Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de agosto 21, 2014

Jorge Luis Borges / Deutsches Requiem / El Aleph

En el primer volumen de Parerga und paralipomena releí que todos los hechos que pueden ocurrirle a un hombre, desde el instante de su nacimiento hasta el de su muerte, han sido prefijados por él. Así, toda negligencia es deliberada, todo casual encuentro una cita, toda humillación una penitencia, todo fracaso una misteriosa victoria, toda muerte un suicidio. No hay consuelo más hábil que el pensamiento de que hemos elegido nuestras desdichas; esa teleología individual nos revela un orden secreto y prodigiosamente nos confunde con la divinidad. ¿Qué ignorado propósito (cavilé) me hizo buscar ese atardecer, esas balas y esa mutilación? No el temor de la guerra, yo lo sabía; algo más profundo. Al fin creí entender. Morir por una religión es más simple que vivirla con plenitud; batallar en Éfeso contra las fieras es menos duro (miles de mártires oscuros lo hicieron) que ser Pablo, siervo de Jesucristo; un acto es menos que todas las horas de un hombre.
. (...)
. Yo había comp…

El engaño del significante. Síntoma y Sinthome.

Marcelo, buenas noches. Quería preguntarle por esa famosa frase de Lacan, "el significante engaña"... Si es con el significante que trabaja el analista, ya que es lo que representa a un sujeto para otro significante, ¿cómo se entiende esto? ¿Bajo que contexto repetimos este enunciado? Por otro lado, otra duda: podría explicarme brevemente la diferencia entre Síntoma y Sinthome? Gracias por sus permanentes aportes, muy productivo el intercambio académico de su blog. 
Desde Chile, P. K.

No creo que sea casual que Lacan trabaje este tema del engaño en dos Seminarios consecutivos: el 9, La Identificación; y el 10, La Angustia. Y cuando toma el ejemplo de Viernes, el personaje de Robinson Crusoe, de la huella; lo que nos está diciendo es, justamente, que el sujeto del lenguaje es el único que puede borrar sus huellas; es decir: mentir.  Como digo a veces; el tero pone el huevo en un lado y grita en el otro para engañar; pero lo que el tero no puede hacer es engañar que engaña:…

Seguidores