Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de junio 18, 2011

La belleza y la muerte

.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
Me preguntó en voz baja por qué morí. –Por la Belleza –repliqué– –Y yo por la Verdad –Las dos son una– Somos Hermanos –dijo–
Emily Dickinson


.
Hay algo misterioso y perdido en lo bello. Lo bello se ha extraviado y vivimos buscándolo. Lo bello esconde un goce, y es también como un agujero que nos libera de la muerte, matándonos un poco. Paradoja no tan loca: vivir es ya empezar a morir. Así como Lacan expresó que somos hermanos del otro en la medida que somos hijos del Lenguaje; también belleza y verdad se hermanan en lo que Freud descubre: la verdad tiene estructura de fantasma.
Demos un rodeo. Tenemos –por un lado- el apotegma de William Morris, un huérfano anglicano instalado en nuestros pagos allá por las primeras décadas del siglo pasado: “Lo que no nos es útil no es bello.” Quizás dicho negativamente pretenda apaciguar algo tan categórico. Esta idea ronda lo que Jenofonte, en el siglo V a.C., clasificaría como belleza funcional.
Los mayas –por otro lado- consideraban que …

Seguidores