Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de septiembre, 2010

Pulsión de Muerte: pleonasmo

.
.
.
.
.
.
Estimado Marcelo Pérez:
.
Antes que nada quisiera darte las gracias por tus maravillosas clases ya que me han ayudado mucho en mis clases de psicología de la universidad.
Bueno el motivo de este mail es para preguntarte sobre la diferencia entre pulsión de vida y pulsión de muerte; en uno de tus videos (pulsiones) mencionas que el instinto por definición es de vida y la pulsión por definición es de muerte pero ¿si la pulsión es de muerte entonces porque existen pulsiones de vida y muerte? en todo caso al hablar de pulsión estaríamos hablando solo de la pulsión de muerte.
Bueno ojala y me puedas responder porque es un tema en el que estoy muy confundido
De antemano te agradezco y desde ya te envío un cordial saludo.
. Jesus Nuñez Hernandez

.
HOLA Jesús:
.
Tu pregunta es muy común ya que muchisimos analistas -incluso lacanianos- siguen pensando que hay algo llamado Pulsión de Vida. Cuando el mismisimo Lacan en 1955 (De una cuestiòn preliminar a todo tratamiento posible sobre las psicos…

Edipo y Maternidad

. . . . . .

. Marcelo: Soy Carlos de Andalucía; hace dos años te envié un mail y gentilmente me ayudaste con un caso que te comenté en la Facultad. Te quería hacer una pregunta con respecto al Edipo femenino. En tu opinión; ¿piensas como Freud que la única salida al Edipo de la mujer es la Maternidad? Un gran abrazo!
..


.
Hola Carlos. No: para nada pienso eso. Y por varias cuestiones. La praxis de nuestro oficio lo puede atestiguar en lo cotidiano: tenemos madres analizantes, en el diván; es decir: ser madre no garantiza no ser neurótica. Ahí hay una diferencia muy importante entre la clínica freudiana y la lacaniana. Veamos: .
Primero –y como sabemos- no hay un “instinto de madre”, como muchas psicologías o incluso la puericultura nos quieren hacer creer. No hace falta aclarar mucho al respecto, la realidad nos lo atestigua: hay mujeres que no son madres-biológicas y hay otras que aún siéndolo no pueden aceptar, “adoptar”, a ese producto infans. . Segundo; y esto relacionado con lo anterior: si b…

La Pesadilla de un "Mundo Feliz"...

.
.
.
.
.
.
.
El discurso de la ciencia ha generalizado en el mundo actual el mandato de extraer y desechar todo aquello y todos aquellos que son considerados causa del malestar, es decir, de la falta de dominio sobre el goce. El ideal cientìfico es el dominio pleno cuya figuración es la identificación del orden simbólico con el goce, en un mundo donde la falla habría desaparecido. Pero este poder absoluto de lo simbólico sin un límite real es la pesadilla de un "mundo feliz" donde la alteridad del deseo se ha eliminado y la subjetividad ha desaparecido completamente. . El psicoanalista, por el contrario, no pretende extraer nada porque sostiene que la extracción se dio en el comienzo. Algo fue extraído de entrada: el goce. Goce excluido del orden simbólico que constituye la causa de que este universo carezca de un funcionamiento "ideal". Goce que a pesar de todo -y del afán por el todo- estará siempre ahí. Imposible de ser extraído porque ya lo fue, pero aún presente…

en el principio...

. . . . . Saludos desde Euskadi...
Hola Marcelo, encantado de saludarte!
He visto varias veces tus videos y quería agradecerte semejante trabajo. Lo cierto es que en este, a veces, a menudo, siempre, tortuoso camino del aprendizaje psicoanalítico se agradece infinitamente la aparición de cierta cantidad de energía luminosa que permita pasar, al menos, una noche al calor de la agradable sensación del sentido para, a la mañana siguiente, continuar a tientas el camino de esta apasionante aventura.
Quería consultar tu opinión sobre lo siguiente…
Últimamente pienso mucho en ese pasaje del evangelio de San Juan “Al principio era el verbo…” y la relación con el pensamiento lacaniano y psicoanalítico.
(((((((((Pienso también en lo que tiene esto que ver con Buda y con la ilusión del mundo.
Parece que al principio fue el verbo, antes que el mundo. Es decir, no podemos saber qué es lo que hay hasta que lo nombramos. El mundo comienza a existir una vez lo hemos nombrado. Antes de eso…
Quizás por eso Buda de…

