Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de enero 15, 2012

Modelo Dualista: Pulsión vs Deseo

. .
. .
Freud y Lacan ubican el pináculo del goce del ser hablante en la muerte. (…) Ciertos rodeos especulativos hechos por Freíd para fundamentar la existencia de la pulsión de muerte (Todestrieb), tal como asentarla en una supuesta tendencia de lo viviente a volver a un estado anterior, inorgánico, no sólo no son pertinentes con el campo de su investigación sino que se desvían y entorpecen la comprensión del problema.  La pulsión, según el mismo explicó, es una tendencia específica de un sujeto y no debe ser confundida con una tendencia del organismo. Por consiguiente, cuando la muerte es planteada como el fin del goce de la pulsión, a dicha muerte es preciso concebirla en el ámbito de la subjetividad.  Lo que la caracteriza no se apoya en el cese de los signos vitales, sino en una experiencia subjetiva traumática del orden del desfallecimiento o disolución de los límites del ser, es decir, una experiencia que implica la pérdida de la consistencia imaginaria del yo o, como un equivale…

Tiempo de agujerear el goce

. . . .
El pasaje por la transferencia debiera implicar que el analizante se refunde, se refilie, haciendo otra su historia en un vector retrógrado del presente hacia el pasado.  De otro modo, nos quedaríamos varados en la ribera exclusivamente psicoterapéutica. El desafío, en cualquier análisis, pero mucho más en los análisis que van a revelar estas “horribles verdades” de las que hablaba Nietzsche, ésas que destruyen toda ilusión de amor real, es volver a escribir la función unarizante del Otro, de modo tal de que el sujeto pueda darse el tiempo de ir agujereando ese goce compacto y no necesite rebotar hacia la posición narcisista, posición en la cual la única salida es desaparecer.

Por supuesto no estamos negando la necesaria cara de goce que un niño le aporta a quien lo ha hecho venir a este mundo. Nadie es convocado al mundo si no cifra goce para su Otro. Pero, sin el tope que el amor pone al goce, no habrá cuidado del retoño, sino uso instrumental, pasando el niño a se…