Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de noviembre 13, 2010

Dogmas

.
.
.
.
.
.
..
No creo en rebaños.
Creo en tu voz.
No creo en velatorios para vivos.
Creo en el dolor de tu muerte fecunda y constante.
No creo en la mano que coquetea con el pelo
Ni creo en el maquillaje de la máscara del espejo adúltero.
Creo en tu lágrima cuando acaricia tu párpado de ánfora
Y en el acantilado del hueco que la angustia perfora en tu carne.

No creo en matar horas examinando los lingotes financieros
Del periódico cosmopolita de la ciudad de hierros.
Creo en el mar que acaricia de salitre mis hombros cansados
Y en los médanos de tus pupilas que me bañan con espuma.
Y en la luna de tu voz que de noche pacifica el crepúsculo.

No creo en citas.
(Como decía Cortázar, quienes la precisan suelen ser quienes
Oprimen desde abajo el dentífrico o
Quienes necesitan papel rayado para escribir.)
(Como decía Borges, un encuentro casual es ya una cita.)
Creo en atravesarnos con el candil de la mirada
En perfumarnos con un abrazo espontáneo, sin teatros.
En leer el texto que tus labios recorren cuando me obs…