el psicótico y su deseo

..
.
.
.
Hola Marcelo. Me puse en contacto contigo hace un año atrás… no sé si recordarás: soy una colega de la localidad de Mercedes. Quería volver a consultarte, en este caso saber cuál es tu opinión en relación a la problemática de la psicosis y esta cuestión teórica a la que apunta Lacan con el tema de la Ververfung freudiana… porque el otro día –en una reunión de colegas y psiquiatras- se dejó escuchar algo que vos criticaste en una entrevista o en tu blog –no recuerdo bien- con respecto a si el psicótico es o no es un sujeto-del-inconsciente. Gracias por tu tiempo, un afectuoso saludo, cristina.
.
.
Hola Cristina. Sí: aprovecho –una vez más- el intercambio para volver sobre un punto que reiteradamente me cuestionan y se escucha permanentemente en las reuniones académicas. Bien como lo expresé no hace mucho en otro posteo; decir que el psicótico no es un sujeto –o que no desea- es una aberración. Y esto se escucha mucho de analistas que se dicen lacanianos… yo me pregunto hasta cuánd…

El YO/EGO y el Sujeto

,

,

,




¿Por què el psicoanálisis freudiano leído por Lacan ha criticado siempre la Ego-Psychology; es decir la teoría –psicológica- de que el EGO –para hablar en términos criollos: el YO- es una instancia de síntesis y evolución y, terapéutica mediante, hay que fortalecerlo? Y no estamos hablando, claro, de eliminarlo –cosa por demás imposible- y ni siquiera estamos hablando de fragmentarlo –cosa por demás iatrogénica; he aquí la psicosis- sino, simplemente, de tratar de analizar por qué el EGO/YO siendo un elemento algo hostil para escuchar al DESEO y enfrentar al AMOR; es, en última instancia, solamente un síntoma del Sujeto.
.
Es decir que, como ya dejo asomar, tenemos que diferenciar el EGO/YO del Sujeto. A diferencia de lo que postula la Ego-Psychology; lejos de ser una instancia autónoma, el YO sólo estimula dicha ilusión: nos creemos “amo en nuestra propia casa”; por eso –como bien expresa Isidoro Vegh en su último texto- no es sorprendente “…que haya tenido éxito en Estados Unidos, …

epistemología & psicoanálisis

.
. . . .
. .
. ¿Se puede hablar de una epistemología psicoanalítica?
. ..


> Roberto Harari tiene un artículo interesante al respecto donde se pregunta qué episteme para el psicoanálisis. Allí recuerda una carta de 30 de Noviembre de 1911 que Freud le envía a Jung donde le dice “el psicoanálisis fara da se” (se las arreglara por si mismo) también en las conferencias de Freud de introducción al psicoanálisis vamos a encontrar la figura “del libro de los muertos” y de la philosophia perennis no en el sentido original como la sitúa Leibniz si no en el sentido abarcativo de Huxley. Hay ahí una relación con oriente en el sentido que no existe filosofía muerta (como no existen las lenguas muertas cuando son habladas). El deseo es inmortal para el sujeto. Tiene que ver con que la Lalengua no es una cuestión científica si no real (el real lenguaje). La Lalengua nos lleva a decir –como ha pronunciado Epimènides- “yo miento, es verdad”. El Habla-ser , el Falta-en-ser , desde Freud para acá, miente. Hay…

del deseo

.
.
.
. .
El deseo no es nada sin su devenir y su despliegue, su encarnadura: si bien es indestructible, se sustancializa en un objeto sensible. Por eso, se debe dejar que “el deseo diga” sin que el analista se asuste o repruebe o condene, pues es la culpa la que funda todos los sistemas morales.
En resumen. El deseo orienta, marca direcciones en relación a la sexuación y no es una acción predicable sobre el sujeto. El deseo vincula con la falta -vacío del origen, exiliado del Uno-, nos hace consistir en la propia inconsistencia, es decir, no se puede ser uno consigo mismo: esta errancia nos coloca siempre más acá o más allá de nosotros. Así, si el deseo es el sello de lo incompleto humano es testimonio también de la primera dependencia respecto a ese Otro, dependencia que posibilitó y limitó, fragilidad que, como la muerte, aterra y organiza. Por eso, el deseo molesta. Pone en una línea de sometimiento por fuera de todo lo que es la voluntad, es decir, que la voluntad es lo contrario al de…

ave de la fortuna

.
.
.
.
Vengo de un mundo lleno de caminos, montaña, selva, mar, prado y arena. ¡Traigo una sed de paz, tan infinita! Hazme un nido de amor para mi pena. .
Atahualpa Yupanqui -Héctor Roberto Chavero Aramburo- / Pergamino: 31-01-08 * Nimes: 23-05-92 / .
.
.

lo-cura

.

.

