Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de febrero 5, 2010

Iguales

.
. . Baudelaire, una vez, vio a un mendigo arrodillado, estirando la mano, humillado. En vez de darle dinero, Baudelaire le arreó una patada. Y otra. Y otra. Hasta que el mendigo se alzó y le plantó cara. «¡Ahora somos dos iguales! -clamó entonces Baudelaire-. ¡Ahora sí puedo compartir contigo mi dinero!»
. Alexandre Jollien ¡No se apiaden de mí! Mejor desprécienme
. .
.