Ir al contenido principal

Deseo: el agua no es la sed.

.
.
.

Estimado Marcelo: con respecto a tu posteo sobre Desafío Histérico, una sola pregunta: ¿Se podría ejemplificar esto en la transferencia con el analista, es decir, dentro del tratamiento? Muchas gracias por tu transmisión, lo mejor para vos! Juan Segundo. 

,

Hola. Sí, claro que hay cientos de ejemplos, y no sólo en el desafío histérico sino en la agresividad del neurótico en general. Agresividad que, como señaló Lacan, es intrínseca de la estructura del sujeto. En el dispositivo, el desafío lo podríamos ejemplificar en algunas situaciones como cuando el sujeto pretende interpelar al analista consecuentemente por un cambio de horario, por un corte de sesión, por un ajuste de honorarios, en definitiva –al igual que en la obsesión- por una puesta de límites, de Ley. 

La histérica, lo que tiene –a mi gusto- diferente del obsesivo es lo que ya postié anteriormente: ella busca al Amo para derrocarlo mientras que el obsesivo lo busca para que le prohíba su deseo. 

Una paciente histérica pide el diván en la primera sesión; la misma que al poco tiempo abandona el tratamiento. Un paciente obsesivo, en cambio, buscará que el analista le imponga la Ley todo el tiempo para quedar impotentizado o directamente abolir su deseo. Ambos piden al Otro, ambos demandan: una para poder decir: “No era eso lo que te pedía”; el otro para saber qué desear.

Por ejemplo es muy común que un neurótico ante la Ley, o bien la desafíe –agresividad mediante- o  bien huya “victorioso” para sostener su Ego, su imagen que -como buen bebé neurótico- es lo que mejor puede sostener: tanto en la histeria como en la obsesión se trata en último término de poner al Amo al mismo nivel: ese Amo que en principio se erigió para luego destituir.  Cuando el neurótico lo coloca en el mismo nivel; puede percibir –de ahí el cautiverio especular-  que ambos son iguales. Eso –obviamente- restituye la imagen narcísica del sujeto.

¿Por qué en definitiva pasa esto? Porque el neurótico cree –y aquí voy al núcleo de aquél posteo- que la castración es algo negativo. Así de simple. Está tan atrapado en su Ego que cree que castrarse por lo que otrora eligió, es una herida sangrante. Esto se escucha permanentemente en la vida cotidiana: ¿Por qué tendría que castrarme yo? Bueno Señor, simple y llanamente, porque Usted tiene un deseo. Claro que eso es lo que hay que laburar, y sin análisis es menos que imposible. Porque las psicoterapias que no tocan el goce, no tocan nada;  y ahí estamos nuevamente bordeando la Castración. Más Ego, menos Deseo Decidido. Más me miro frente al lago/espejo, menos probabilidad de tomar agua. Lo que tiene bloqueado el neurótico no es el agua, es la sed. Uno podría escuchar a Lacan cuando -si no me equivoco en su Seminario 9- dice que el neurótico no retrocede ante la castración, sino ante el deseo. Parece simple matemática; pero para el narcisismo es un trabajo de ingeniería. Saludos, map.
.
Arte:
Alicia Scavino
El Mesías / 1993

.
.

Entradas populares de este blog

Amar: dar lo que no se tiene a quien no es.

“Amar es dar lo que no se tiene, a quien no es”-Apotegma añejado por Jacques Lacan que a veces no se entiende. Si bien lo hemos dicho muchas veces en esta Blog (siempre que hablamos de Narcisismo, por ejemplo) merece ser abordado una vez más, ya que de esto se trata todo el secreto donde radica “la solución, doctor?” de todo conflicto entre dos sujetos que hablan.
Suena categórico y hasta paradigmático: es que lo es. Si creemos que la letra con sangre no entra (a diferencia de muchos -incluso políticos del Primer Mundo del Capitalismo- que piensan que al fuego hay que responderle con fuego) y si creemos que –aunque suene romanticón o naif- el amor es la única cura posible para la neurosis (que no tiene cura); entonces es claro que suene un apotegma riguroso.
El adagio de esa singular frase se debe descomponer así:
1)Amar es dar.  Es decir: entregar, ceder.  ¿Qué cosa? 2)Lo que no se tiene. Es decir: la falta. Es decir: lo que Lacan bautizó como el objeto-a: un objeto que no existe porque…

Sartre / El Salto del Sujeto.

Nietzsche sabía que la esperanza es la mayor causa de la infelicidad. El Buda –a diferencia de la máxima Cristiana: “Espera el mañana, allí vivirás un mundo mejor”-  también promulgó el mismo apotegma Nietzschiano: “Abandona la esperanza, abandona el deseo, y entonces vivirás el aquí y ahora.”  Jacques Lacan identificó a la esperanza como “las mañanas que cantan” y dijo haber tenido noticia de cómo en su nombre muchos sujetos se dirigían al suicidio. La cuestión es que la esperanza –y su padre: el deseo- es un problema del sujeto inmerso en el lenguaje. El problema es del lenguaje. Gracias al lenguaje amamos, deseamos, tenemos esperanza; pero sólo por el lenguaje –y a diferencia del animal- somos esclavos de ello mismo. Es decir: no tenemos un deseo; el deseo nos tiene. Hay un deseo al que se le supone un Sujeto. El Sujeto está atrapado –dominado- por el deseo que lo constituyó como tal.
En estos tiempos donde nos venden buzones de todos los colores -buzones que hemos comprado desde la…

la pèrdida en el horizonte

- - - - ¿Se acuerda de aquel libro de Vinicius de Moraes, Para vivir un gran amor? ¿Qué necesita uno para vivir un gran amor?
.
—Lo primero es animarse a correr el riesgo. Lo que yo observo en el consultorio, como una de las grandes barreras para el amor, es el temor de la mayoría de los humanos a correr el riesgo de la pérdida. Toda relación de amor presupone que alguno de los dos va a perder al otro. El otro puede morir o dejar de querernos. No hay ningún amor que no tenga en el horizonte la pérdida. Y hay que animarse a tolerar esa posibilidad. Mucha gente, porque no se anima a perder, vive perdiendo. Quiero decir: dan por perdido el amor antes de haberlo vivido. Eso es mucho más relevante, numéricamente, de lo que se supone. Inclusive, hay mucha gente a la que usted ve en pareja, casados o no, y sabe que ya no se aman. Uno los escucha hablar y se da cuenta de que no se animan a disolver su pareja y a armar otra nueva porque ya han dado por perdido el amor. Y han dado por perdido el amor…

Seguidores