. .
..
Ese papel iatrogénico decide preponderantemente en el valor y significado que (a priori) la institución otorga al sujeto; valores y significado que suelen apretarse condensadamente en un juicio previo disfrazado de diagnóstico. Al final, ¿de dónde vendría sino, la tozuda preocupación de la institución por los diagnósticos? .
De cualquier manera, queda claro que por esta vía, el hospicio termina oponiéndose a la “aparición” del sujeto. El personaje del loco no puede revelarse desde que, antes que cualquier otra cosa, él es lo que la ideología manicomial decide que sea. Para revelarse el loco deberá rebelarse. Situación que el hospicio suele reconocer como “crisis de agresividad” y que indefectiblemente implica la administración de sedativos o la reformulación de la prescripción médica. Se ve: el prescribo importa más que el escucho. Se ve: por prescribir el psiquiatra corre el riesgo de permanecer sordo…
(…)
.
Al final el hospital psiquiátrico escucha a la manera de una madre en el se…

Deudos y Deudas

-
-
-
-
-

. No vamos por el anís, ni porque hay que ir. Ya se habrá sospechado: vamos porque no podemos soportar las formas más solapadas de la hipocresía. (...) Llegamos de a uno o de a dos, saludamos a los deudos, a quienes se reconoce fácilmente porque lloran apenas ven entrar a alguien, y vamos a inclinarnos ante el difunto, escoltados por algún pariente cercano. Una o dos horas después toda la familia esta en la casa mortuoria, pero aunque los vecinos nos conocen bien, procedemos como si cada uno hubiera venido por su cuenta y apenas hablamos entre nosotros. Un método preciso ordena nuestros actos, escoge los interlocutores con quienes se departe en la cocina, bajo el naranjo, en los dormitorios, en el zaguán, y de cuando en cuando se sale a fumar al patio o a la calle, o se da una vuelta a la manzana para ventilar opiniones políticas y deportivas. (...) Durante un rato hay un amontonamiento de gente en la puerta de la capilla ardiente, preguntas y noticias en voz baja, encogimientos de h…

Petrificado por el Goce del Otro

.

.

. .


Hola Marcelo: agradecerte por tus clases y de paso hacerte un par de comentarios… Leyendo un articulo tuyo donde mencionas que la enfermedad es cultural, se me ocurrió pensar inmediatamente en mi obesidad; o en mi ex -obesidad: sabes que estuve tratando de bajar mi sobrepeso desde hace mas de diez años; hice todas las dietas que te imagines seguidas por nutricionistas y las mejores clínicas de aca de Mar del Plata que me sacaron un buen dineral, y resultó que mi sobrepeso se esfumó recién cuando me puse de novia que coincidió también con el momento que empecé a hacer las cosas que quería. Esto no fue sin analisis, logico. Tambien me puse a pensar en una amiga médica que siempre fue muy gordita y vivía con su madre y cuando viajó por primera vez sola, de mochilera durante un mes, volvió mas delgada que una bailarina! Yo no lo podía creer, y eso a pesar de haber comido alli comida chatarra todo el tiempo… por supuesto terminó viviendo sola jaja… parece que su madre la engordaba much…

Sendra

.
.
.
.
.

-
-
-

el amor de la mano recelosa...

.









.. No son más silenciosos los espejos Ni más furtiva el alba aventurera; Eres, bajo la luna, esa pantera Que nos es dado divisar de lejos. Por obra indescifrable de un decreto Divino, te buscamos vanamente; Más remoto que el Ganges y el poniente, Tuya es la soledad, tuyo el secreto. Tu lomo condesciende a la morosa Caricia de mi mano. Has admitido, Desde esa eternidad que ya es olvido, El amor de la mano recelosa. En otro tiempo estás. Eres el dueño de un ámbito cerrado como un sueño. . Jorge Luis Borges A un gato El oro de los tigres, 1972.

dibujo: Javier Termenon La noche camuflada http://javiertermenon.blogspot.com/ .

Pablo Neruda

.
.
.
.
.


.
.
.

Cuando no puedo mirar tu cara
miro tus pies.
Tus pies de hueso arqueado,
tus pequeños pies duros.
Yo se que to sostienen,
y que tu dulce peso sobre ellos se levanta.
Tu cintura y tus pechos,
la duplicada pùrpura de tus pezones,
la caja de tus ojos que recien han volado,
tu ancha boca de fruta,
tu cabellera roja, pequeña torre mía.
Pero no amo tus pies
sino porque anduvieron
sobre la tierra y sobre
el viento y sobre el agua,
hasta que me encontraron.
.
PABLO NERUDA
Tus pies
.
.
.

Seguidores