Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de febrero 11, 2017

La La Land / Tierra de Todos o de Ninguno.

Amarse a uno mismo es el principio de una historia de amor eterna. Oscar Wilde

La La Land es una película que conviene a Hollywood: hace mucho que la Industria Yankee no produce un producto de característica naif que, a la vez, prescinda un poco de los tratados sobre xenofobias, guerras racistas y aversiones múltiples. Pero el arte colorido y fotográfico de Damien Chazelle no alcanza, a mi juicio, para ponerse a la altura de musicales tales El Fantasma, Chicago, Sweeney Todd e incluso el siempre digno Grease; y ni hablar de Cantando bajo la lluvia o Moulin Rouge.
Pero este trabajo artístico tiene un mérito a mi juicio imprescindible de subrayar: es una obra de amor donde gana el desamor; o el amor a sí mismo. Donde los Egos de cada protagónico no pueden –castración mediante y tapiada- abandonar su goce individual, traspasar por sobre el interés propio y sostener (y soportar) el Amor que durante lustros Hollywood intentó subvencionar.
No puede ser casual que el título de esta obra conlleve…

Seguidores