Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de marzo, 2018

El desafío histérico

.
Reproduzco un posteo anterior para contestar un conjunto de Correos que me llegaron en relación al narcisismo y al mecanismo de la histeria. Se trata de un isomorfismo que se anuda en el llamado "Desafío Histérico".
.
¿Por qué cuando hablamos de HISTERIA hablamos intrínsicamente de desafío? Es obvio que el primer eslabón del que partimos es del Amo. El goce de la histérica está en su postulación y en su posterior derrocamiento: sino no hay manera de seguir construyendo al Otro y de dejar el deseo insatisfecho.  La histérica comienza desafiando al Otro (empezando por la Ciencia, y este fue el gesto freudiano)  para terminar barrada y desbastada. Porque en ese mecanismo esconde su tortura; al igual que el obsesivo que no vive para no morir; la histérica coagula su deseo mientras juega desafiando al partenaire. De ahí que Jean Baudrillard en su hermoso libro De la Seducción; compare la seducción con la histeria y afirme que no es lo mismo jugar que gozar: “Más que nada estrate…

Desafío del Neurótico

Una pregunta que me realizan reiteradas veces se relaciona al desafío del neurótico en el marco del dispositivo analítico; de aqui que vuelvo a postear una respuesta que he dado hace algunos meses, con respecto al tema.
Estimado Marcelo: con respecto a tu posteo sobre Desafío Histérico, una sola pregunta: ¿Se podría ejemplificar esto en la transferencia con el analista, es decir, dentro del tratamiento? Muchas gracias por tu transmisión, lo mejor para vos! Juan Segundo. 

Hola. Sí, claro que hay cientos de ejemplos, y no sólo en el desafío histérico sino en la agresividad del neurótico en general. Agresividad que, como señaló Lacan, es intrínseca de la estructura del sujeto. En el dispositivo, el desafío lo podríamos ejemplificar en algunas situaciones como cuando el sujeto pretende interpelar al analista consecuentemente por un cambio de horario, por un corte de sesión, por un ajuste de honorarios, en definitiva –al igual que en la obsesión- por una puesta de límites, de Ley.…

El Chavo y El Goce...

Ir entre inocentes y culpables, y una vez pagar sin culpa 
y otra vez ser uno injusto, y existir. 
Y por fin, saber que todo es casi, casi nuestro y casi ajeno, 
casi cierto y casi sueño, y existir.
Tratar desesperados de encontrarnos, y existir.
Cómo puedo, Dios, salir de mí?
Horacio Ferrer
Existir, 1981.
Con permiso del analizante, expongo el siguiente breve recorte que nos demuestra –una vez más- la rigurosidad de lo irrefutable de lo inconsciente; de su articulación con la Estructura del Lenguaje, vía LaLengua del Sujeto; de una identificación a un Padre que no estuvo a la altura de su título y de una Madre que –con las mejores intenciones, claro- domina e impresiona con su discurso de Otro-no-Barrado.
El sujeto hace años viene teniendo relaciones amorosas con mujeres que “adopta” como madre. Como es esperable; ellas le pedirán después su título de “hombre”; y allí el analizante hará agua. Esto se le repite en otros lazos, como por ejemplo en lo laboral. Es decir pues: su narcisismo lo lle…

Cielo Rojo. Poema Manifiesto.

No soy Pasolini pidiendo explicaciones
No soy Ginsberg expulsado de Cuba
No soy un marica disfrazado de poeta
No necesito disfraz
Aquí está mi cara
Hablo por mi diferencia
Defiendo lo que soy
Y no soy tan raro
Me apesta la injusticia
Y sospecho de esta cueca democrática
Pero no me hable del proletariado
Porque ser pobre y maricón es peor
Hay que ser ácido para soportarlo
Es darle un rodeo a los machitos de la esquina
Es un padre que te odia
Porque al hijo se le dobla la patita
Es tener una madre de manos tajeadas por el cloro
Envejecidas de limpieza
Acunándote de enfermo
Por malas costumbres
Por mala suerte
Como la dictadura
Peor que la dictadura
Porque la dictadura pasa
Y viene la democracia
Y detrasito el socialismo
¿Y entonces?
¿Qué harán con nosotros compañero?
¿Nos amarrarán de las trenzas en fardos
con destino a un sidario cubano?
Nos meterán en algún tren de ninguna parte
Como en el barco del general Ibáñez
Donde aprendimos a nadar
Pero ninguno llegó a la costa
Por eso Valparaíso apagó sus luces rojas
Por eso la…

Sobre la Psicopatología / Psicoanálisis - Medicina

O la realidad psíquica es lo que dice Freud, o estamos ante otro caso de homonimia. Ahora bien, si es lo que dice Freud, es uno de los elementos del par que forma con su inseparable compañera: la realidad material y/o histórica, en una topología esférica en la que el interior psíquico la tiene como su único exterior, por lo que cualquier otra alteridad que se le presente al sujeto (salvo que en la metafórica de la representación que le es inherente no hay lugar para el sujeto del significante) deberá atribuirse a la proyección. Como es más que legible en el texto de 1922, Sueño y telepatía, ahí tenemos una de las razones por las que la concepción freudiana es incapaz de acoger un rasgo radical del testimonio psicótico: un decir proveniente de un Otro que desbarata la dualidad realidad psíquica / realidad material. (...) Añado simplemente lo que creo que ya te dije una vez, aunque no eras vos entonces el destinatario, pero podrías serlo ahora: no es obligatorio ser lacaniano. 
Pero ser …

Narciso.

