Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de abril 10, 2010

El vacìo y la Máscara

.
. En la tradiciòn zen, el maestro suele invitar a sus alumnos a que se desprenda del Yo. Un relato que recuerdo: un general lleno de gloria y de victorias se acerca a un maestro zen y le dice: "Aunque tù no lo creas, maestro, yo, Hiu Si, tengo miedo. Cada vez que voy a la batalla tengo miedo, y cada vez màs. ¿Què puedo hacer?" El maestro le responde: "Cuando Hiu Si se olvide de Hiu Si, Hiu Si será entonces un gran general". No es el Yo de Hartmann, no es el Self de Kohut, es ese èxtimo que constituye lo más ìntimo con un vacìo que no es una nada. Siempre que voy a buscar a un paciente a la sala de espera -presentifica un sìntoma propio de nuestro tiempo y de la tecnologìa de nuestro tiempo- èl està con el blackberry o con el celular. Este paciente me cuenta que pudo estar con una mujer a gusto -cosa que se le hacìa imposible-, una mujer con la cual ya habìa tenido una relaciòn y que, como le pasaba con todas las mujeres, se le convirtiò en la ponzoñosa de su madre.…