Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de julio 5, 2013

El engaño del verbo / La enfermedad como demanda

.
.
.
.
Umberto Eco decía que la semiología estudia todo aquello que puede mentir. ¿Y qué es lo que puede mentir?  La palabra. Freud descubre que el sujeto miente. Porque no hay sujeto fuera del orden del lenguaje, por lo tanto la división -la barra con la que Lacan poda al sujeto- no sólo es la barra que divide al significante del significado, sino también la que divide saber y goce. Como los animales no hablan, no mienten. Por eso tienen un saber fijo sobre el objeto. El objeto remite a un signo, no a un significante. Y -como no mienten- no se enferman. El animal logrado no necesita demandar nada a nadie y, sobre todo, tiene instinto que -por definición- es de vida: nunca podría darse el lujo de permitir abortar el lazo-con-su-semejante. (Volveremos sobre este punto en unos parráfos más abajo).
¿Y si la palabra engaña, qué es lo que no engaña? Lacan lo responde taxativa y claramente: la angustia. Elemento que Lacan no ha dudado en llamar incluso "el único afecto". (Escu…