Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de septiembre, 2011

La Metáfora Amorosa

.
.

 ..
Hola Marcelo: me gustó lo que posteaste recién… con respecto al tema amor-narcisismo, quería preguntarte… cómo juega acá el tema de la castración? Te lo pregunto específicamente porque si todo amor es esencialmente narcisista; quién se castra? No sé si me doy a entender bien. Desde ya mil gracias; Luciana Heredia. - - Hola Luciana. Creo que tu pregunta esconde un tema que primero hay que despejar. Tenemos que diferenciar el YO (el EGO, si se quiere) del Sujeto. En el amor la castración implica –voy a decirlo así- perder un poco de YO –barrarse como Sujeto- para acceder al objeto-amado. Por eso en el artículo del posteo y en el epígrafe que puse de Freud está bien claro que –como en toda pérdida- algo se gana: el “esplendor”, el brillo, del YO se obtiene a través del amor del otro. De ahí que los duelos son tan complejos: se nos va la luz que el otro aporta ("La sombra del objeto cae sobre el YO", Freud); obviamente todo esto es un mecanismo inconsciente que se pone en func…

El amor: ese engaño...

.


 .
"Un fuerte egoísmo preserva de enfermar, pero al final uno tiene que empezar a amar para no caer enfermo, y por fuerza enfermará si a consecuencia de una frustración no puede amar. (…) La dependencia respecto del objeto amado tiene el efecto de rebajarlo; el que está enamorado está humillado. El que ama ha sacrificado, por así decir, un fragmento de su narcisismo y sólo puede restituírselo a trueque de ser-amado." . Sigmud Freud Introducción al Narcis(is)mo / 1914

.
Que el amor está marcado por la ambivalencia; por el narcisismo (amar es, esencialmente, querer ser amado); por la lógica edípica; que se diferencia del deseo (clivaje entre la corriente tierna y la corriente sensual: si se ama no se desea y viceversa); que el primer objeto de amor es la madre y todo hallazgo posterior no es otra cosa que un intento por hallar ese objeto primario de amor (es este “amor primario” el que buscamos en los objetos de amor sucesivos); que en la demanda de amor se busca algo más allá del …

H a b l a r

.
.
..
. En Busca del Destino Good Will Hunting Gus Van Sant EE.UU / 1997

,
.

Nuestras Imposibilidades

. Las noticias, las devotas noticias, llegan con tipografía del New York Times y nos introducen lentamente en una ficción cara a Julio Verne y al mismísimo Ray Bradbury. . Veamos un par de casos: hay un señor Robert Brewick que se autodefine como investigador en lingüística-computacional (pomposo significante del rejuvenecido postmodernismo) que parece estar consagrado a investigar e incluso diseñar artefactos informáticos –es decir: robots- que puedan hacer cosas simples como beber o hablar. Según él los robots hacen cosas complejas pero no simples. Y, al parecer y según él, hablar es una cosa simple. El susodicho confiesa, sorpresivamente y con una sensatez un poco extraña de los cráneos de las ciencias cognitivas –que como dice Isidoro Vegh que Dios los tenga en Harvard-, que a las bacterias les va muy bien, sin embargo, sin hablar. Como suelo decir en mis charlas: las bacterias y los virus fueron los primeros y serán los últimos sobrevivientes: les va más qué bien. .
Lo que este señor…

Sobre el Amor: entrevista a J.A.Miller

.


. - H. Waar:¡Se tiene la impresión de que somos marionetas! . Jacques-Alain Miller:No, entre tal hombre y tal mujer, nada está escrito por anticipado, no hay brújula, no hay relación preestablecida. Su encuentro no está programado como el del espermatozoide y el del óvulo; nada que ver tampoco con los genes. Los hombres y las mujeres hablan, viven en un mundo de discurso, es eso lo que es determinante. Las modalidades del amor son ultrasensibles a la cultura ambiente. Cada civilización se distingue por el modo en que estructura su relación entre los sexos. Ahora, ocurre que en occidente, en nuestras sociedades, a la vez liberales mercantiles y jurídicas, lo "múltiple" está en camino de destronar el "uno". El modelo ideal de "gran amor para toda la vida" cede poco a poco el terreno ante el speed dating, el speed living y toda una profusión de escenarios amorosos alternativos, sucesivos, incluso simultáneos. . H. Waar:¿Y el amor en su duración?, ¿en la eternidad…

