Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de diciembre 28, 2011

G r a c i a s

. Concluir un año calendario puede ser un buen momento para evocar algunos recortes de noble lirismo y humor que -como alguien dijo- nos libera del delirio narcisista (sin olvidar los rasgos de ternura que la pureza del inconsciente trae escondida) de las ultimas sesiones del 2011 y aprovechar para agradecer a mis analizantes que me recuerdan cada semana el sentido del invento freudiano y me revelan en cada encuentro el admirable coraje con que se disponen a escuchar su deseo, siempre arduo, siempre escurridizo…


Quiero agradecer también a los seguidores de mi canal de YouTube por todos sus elogios que obviamente me parecen un exceso y pedirles disculpas por no poder contestar a todos los posteos que allí solicitan mi opinión.


Finalmente, agradecer a los lectores de mi Blog y a los Grupos de Estudio, de quienes –como de mis analizantes- aprendo siempre. map





Analizante: Sabés que siempre pensé que era yo quien cuidaba a mis nueve gatitos… y ahora me doy cuenta que son ellos quienes me cu…

Por favor, sea breve...

. . . . . . Todas las noches la misma historia. El marido entra en la cocina, la tira al suelo y la acuchilla una y otra vez.  Luego, como si nada hubiera sucedido, ella se levanta, ordena la casa y limpia los rastros de sangre. No sabe por que sigue ocurriendo. Lo único que tiene claro es que debe limpiar con esmero. Los niños no tienen por que enterarse.
Miguel A. Hernández-Navarro Destino
La campesina que despierta y sacude las migas de pan de su pecho, sacude su blusa y vuelve a cortar el trigo, en el sopor del verano, toda tostada. De repente se pregunta como será un beso, como será recibir un beso, como será meterse en el otro muy despacio y que se hace después con todo eso. A esa miseria me refiero.
Susana Barragues Sainz Miseria
Una mujer que aprenda mi nombre a besos cada día. Mujer que ronque como roncan las notas de un bandoneón. Mujer duplicado de mis llaves. Mujer hoja del árbol que soy; palabra de cuanto hablo. Una mujer que no tenga país de origen. Que cuando diga su nombre: llue…