Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de agosto 21, 2019

El Síndrome de Procusto

“Nunca al colegio, siempre la vida                                               y las mañanas del sol aquel...”                                                      "Pato trabaja en una carnicería"  Moris


 Procustes muere de igual modo que ha matado. Teseo lo acuesta y va aserrando su cuerpo hasta que su tamaño coincida con el mismo lecho de Procustes quien, durante mucho tiempo, ha prodigado el mismo tipo de tortura a sus huéspedes circunstanciales. Algunos eran aserrados por demasiado largos, otros descoyuntados a mazazos por demasiado cortos. Cosas de griegos mitológicos, ¿puros cuentos tal vez?
  Si el viejo Procustes, posiblemente hijo del mismo Poseidón, no hubiera sido asesinado por Teseo, el gran celador de la ley, como decíamos, sería imaginable ver su última morada en la Argentina –puro capricho, nada más– en nuestro vernáculo penal de Ushuaia en la década del treinta, con Santos Godino, por ejemplo, y otros muchachos de los que escapan a la clínica binaria.
  Un inédit…

Seguidores