Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de abril 25, 2016

Goce y Estética : La línea es la que desea.

Tener un hijo es reconocerse como estando fuera de uno mismo, pero ese "fuera" es, a su vez, alguien. Volvemos a enfrentarnos a la cuestión del sufrimiento dentro del goce, aunque el sufrimiento sigue siendo puntual; pues el hijo es, en esencia, el que se va, del mismo modo que el placer es, en esencia, lo que se escapa. Pero el hijo que se ha ido adquiere entidad propia, y eso nos complace. El hijo representaría esa alteridad encarnada, ese "otro" que es real pero que habría tenido su origen en el deseo de gozar, y que se habría llevado el goce consigo...

(...) Matisse decía que siempre hay que obedecer al deseo de la línea. La línea es la que desea, y no el señor Matisse. Una línea, una sonoridad, una melodía, el colorido de un ritmo..., eso es lo que te atrapa. El pintor Hantaï insistía en el hecho de que el artista -él, en este caso- no era nada en absoluto; se ponía a cuatro patas y esparcía su pintura. Un día le dije que yo también podría hacer lo mismo. "…

Seguidores