Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de julio 21, 2011

La Tumba Mal Cerrada

.
.
.
.
.
.
.
.
.

.
Trato de arrancarme a lo Imaginario amoroso: pero lo Imaginario arde por debajo, como el carbón mal apagado; se inflama de nuevo; lo que había sido abandonado resurge; de la tumba mal cerrada retumba bruscamente un largo grito. .
Roland Barthes
Fragmentos de un Discurso Amoroso
El exilio de lo Imaginario
.
.
Esta renuncia puede alcanzar tal intensidad que produzca un extrañamiento de la realidad y una retención del objeto por vía de una psicosis alucinatoria de deseo. .
Sigmund Freud
Duelo y Melancolía
.
.
.

E x i l i o

,
,
,
,
,
,
,
,
,
,

,
En el duelo real, es la "prueba de realidad" lo que me muestra que el objeto amado ha dejado de existir.  En el duelo amoroso, el objeto no està ni muerto ni distante. Soy yo quien decido que su imagen debe morir (y esta muerte llegarìa tal vez a escondérsela). Durante el tiempo de este duelo extraño, me será necesario pues sufrir dos disdichas contrarias: sufrir porque el otro esté presente (sin cesar, a pesar suyo, de herirme) y entristecerme porque estè muerto (tanto, al menos, como lo amaba). . Así me angustio (viejo hábito) por una llamada telefónica que no llega, pero debo decirme al mismo tiempo que ese silencio, de todas maneras, es inconsecuente, puesto que he dicidido despreocuparme: pertenece solamente a la imagen amorosa de tener quien me telefonee; desaparecida esa imagen, el teléfono, suene o no, retoma su existencia fútil. (¿El punto más sensible de este duelo no es que me hace perder un lenguaje, el lenguaje amoroso? Se acabaron los "Te amo".…