Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de julio 2, 2009

Destino

.
.

. Vronsky
Cuando dije que te dejaría vi tus ojos.
Anna
Pero debe terminar.
Vronsky
Muy bien, tomemos una decisión. Te digo que no volveré a verte y mientras lo estoy diciendo sabemos, no lo niegues, que tú y yo estamos predestinados.
Anna
Me das miedo.
Vronsky
Predestinados a la desesperación o a una felicidad que no puede imaginarse.
.
.León Tolstoy; Anna Karenina Film homónimo dir. Clarence Brown; 1935.-.
.

Repetición

.
.
.
Y tú… ¿A qué jugabas de chico?

¿Eras el astuto zorro
bandera bruna y sigilosa no necio -por entonces-
. salvando a
desprotegidos y humillados?

¿Eras algún Pinocchio
. mal herido
-quijote antihéroe-
siempre ayunando; . sediento de
protección y sacrificios?

¿Eras Alicia
dormida o
–peor aún-
sonámbula
en un mundo de maravillas y mentiras?

¿O la Cenicienta del destierro,
. abandonada
a tu zapatito blanco
entretanto la corrupción y el poder
paseaban de la mano sin descansar tu sueño?

¿Eras el hombre que araña ímpetus
anhelando velar ayeres
y batallar desde el cielo
. con los puños piadosos
pero . ahogándote en tu propia tela?

¿Eras todos ellos o acaso ninguno?

Y tú -ahora- ¿a qué sigues jugando?

¿O ya has resignado el sabor infatuado de tu ego
la hamaca dudosa de la adrenalina
. haciendo serie
y los espejos ahuecados que devuelven tus víctimas? . m.a.p. .

Deseo

.
.
. . Cuando crezca seré
Un prodigioso carpintero
Un hombre poderoso y de mirada serena
Con cuerpo de niña curiosa y atenta…

Calmaré mi antojo y construiré
Para mi mismo mis propias muñecas
Sólo con mis dedos lijaré su piel
Para que guardemos la resina fresca…

Me enamoraré de una buena costurera
Una mujer diestra, una buena mujer
Con cuerpo de niño y manos bien dispuestas…

Yo la amaré y la protegeré
De todo el terror de la naturaleza
Ella me amará y cocerá para mí
Los mejores vestidos para mi muñeca…

Ella será sabia y sabrá sonreír
Cuando le griten niño costurera
Dirá que nada importa si estamos enteros
Niño costurera y niña carpintero.
Gabo Ferro Costurera & Carpintero Todo lo sòlido se desvanece en el aire. 2007.- . .
.

Arriesgar o Huir

.
.



Si te pregunto por el amor, me citarás un soneto, pero nunca has mirado a una mujer y te has sentido vulnerable, ni te has visto reflejado en sus ojos.
No has pensado que Dios ha puesto un àngel en la tierra para ti, para que te rescate de los pozos del infierno, ni qué se siente al ser su àngel, al darle tu amor y darlo para siempre y pasar por todo, por el cáncer.
No sabes lo que es dormir en un hospital durante dos meses tomando su mano porque los médicos vieron en tus ojos que el término horario de visitas no iba contigo. No sabes lo que significa perder a alguien, porque solo lo sabrás cuando ames a alguien más que a ti mismo. Dudo que te hayas atrevido a amar de ese modo.

Del film "En busca del destino"; de Gus Van Sant; EE.UU, 1997. guión: Matt Damon & Ben Affleck

.

Belleza

El silencio es el grito más fuerte .
Frase del guión del film:La Vida es Bella; Italia, 1997.-
http://www.youtube.com/watch?v=tTHO3kvEFws . .

Temores

Una mañana, nos regalaron un conejo de Indias. Llegó a casa enjaulado. Al mediodía, le abrí la puerta de la jaula. Volví a casa al anochecer y lo encontré tal como lo había dejado: jaula adentro, pegado a los barrotes, temblando del susto de la libertad. . El Miedo .

El catecismo me enseñó, en la infancia, a hacer el bien por convenienencia y a no hacer el mal por miedo. Dios me ofrecía castigos y recompensas, me amenazaba con el infierno y me prometía el cielo; y yo temía y creía.
Han pasado los años. (...) Sinceramente: merecer, merezco. Nunca he matado a nadie, es verdad, pero ha sido por falta de coraje o de tiempo, y no por falta de ganas. No voy a misa los domingos, ni en fiestas de guardar. He codiciado a casi todas las mujeres de mis pròjimos, salvo a las feas, y por tanto he violado, al menos en intención, la propiedad privada que Dios en persona sacralizó en las tablas de Moisés: No codiciarás a la mujer de tu prójimo, ni a su toro, ni a su asno... Y por si fuera poco, con premeditación y alevosí…

Elección

A veces no nos dan a escoger entre las lágrimas y la risa, sino sólo entre las lágrimas, y entonces hay que saberse decidir por las más hermosas.
Maurice Maeterlinck
. .