Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de noviembre 4, 2012

La Demanda y el Padre

Se concibe mejor en nuestra deducción que haya habido que interrogarse sobre la función que sostiene al sujeto del inconsciente, al observar que es difícil designarlo en ninguna parte como sujeto de un enunciado, por consiguiente como articulándolo, cuando no sabe ni siquiera que habla. De donde el concepto de la pulsión donde se le designa por una ubicación orgánica, oral, anal, etc., que satisface esa exigencia de estar tanto más lejos del hablar cuanto más habla.
Pero si nuestra gráfica completa nos permite situar a la pulsión como tesoro de los significantes, su notación como (S^D) mantiene su estructura ligándola a la dicronía. Es lo que adviene de la demanda cuando el sujeto se desvanece en ella.
(...)


Interesa más a los filósofos captar la pertinencia de esta fórmula en el neurótico, justamente porque él la falsea. El neurótico, en efecto -histérico, obsesivo o más radicalmente fóbico- es aquel que identifica la falta del Otro con su demanda, F con D. Resulta de ello que la demand…

Seguidores