Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de enero 18, 2017

Lorca & Whitman

Cuando la luna salga
las poleas rodarán para tumbar el cielo;
un límite de agujas cercará la memoria
y los ataúdes se llevarán a los que no trabajan.



Nueva York de cieno,
Nueva York de alambres y de muerte.
¿Qué ángel llevas oculto en la mejilla?
¿Qué voz perfecta dirá las verdades del trigo?
¿Quién el sueño terrible de sus anémonas manchadas?


(...)

Ni un solo momento, viejo hermoso Walt Whitman,
he dejado de ver tu barba llena de mariposas,
ni tus hombros de pana gastados por la luna,
ni tus muslos de Apolo virginal,
ni tu voz como una columna de ceniza;
anciano hermoso como la niebla
que gemías igual que un pájaro
con el sexo atravesado por una aguja,
enemigo del sátiro,
enemigo de la vid
y amante de los cuerpos bajo la burda tela.


Ni un solo momento, hermosura viril
que en montes de carbón, anuncios y ferrocarriles,
soñabas ser un río y dormir como un río
con aquel camarada que pondría en tu pecho
un pequeño dolor de ignorante leopardo.


(...)

Y tú, bello Walt Whitman, duerme a orillas del Hudson
con la barba …

Psicoanálisis como una Erotología.

Quienes controlan sus analizantes con otros analistas suelen preocuparse -a veces de modo excesivo- por dónde "encajar" estructuralmente al analizante que supervisan. Es decir: en ubicar rápidamente el cuadro nosográfico que, en términos psicoanalíticos, se reduce a tres pivotes: Neurosis, Perversión y Psicosis. Como le decía ayer a un colega que supervisaba, estas tres estructuras creadas por Lacan son también un diagnóstico; y -como sabemos- los analistas no hacemos diagnósticos a no ser "al final de un tratamiento" que es sin final: porque la Estructura, en definitiva, no tiene cura y es constituyente para el ser que habla.

A mis colegas que me honran con el control de su clínica, le suelo decir que las Estructuras existen, pero yo no creo en ellas: y esto no es un oxímoron. Del mismo y reverso modo que no existen las Hadas o las Paredes que Hablan pero sí hay que creer en ellas cuando el analizante las enuncia en su Mitología: es decir, en su Fantasma. Lugar don…

Seguidores