Tumba del Otro, rechazo de la Ninfa Dejas caer tu rostro cadavérico A un petrificado espejo erecto Que ahoga tu deseo coagulado.
Arco iris cautivado en el hechizo Autista fascinado en el engaño No hay símbolo ni pacto que custodies Ni transforme tus caprichos anhelados.
(Trémulo bebé, y tempestuoso,
No adviertes que el reflejo es hoy tu espada. Apenas sostienes ya tu imagen que te absorbe Y juegas a arriesgar el todo o nada.)
Sometido a tortura encarnecida Te rige el desafío y la soberbia. No hay caudal de lágrimas que cedas Ni el peso de tu herida te atraviesa.
Mármol esférico de pura cáscara incólume Derrochas el tiempo en competencia vana. Con codiciosa y egocéntrica sordera Arrasas la cadencia y el poema.
MAP Narciso IV/2012
Artes Visuales:
Lisel Jane Ashlock
[EE.UU.]
Www.liseljaneashlock.com

Psicoanálisis: método para modificar el pasado.

¿Qué diferencias existen entre psicología y psicoanálisis?
Es una pregunta habitual en el ámbito académico, no lo es tanto en otros contextos porque la gente, primero: piensa que el psicoanálisis es un modo de la psicología, una clase, una escuela psicológica; segundo: porque en última instancia las dos operan con el dolor del sujeto. Pero hay diferencias no sólo conceptuales, teóricas, sino también clínicas: por supuesto la última deriva de la primera porque en psicoanálisis teoría y praxis están engarzadas indisolublemente. Es muy dificil contestar en pocas palabras: he intentado hacerlo una vez en uno de los videos que estan subidos a la web y se ha utilizado ese video para hacer polémica. La blog de un diario argentino lo ha usado para que la gente comience, como es habitual, a opinar sobre tonos e ideas y a comenzar una polémica a ver quien la tiene más larga.
Trataré de responder acotadamente. Voy a comenzar por Lacan. Él, en el Seminario Uno, enunció que en el psicoanalista que…

El Vacío

El árbol derecho es el primero en ser talado, el arroyo de aguas claras es el primero en ser agotado. Si deseas engrandecer tu sabiduría y avergonzar al ignorante, cultivar tu carácter y ser más brillante que los demás, una luz brillará en torno a ti como si te hubieras tragado el Sol y la Luna: no podrás evitar las calamidades. Un hombre sabio ha dicho: "Aquel que está contento consigo mismo ha realizado un trabajo carente de valor. El éxito es el principio del fracaso. La fama es el comienzo de la desgracia." ¿Quién puede liberarse del éxito y de la fama, descender y perderse entre las masas de los hombres? Fluirá como el Tao, sin ser visto, se moverá con la propia Vida sin nombre ni hogar. Él es simple, sin distinciones. según todas las apariencias, es un tonto. Sus pasos no dejan huella. No tiene poder alguno. No logra nada, carece de reputación. Dado que no juzga a nadie, nadie lo juzga. Así es el hombre perfecto: su bote está vacío.
Zhuangzi. Chuang Tzu [ Siglo IV aC  ] Tao. El hombre perfecto.

Borges. Cuento breve.

Para que su horror sea perfecto, César, acosado al pie de la estatua por lo impacientes puñales de sus amigos, descubre entre las caras y los aceros la de Marco Bruto, su protegido, acaso su hijo, y ya no se defiende y exclama: ¡Tú también, hijo mío! Shakespeare y Quevedo recogen el patético grito. Al destino le agradan las repeticiones, las variantes, las simetrías; diecinueve siglos después, en el sur de la provincia de Buenos Aires, un gaucho es agredido por otros gauchos y, al caer, reconoce a un ahijado suyo y le dice con mansa reconvención y lenta sorpresa (estas palabras hay que oírlas, no leerlas):¡Pero, che!Lo matan y no sabe que muere para que se repita una escena. Jorge Luis Borges [ Buenos Aires, 1899 / Ginebra, 1986 ] La Trama. El Hacedor, 1960. Artes Visuales: Fede Yankelevich [ Madrid, 1982 ] www.fedeyankelevich.com

Analistas, Goces, Demanda del Otro.

Entonces, oh belleza mía, di a los gusanos
que te comerán a besos,
¡que he guardado la forma y la esencia divina
De mis amores descompuestos!
. Charles Baudelaire Una carroña XXIX / Las flores del mal, 1857
¡Tanto esplendor y tanto desamparo! Olga Orosco Les jeux sont faits . “La vieja potencia de la muerte, en la cual se simbolizaba el poder soberano, se halla ahora cuidadosamente recubierta por la administración de los cuerpos y la gestión calculadora de la vida. Desarrollo rápido durante la edad clásica de diversas disciplinas —escuelas, colegios, cuarteles, talleres; aparición también, en el campo de las prácticas políticas y las observaciones económicas, de los problemas de natalidad, longevidad, salud pública, vivienda, migración; explosión, pues, de técnicas diversas y numerosas para obtener la sujeción de los cuerpos y el control de las poblaciones. Se inicia así la era de un bio-poder. (…) Ese  bio-poder  fue,  a  no  dudarlo,  un  elemento  indispensable  en  el  desarrollo  del …

Seguidores