Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de diciembre 13, 2011

Amantes

. . ..
. .
. ¿Quién los ve andar por la ciudad      
si todos están ciegos ?
Ellos se toman de la mano: algo habla
entre sus dedos, lenguas dulces      
lamen la húmeda palma, corren por las falanges,
y arriba está la noche llena de ojos.        
Son los amantes, su isla flota a la deriva
hacia muertes de césped, hacia puertos
que se abren entre sábanas.      
Todo se desordena a través de ellos,
todo encuentra su cifra escamoteada;      
pero ellos ni siquiera saben
que mientras ruedan en su amarga arena      
hay una pausa en la obra de la nada,
el tigre es un jardín que juega.        
Amanece en los carros de basura,      
empiezan a salir los ciegos,
el ministerio abre sus puertas.
Los amantes rendidos se miran y se tocan      
una vez más antes de oler el día. Ya están vestidos, ya se van por la calle.
Y es sólo entonces
cuando están muertos, cuando están vestidos,      
que la ciudad los recupera hipócrita
y les impone los deberes cotidianos.
JULIO CORTÀZAR Los amantes

C…

Amor Goce Deseo

. . . . . .

El amor genera límites al goce desatado. Por él frenan feroces apetitos. A su vez el amor encuentra barrera en aquello que pulsa, pues el amor, librado a su afán de fusión narcisista, lleva muerte a los amantes que manifiestan alimentarse sólo del amor y renuncian a todas las otras apetencias.
(…)
Las palabras no hacen el amor, pero para hacer el amor necesitamos palabras. Ése es uno de los grandes misterios de nuestra esencia humana. El amor va de la mano del enigma, que se extiende también al objeto de amor cuya presencia persiste en descentrar nuestra razón e incomodar nuestra naturaleza.
(…)
Pero si el objeto de amor no es superponible al objeto de goce, tampoco es seguro que coincida con el objeto de deseo.  Que es posible desear sin amar y amar sin desear es archisabido. Freud mismo lo desplegó en su trilogía sobre la psicología del amor, especialmente en el más abordado texto “Sobre la más generalizada degradación de la vida amorosa” (Freud, 1912). Hay sujetos que sólo gozan …