Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de septiembre 18, 2014

Fragmentos... Manuel Altolaguirre

No hacia dentro de ti,
donde te internas,
que al querer perseguirte
me doy contra los muros de tu cuerpo. Escarmiento. Fuga.
No te entregues, blanquísima
virgen de los espacios,
que tu amante es el polvo
y tu amor será barro. La nube.
Mis pies sedientos no pueden,
no deben ir a buscarte,
quieren beber de la tierra
agua de olvido bastante. No iré.
Marinero, marinero,
eras río, ya eres mar.
No sé a qué tono cantar
para ser más Verdadero;
que si al compás de tu muerte
nace la paz, sea más fuerte
mi dicha que mi pesar.
No sé si cantar tu muerte
o si la vida llorar. Última muerte.
En el fuego o en la rosa
estás perdiendo la vida.
Buscas la luz
y te vuelves ceniza.
Vas por aroma
y te hiere la espina.

Abre tus alas
que quiero leer tus heridas. Mariposa.
Sólo hay un árbol grande
que sacude sus hojas
para nutrirse de ellas
cuando caigan al suelo. No hay muerte.
. Manuel Altolaguirre España, 1905 / 1959 PLÁSTICA:
Eugenio Fernández Granell  [1912 - 2001] www.fundacion-granell.org

Ocho años después...

“Entonces China Zorrilla me mostró que le quedaban tres mil. Le pregunté por los otros 37 mil dólares y me dijo: ‘Se los presté al taxista’”, recordó Carlos Perciavalle. China había cobrado una indemnización y se había tomado un taxi para encontrarse con su amigo. “El taxista le contó que tenía hipotecada la casa y se la iban a sacar porque le faltaban 37 mil dólares. Yo le pregunté qué había hecho y me contestó: ‘Se los presté’”, precisó el actor. “Ocho años después estábamos jugando a las cartas y China fue a atender la puerta. Cuando volvió la veo contando: ‘35, 36, 37’. Y dijo: ‘¿Se acuerdan, aquel taxista al que le presté 37 mil dólares? Me los vino a devolver.’”
China. Epígrafe de tapa en Página/12 Buenos Aires, 18-09-2014