Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de julio 9, 2009

Sobre gustos, algo escrito...

.




Algunas cosas que me gustan: .
las puertas antiguas
leer a orillas del río Abra Vieja
los pimientos y la pimienta
las plumas estilográficas
el aroma a café y jazmín
escuchar el dolor del semejante y creer que puedo hacer algo por él
el pan recién horneado
la mirada que acaricia
el sabor amaderado del malbec y los cosechas tardías
caminar en patas por mi casa y mi casa
Almodóvar, Tim Burton y Woody Allen
Bergman, Bertolucci y Emir Kusturica
las medias blancas
cenar debajo de un parral antes que empiece el otoño
las cerillas largas para mis cigarros
el atardecer en Colonia y las casas coloniales
las películas de Sherlock Holmes en blanco y negro
el té aromatizado con almendras y chocolate
Con las mejores intenciones de Bille August; Truman Show de P.Weir
los patios ajedrezados y las mayólicas
las cantantes de voz negra y los cellos de notas blancas
los anteojos antiguos
Escenas de la vida conyugal de I.Bergman
los limones y el patio de los naranjos del centro recoleta
las pipas y el aroma a pipa
Tom Waits, Leona…

Cuestión de Preferencias

.
.

-En los fogones de Paysandú, el Mellado Iturria cuenta sucedidos. Los sucedidos sucedieron alguna vez, o casi sucedieron, o no sucedieron nunca, pero lo bueno que tienen es que suceden cada vez que se cuentan. . Este es el triste sucedido del bagrecito del arroyo Negro. . Tenía bigotes de púas, era bizco y de ojos saltones. Nunca el Mellado había visto un pescado tan feo. El bagre venía pegado a sus talones desde la orilla del arroyo, y el Mellado no conseguía espantarlo. Cuando llegó a las casas, con el bagre como sombra, ya se había resignado. . Con el tiempo, le fue tomando cariño. El Mellado nunca había tenido un amigo sin patas. Desde el amanecer, el bagre lo acompañaba a ordeñar y a recorrer el campo. A la caída de la tarde, tomaban mate juntos; y el bagre le escuchaba las confidencias. . Los perros, celosos, lo miraban con rencor; la cocinera, con malas intenciones. . El Mellado pensó ponerle nombre, para tener cómo llamarlo y para hacerlo respetar, pero no conocía ningún nombre de pes…

Seguidores