Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de septiembre 28, 2009

Cuando te olvide...

.
.
.
. Te olvidaré, te olvidaré
aunque me acabe en un eterno recordar,
aunque mi cielo siga siendo tu mirar,
te olvidaré, yo te lo juro. .
Te olvidaré, te olvidaré
aunque en ajenos rostros yo te vea después,
aunque a mis sueños vengan una y otra vez,
te olvidaré, yo te lo juro.

Cruel es la pregunta que me grita el corazón,
cruel es la mentira que repito sin cesar. .
Te olvidaré, te olvidaré
aunque destroce el pensamiento en olvidar,
y cuando ya no pueda nunca más pensar,
quizás, te olvidaré y entonces moriré.
. Manuel Merodio Te olvidaré . .

Cómo se construye a un Neuròtico

.
.

. Como sabemos desde Freud, el Sujeto "se enferma" por afecto; no por falta de afecto. Expresiones psicològicas -ah! esa ciencia de la personalidad!- tales como "no tuvo afecto, por eso sufre" son tan ingenuas como ignorantes de la lectura freudiana; y en todo caso eso es harto más un fantasma neuròtico que aquello que la pluma de Freud y Lacan han descripto de la praxis analítica. . Por tanto, si el Sujeto hace síntoma por afecto, podemos sacar las siguientes conclusiones que no son otra cosa que nuestro Edipo de cada día: . UNO - La MADRE afectò a su hijo capturàndolo en su boca cocodrilezca para poder desearlo. Este madre, fàlicamente necesaria, ha hecho del infans un rico bocado. El pequeño NIÑO queda asì a-sujetado a su goce. . DOS - Ese afecto se ligò de tal manera -primero necesaria, despuès contingente- que el Sujeto comienza a creersèlo. Comienza a creer ser el FALITO que puede colmar el deseo devorador de esa madre, todavía fàlica. Esta creencia es mìtica y no…