Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de diciembre 21, 2017

El barco que no navega hacia el deseo.

Los poetas saben resumir en pocas líneas lo que por décadas el psicoanálisis viene pregonando: que el neurótico huye de su deseo. Freud lo bien pensó en el “sueño del salmón ahumado”o “de la bella carnicera”. Lacan lo llamó “metonimia de la falta-en-Ser” o “el goce de la histérica”: tener un deseo insatisfecho. Así es como se define un neurótico. Un neurótico no analizado, un neurótico desamarrado que no puede elaborar –culpa mediante- la definición de lo que lo causa y hacerse cargo de ello. Un neurótico que por sostener su imagen –o, a la criolla, su orgullo- es capaz de renunciar a su mismo deseo. Deseo que se le presentifica -como en el film ya analizado: A Monster Calls- como una verdadera odisea a navegar. 
Ese neurótico vive en un barco; como Novecento; el personaje que Baricco nos creó para que ilusionemos que estamos leyendo una sátira. Pero el drama del personaje no prescinde de un autor que ha pasado por el diván y que conoce perfectamente el goce por el cual el sujeto queda…

A. Pizarnik / La verdad

.. . ya comprendo la verdad
estalla en mis deseos
y en mis desdichas
en mis desencuentros
en mis desequilibrios
en mis delirios
ya comprendo la verdad 
ahora
a buscar la vida
Alejandra Pizarnik solamente
Arte:
Marc Chagall
1887-1985
El violinista azul

Seguidores