Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de marzo 23, 2017

Poemas Recuperados...

Aquel que premia a su verdugo.
Aquel que pide cordura y ofrece ligereza.
Aquel que duerme cuando la luna desangra.
Aquel que no cede ni contiene, pero ruega.
Aquel que pinta su espejo, que es su lápida.
Aquel que cierra una puerta y abre un vacío.
Aquel que no puede renunciar a su corona de espinas.
Aquel que atropella con sus antojos lo permisivo del otro.
Aquel que no duda en alimentarse mientras los cerezos destilan.
Aquel que agujerea las palabras y corrompe la mirada encantada.
Aquel que sonríe para agradar al vecino y olvida al amante que llora.
Aquel que estornuda lluvia de exhortos mientras un colibrí muere de tos.
Aquel que creyó que una madrugada en el Gólgata ascendía de jerarquía.

Aquel que tiene el corazón mezquino.
Aquel que tiene el corazón.
Aquel que tiene.
Aquel.

map
Ese no.
IV / 2010


Tumba del Otro, rechazo de la Ninfa Dejas caer tu rostro cadavérico A un petrificado espejo erecto Que ahoga tu deseo coagulado. Arco iris cautivado en el hechizo Autista fascinado en el engaño No hay símbolo ni …

Artes Visuales

Kirill Semenov [ Rusia, 1994 ]

En el nombre del Padre...

Él: un sacerdote tucumano; ella: una chica de alta sociedad. Ambos descubrieron que no podían vivir el uno sin el otro. Corría el tiempo de Juan Manuel de Rosas, quien ordenó su captura. El 12 de diciembre de 1847 se fugaron juntos. También juntos fueron fusilados, a pesar de que sabían de su embarazo: Sentaron a cada uno de ellos en una silla, cargada por cuatro hombres a través de dos largos palos. Como a todos los condenados, les vendaron los ojos y, escoltados por la banda de música los llevaron al patio rodeado de muros.
Mientras los soldados los ataban Camila O' Gorman y Ladislao Gutiérrez pudieron hablarse y despedirse: "Asesínenme a mí sin juicio, pero no a ella, y en ese estado ¡ miserables...!"- clamó èl.

El capitán Gordillo acalló sus palabras: redobló tambores e hizo señal de fuego. Rociaron sus hierros con agua bendita.

Cuatro balas terminaron con una pasión. Después, tres descargas y Camila, herida, se agitó y cayó del banquillo. Con una mano quedó señalando al …

Seguidores