remite a la experiencia del niño antes de experimentar el Estadio del Espejo; que se mueve torpemente, que no tiene una imagen unificada; es una metáfora de lo que es un bebè, queremos a nuestros bebés y nunca se nos ocurriò pensar que un bebè es un paralítico. (...) Por otro parte, la otra mitad de la imagen del YO es ciega, no se ve más que a sì misma. Esta ciega es la que conduce a este paralítico. (...) Trae otra imagen: la de la serpiente y el pàjaro para subrayar la cuestiòn de fascinaciòn que hay en la constituciòn del YO, la constituciòn del YO tiene un elemento de fascinaciòn. Tiene que ver con la mirada del Otro, l…