Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de septiembre 20, 2016

Teatro / Abrazo

BRUNA: Lo bueno de exiliarse en un país latinoamericano es que no se pierde la raíz religiosa, se pierde la dignidad pero no la raíz religiosa.
OSCAR: Yo creo que hay dos tipos de exilios: el exilio vacacional con vista al mar, reservado para gerentes, ministros y ex-presidentes, y el exilio de los que no tienen relojes, o sea, nosotros. También creo que hay dos tipos de dignidad: la dignidad de los dignos y la dignidad de los que no somos dignos de dignidad porque no tenemos relojes, o sea, nosotros. 
BRUNA: Para mí el exilio es un problema de abrazos. 
OSCAR: ¿Cómo así? 
BRUNA: Verá, cuando niña abrazaba a mi perro, entonces mis padres se enfadaban y me exiliaban en mi cuarto; en mi adolescencia abracé a un chico y él me exilió en la soledad; luego, de grande, abracé ideas y me exiliaron en este país, sin contar las veces que fui castigada cuando intenté abrazar la religión, ahora por las dudas no abrazo a nadie. 
OSCAR: ¿Y cómo hace el amor? 
BRUNA: Sin abrazar. 



OSCAR: ¿Y los afectos, y …

Poesía

Hola Marcelo (...) Hace un tiempo publicaste un artículo, entre otras cosas, de la inutilidad del goce y al mismo tiempo de su imprescindibilidad. La frase con la que comenzaba ese post y otras cuestiones me dieron ganas de escribir esto.

El goce esa sustancia oscura, que no sirve para nada,  sin la cual sería vano el universo, 

Sin él no existirían las confiterías,  ni los susurros al oído de los amantes. 

Perderían sentido las sobremesas y las ganas de fracasar por segunda vez. 

Ya no habría jugadores ni casinos,  ni calesitas, ni “otra vuelta”, ni “me quedo un rato más”. 

Abundaría el vino perpetuado e inmóvil reposando en sus vasijas,  las sobras en los platos de los restaurantes.  El sexo salvaje innecesario reducido a la copulación de la especie perecería como un bicho en extinción. 

Nadie hubiera figurado una Antígona,  una Medea, ya nadie evocaría Dioses.

Beber, sólo por sed.  (Cuantificar hasta la última gota de la racionalidad científica.)
Amar, no gracias,  ¿alguien en esta habitación malt…