El Sujeto de la Psicosis

.
.
.
La constitución del sujeto en el orden del significante (…) tiene como aspecto central esta representación que abre la dimensión de la falta: en la medida de que toda representación tiene como trasfondo una ausencia, el sujeto representado en el significante tambièn falta allí. La teoría psicoanalítica así lo concibe: la falta no es de algo “real”, es consecuencia del significante que la produce activamente en tanto su función es evocar. (…) . En la medida en que el Otro sólo puede responder en términos de significante, que como tal no remite más que a otro significante, esta pregunta por el ser será el interrogante siempre abierto. En el Otro falta el significante que pueda detener el deslizamiento infinito del significante (…) En efecto lo que Lacan escribe S (A/ ) indica cierta forclusión: la del significante “propio” del sujeto en el Otro. . ¿Quiere decir esto que tambièn hay cierto tipo de forclusión en la neurosis? La respuesta es afirmativa. Más allá de las apariencias, la forcl…

Pragmatismo vs. Peligro

.

.
El problema de William James es el problema del pragmatismo. Ese pragmatismo, que aunque ustedes no la hayan estudiado, está en la base del DSM3, 4 y ahora el 5. La base del pragmatismo, la fórmula nuclear del pragmatismo, es que la verdad es una funciòn de la eficacia. Si el trastorno se suprime, esto es verdad porque es eficaz. El problema es que ahí eficacia se suele poner como sinónimo de eficiencia. Por ejemplo, voy a tomar a un gran escritor francés que era muy divertido, pero claro, era muy divertido al modo de Fellini, de sus películas uno se reía en el momento pero después se preguntaba “¿de qué me reí?”. En uno de los libros clásicos de Boris Vian, cuenta de una fábrica de cañones. Una fábrica de cañones puede ser muy eficiente, hasta que a alguien se le ocurra preguntar “Y esto, ¿es eficaz para la sociedad?”. Diferencia entre eficiencia y eficacia. Efectivamente, puede haber alguna dosis de Rivotril o algún tratamiento Californiano, por ejemplo, ahora tenemos un nuevo pen…

Reir: Cuestión de Vida

-

-
. .
El dolor no basta, querido. En el centro de cada chiste se esconde un pequeño holocausto. Como por ejemplo: El primer ladrón gime, clavado en la cruz.
El segundo ladrón va y le dice: "¿Te duele mucho?".
Y el primero le responde: "Solamente cuando me río." . George Tabori Mein Kampf, una farsa
. Obra Teatral estrenada en: Teatro M. S. Martín en marzo del 2000.- Dir.: Jorge Lavelli . .
.

S e d a ( I I )

.-
Hervé Joncour siguió por días conduciendo una vida retirada, dejándose ver poco en el pueblo y pasando el tiempo trabajando en su proyecto del parque que tarde o temprano construiría. Llenaba hojas y hojas de diseños extraños, que parecìan máquinas. Una tarde Hélène le preguntó: -¿Qué son? -Es una jaula. -¿Una jaula? -Sí. -¿Y para qué sirve? Hervé Joncour tenía los ojos fijos en aquellos dibujos. -Tú la llenas de pájaros, todo lo que puedas; después, un día que te suceda algo feliz, la abres de par en par y los miras volar afuera. . . Alessandro Baricco
Seda
dibujo:
Javier Termenon
http://javiertermenon.blogspot.com/
.
.

Psicoanalista / Humor

.
..
.

Leo Maslíah Montevideo, Uruguay. -

09. 09. 1981 : J. LACAN

. Buena parte de la historia del psicoanálisis transcurre en diásporas. Corridos por los nazis, la primera camada de discípulos de Freud había disparado adonde había podido. En Estados Unidos se armó un verdadero desastre. Para adaptarse a esa cultura estadounidense que todos sabemos hasta dónde es capaz de llegar con casi todo lo que toca, se apoyaron en una partecita del complejo edificio teórico freudiano, se sacaron de encima cosas tan complicadas, oscuras y difíciles de entender como el concepto de pulsión de muerte y lo dieron vuelta todo, hasta la misma práctica: el paciente fue dibujado como un individuo angelical que quería curarse y el terapeuta, como un ser virtuoso que lo guiaba hacia la explotación de las partes sanas del yo en pos de salvaguardar la salud psíquica.
Salvo escasas excepciones, ese cuentito tan Disney era lo que primaba en el norte y del otro lado del océano. El doctor Lacan tomó casi como reto personal defenestrar semejantes simplificaciones: no hay tales se…

Charla Septiembre: AMOR y DUELO

En el duelo real, es la "pérdida de realidad" lo que me muestra que el objeto amado ha cesado de existir. En el duelo amoroso, el objeto no está ni muerto ni distante. Soy yo quien decido que su imagen debe morir (y esta muerte llegaría tal vez hasta a escondérsela). Durante el tiempo de este duelo extraño, me será necesario pues sufrir dos desdichas contrarias: sufrir porque el otro está presente (sin cesar, a pesar suyo, de herirme) y entristecerme porque està muerto (tanto, al menos, como lo amaba).
ROLAND BARTHES Fragmentos de un Discurso Amoroso El Exilio de lo Imaginario




