Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de agosto 2, 2016

Poema - Alhaja

I

Noble platino, sediento oro, dúctil plata. La caldera te aguarda con su boca de lumbre y fuego. Arden como los enamorados, o los palomos en los campanarios. Se diluyen, ciegos y serviles, como la cera y el viento. Moldeables al áspero compás que pule incesante Su escrupuloso trazo hendido en el futuro. Con manos sedosas y amalgamas sonoros El cónico mandril atestigua la justa medida. Una lámpara fiel pregona la fatigosa sombra Del mineral arcaico que serás y que eres.
II
El Persa y el cobre fueron tus testigos, Y en el árabe habita tu etimología. Un punzón peregrino cala tu sinuosa gema, E iglesias y castillos velan tu esmaltada gloria. Novicia de la esteca y de los griegos, Como Polícrates celas tu arrogante anillo. Pero no eres más que frugal y roja sepultura. Al antiguo borde y tu cansada orilla Calas cíclicamente con voraz dentadura y sueñas un Baudelaire que a su vez te ha imaginado poema.
III
Hubris del moderno imperio sin pluma ni morada, Tal vez intuyas harto más de tu estirpe que el grafito. Eres, …

Seguidores