Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de abril 15, 2017

Poemas / Julio Llinás

El niño rompe sus juguetes
en busca de la alondra.
La oveja con ruedas,
el caballo de lechero,
el oso negro de la tía Blanca,
el tíovivo con música,
la locomotora alemana
y hasta el fonógrafo infantil
con aquella marcha espantosa
norteamericana.

Lo rompes todo,
le dice su padre.
Todo lo rompes,
le dice su madre.
Busco la alondra,
dice el niño.

Y, claro está, pasa el tiempo.
Y el niño, que ya esta crecido,
busca la alondra en los campos,
en las bestias, en los libros,
en las mujeres.
Y todo lo destruye
en busca de la alondra.

Se ha convertido
en un hombre rodeado
de juguetes rotos,
de libros inútiles,
de mujeres destrozadas.

Hasta que llega el momento
en que se hace viejo
y camina por las calles,
distraídamente,
buscando siempre la alondra.

Pero una tarde, empuña
su bello Colt 38
y se pega un tiro.

Entonces,
de su cabeza ensangrentada
sale volando la alondra.
Es lástima que no haya
nadie para verlo.






Cada mañana camino quince cuadras hasta el Café de la Gloria en el que nadie me aguarda. Y …

De nuestro preciado (ser el) falo...

Hola Marcelo: quería retomar un tema que hace tres o cuatro años le pregunté. Me había dicho en ese momento que se trata de imagen. ¿Podrá decirme si el tema de las discusiones de las parejas –que se presentan en una terapia por ejemplo; soy psicoterapeuta de pareja con orientación analítica- ¿tiene que ver –para usted que sigue los conceptos lacanianos- de algún modo con la cuestión del dominio fálico del todo versus la parcialidad que la castración impone? Esto es porque advierto que los vínculos ponen en espejo -en la transferencia- la misma cuestión que escucho siempre: sea con temas de honorarios, sea con tema entre ellos: siempre hay un tironeo fálico.  Y me sorprende que prefieran perder todo a obtener algo a cambio. ¿Usted lo podría leer así  o tendría alguna otra visión al respecto? Muchas gracias, Graciela C. / Buenos Aires.


Hola Graciela. Siempre se trata del eje fálico, claro. O –a la criolla- de quien la tiene más larga… Roland Barthes, en su poético y semiológico texto Fr…

Seguidores