Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de mayo 30, 2011

Cuerpo afectado por la palabra quebrada

.
.
.
.
.
.
.
.
.
..
.
.

.
Tomemos el ejemplo clásico del sueño: lo que al psicoanalista interesa no es el sueño en sí no los tradicionales símbolos oníricos y su desciframiento. No; nuestra espera se sitúa en otra parte: se trata de escuchar cómo el pacientes nos cuenta su sueño y, sobre todo, cómo no logra contárnoslo bien. Lo que interesa (…) son las rupturas del relato, los olvidos o las vacilaciones en la recordación de tal o cual detalle del sueño. Pero sería erróneo creer que el psicoanálisis se reduce a fenómenos del lenguaje. Es cierto que opera exclusivamente por la palabra, pero esta carece de todo valor analítico si no es una palabra quebrada y vacilante. Es preciso destacarlo: la palabra sólo nos interesa, a nosotros analistas, cuando tropieza y desfallece. Esto sin embargo no basta para que haya acontecimiento; además es preciso que exista sufrimiento, es decir que el cuerpo resulte afectado por un hablar así, de palabra quebrada. .
El psicoanalista acaso se vea llevado a interesarse …

Seguidores