El duelo mueve al Yo a renunciar al Objeto declarándoselo muerto y ofecièndole como premio el permanecer con  vida. (...) Esta renuncia puede alcanzar tal intensidad que produzca un extrañamiento de la realidad y una retención del Objeto por vía de una psicosis alucinatoria de deseo.
SIGMUND FREUD Duelo y Melancolía
Sólo podemos dar lo que ya hemos dado. Sólo podemos dar lo que ya es del otro.
JORGE LUIS BORGE…

Deseo de Analista

.
.

En el post-freudismo lo que ocupó el lugar de lo que Lacan llamó el deseo del analista, fue el concepto de contra-transferencia. Por ejemplo, si ustedes leen el texto de un gran psicoanalista argentino inscripto en la escuela kleiniana, León Grinberg, su texto sobre la supervisión dice que en la contratrasferencia del analista, el conjunto de los efectos, ideas, pensamientos, sentimientos que el analista percibe en la sesión con sus pacientes se puede registrar en dos variantes: las trabas propias del analista y los efectos en el analista del decir de su paciente.  Existen grandes psicoanalistas, como Strachey en la historia del post-freudismo, y en la Argentina muchos analistas lo han tomado y lo siguen tomando como hasta hace poco este analista que desgraciadamente ahora está enfermo, persona muy culta, muy capaz, Mauricio Abadi, cuya idea del fin de un análisis es la identificación con el analista puesto en el lugar del ideal. Si el analista está puesto en el lugar del ideal es p…

Transferencia Analítica

La Familia Argentina

.
..
.

.
CARLOS: …Cuando vos me conociste, yo ya había aprendido a simular, es la primera materia… Me hacía el duro, el solitario, el que estaba en la suya, el que pensaba… En esa época daba prestigio mostrar que uno se sobreponía, que no negaba ni afirmaba, porque estaba pensando. Y nada: nada de nada. Cuando vos apareciste en mi vida, y yo en la tuya, nos armamos… -vas a creer que nunca te quise y no es cierto-… pero nos armamos un buen sistema de supervivencia… No te creas que yo era infeliz… Para nada, en muchos momentos fui feliz… Nos cuidábamos, nos dábamos los gustos, nos comprábamos cosas todo el tiempo. Nos gustaba lo mismo… Eso no está bien ni bien ni mal, pero siempre es mejor… Demostrábamos que habíamos aprendiendo algo de la vida, que nos sobreponíamos gracias a la pareja…
LAURA: Estás describiendo a dos idiotas. Un arquitecta divorciada y con una nena, que son idiotas, y un psicoanalista divorciado y con un hijo, que son dos idiotas. Una pareja de idiotas que arma una nueva f…

Fernando Pessoa

.
.
El corazón, si pudiese pensar, se detendría.
Creo que decir una cosa significa conservarle la virtud y despojarla del terror. Los campos son más verdes en el decirlos que en su verdor. Las flores, si se describen con frases que las definan en el aire de la imaginación, tendrán colores de una permanencia que la vida celular no permite.
El amor es una muestra mortal de la inmortalidad. - - Fernando Pessoa Lisboa, 1888 / 1935 .. Arte: Jacob Porat http://www.artmajeur.com/porat/ . .

¿De qué se trata en psicoanálisis?

-
-
-
-
-.
.




“... en psicoanálisis, tal como nos lo enseña la experiencia de la cura, no se trata del discurso, ni del habla, ni de la palabra, ni de la lengua, ni del lenguaje en tanto estructurado, ni del objetivo de relatar, ni de informar, ni del participar, ni del de actualizar, ni del de proseguir, ni –menos aún- del de descargar. ¿De qué se trata, entonces? De ponderar en toda su magnitud cómo lo que sucede de relevante en el hablaje del analizante involucra sus palabras fractalizadas, esto es, quebradas y entrecortadas, sus interferencias, sus vacilaciones, sus equivocaciones –que no son errores-, sus dudas, sus confusiones, sus detenciones a mitad de camino, sus tartajeos, sus tartamudeos, su trastrabarse, sus farfulleos, sus tropiezos, sus torpezas, sus murmullos, sus musitaciones, sus atoramientos, sus gritos, sus suspiros, sus contradicciones flagrantes mas inapercibidas, sus inconsistencias entre distintos dichos o entre dichos y actos, la cadencia musicalizada de tales dichos,…

Seguidores