Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de junio 9, 2014

Soy Multitud / Jean-Claude Milner

Si un ser hablante pudiera satisfacerse de ser único, como un eterno célibe, a la vez sabio y príncipe, a la vez amo y esclavo, a la vez padre e hijo, a la vez hombre y mujer, el Solitario inauguraría en cada ocasión su reino propio. El ser hablante se imagina con gusto como un prodigio singular. Narcisismo primario, dice la doctrina freudiana. El ser hablante cree que es el único en serlo y, cuando se las ve con interlocutores, no son considerados sino como sus ecos pasivos. Mientras habla, concluye que no encontrará sino semejantes, es decir, cuerpos de los que aparentará admitir, por civismo, que hablan como él, aunque con la reserva de que lo hacen porque son su eco. Ser el único en hablar no significa el silencio generalizado, sino un entrecruzamiento de resonancias. Cuando, un poco más tarde, la presión de lo real se hace notar en demasía, el sujeto se ve impelido a admitir que no está tan solo como había imaginado. Desde ese instante, nace el miedo; cuando se obl…