Ir al contenido principal

Amor / Demanda / Deseo









"Dar lo que no se tiene": si es la fórmula que esconde la cuestión misma de la lógica del amor, hay que confesar que se presenta de un modo bastante ilógico.
(...)
Tiene razón Lacan el día que medita sobre el acto inmenso de caridad que es el descubrimiento del inconsciente por parte de Freud. Es impactante descubrir que la demanda persiste en el inconsciente, que sabe algo que no se sabe, que insiste en su pasión del ser, en su pasión de el nada, en su pasión de amar, de odiar y de ignorar.
(...)
Lacan es explícito al señalar que en el lugar de lo que hubiese sido dar  lo que no se tiene, el Otro se entromete con la papilla asfixiante de lo que tiene. Tenemos aquí un dato preciso para refrescar un poco el sentido de esa frase hecha que se repite en la comunidad analítica: no satisfacer la demanda. En efecto, la frase está muy bien, no hay que satisfacer la demanda. Eso significa que hay que escucharla y soportarla como demanda de amor, y sostenerla en las pasiones que evoca.




El signo de 'dar lo que no se tiene' es una función de engaño, pero no veo porque enojarse tanto con una función de engaño proveniente de lo imaginario. ¿Qué otra cosa se pretende de lo imaginario? Ya es extraordinario que lo imaginario se preste a una función de engaño. Por lo demás, hay que completar la fórmula. Es lo que no hacen los letritas de tango, y tantos otros, empecinados en ver el engaño sólo de un lado. Hace a la dignidad del amor tender ese señuelo, el se engañó que es su signo de lo que no tiene, el goce sexual, y hace a su dignidad que lo tiende para un deseo que no es, el goce sexual. Podríamos decir que su eficacia es un engaño recíproco. 

La noción de engaño recíproco es importante porque deja un resto a adivinar. Recuerdo haber visto, hace varios años, un film, un cortometraje de origen francés, de tema pertinente en este problema. En aquel entonces me interesó mucho y descubrí que su argumento  ya estaba presente en algún antiquísimo cuento hindú.  (...) Se trata de él y ella, por supuesto. Jóvenes enamorados que viven muy pobremente en una buhardilla. La pobreza no los amarga, sus caras se iluminan cada vez que se miran. San en "contigo, pan y cebolla". Por un motivo cualquiera hace un año que unieron sus destinos, como se dice, como si fuese fácil que dos destinos se unan, pero, en fin, igual por algo se dice eso, el caso es que están en posición de tener que renovar su declaración de amor. Se supone que para eso están hechos esos aniversarios. En resumen que cada cual sale por su lado esa mañana con la idea de hacerle un regalo al otro. Ella sabe que él es muy aficionado a tocar la guitarra, la cual, por no tener cuerdas, duerme hace un tiempo en la buhardilla. En la indigencia en que se encuentran, no podían permitirse el lujo de comprarlas. Entonces se dirige prestamente a un lugar donde vende su muy larga y hermosa cabellera y, con los pocos pesos obtenidos, compra las cuerdas. Tenemos, entonces, acá, esas figuraciones extremas por la que se imagina dar el signo de lo que no se tiene. Por eso cualquier cosa se eleva a esa condición de signo de amor cuando está fabricado, pues hay en ella una inventiva,  con esa renuncia personal que lo purifica para que represente el algo de su propia falta, de esa carencia por la cual su deseo empuja su amor. Correlativamente, ya pueden imaginarlo, él ya ha vendido su guitarra para comprarle un prendedor con el cual ella pueda sujetar aquellos largos y hermosos cabellos. Cuando se encuentran, caen las máscaras, como en la historia de Alphonse Allais. Dejo un resto para adivinar. Me basta con decir que si la historia deja entrever algo más en la función del engaño recíproco, es que no es por culpa de ese amor que la relación sexual es en ellos tan imposible como en cualquiera. Incluso, por tal amor, tan ligado a un saber inconsciente, les auguramos algún encuentro afortunado.

Juan Carlos Indart
Fragmentos Capítulos II y III
Problemas sobre el amor y el deseo del analista
Ed. Manantial, Buenos Aires, 1989.

Entradas populares de este blog

Amar: dar lo que no se tiene a quien no es.

“Amar es dar lo que no se tiene, a quien no es”-Apotegma añejado por Jacques Lacan que a veces no se entiende. Si bien lo hemos dicho muchas veces en esta Blog (siempre que hablamos de Narcisismo, por ejemplo) merece ser abordado una vez más, ya que de esto se trata todo el secreto donde radica “la solución, doctor?” de todo conflicto entre dos sujetos que hablan.
Suena categórico y hasta paradigmático: es que lo es. Si creemos que la letra con sangre no entra (a diferencia de muchos -incluso políticos del Primer Mundo del Capitalismo- que piensan que al fuego hay que responderle con fuego) y si creemos que –aunque suene romanticón o naif- el amor es la única cura posible para la neurosis (que no tiene cura); entonces es claro que suene un apotegma riguroso.
El adagio de esa singular frase se debe descomponer así:
1)Amar es dar.  Es decir: entregar, ceder.  ¿Qué cosa? 2)Lo que no se tiene. Es decir: la falta. Es decir: lo que Lacan bautizó como el objeto-a: un objeto que no existe porque…

Sartre / El Salto del Sujeto.

Nietzsche sabía que la esperanza es la mayor causa de la infelicidad. El Buda –a diferencia de la máxima Cristiana: “Espera el mañana, allí vivirás un mundo mejor”-  también promulgó el mismo apotegma Nietzschiano: “Abandona la esperanza, abandona el deseo, y entonces vivirás el aquí y ahora.”  Jacques Lacan identificó a la esperanza como “las mañanas que cantan” y dijo haber tenido noticia de cómo en su nombre muchos sujetos se dirigían al suicidio. La cuestión es que la esperanza –y su padre: el deseo- es un problema del sujeto inmerso en el lenguaje. El problema es del lenguaje. Gracias al lenguaje amamos, deseamos, tenemos esperanza; pero sólo por el lenguaje –y a diferencia del animal- somos esclavos de ello mismo. Es decir: no tenemos un deseo; el deseo nos tiene. Hay un deseo al que se le supone un Sujeto. El Sujeto está atrapado –dominado- por el deseo que lo constituyó como tal.
En estos tiempos donde nos venden buzones de todos los colores -buzones que hemos comprado desde la…

la pèrdida en el horizonte

- - - - ¿Se acuerda de aquel libro de Vinicius de Moraes, Para vivir un gran amor? ¿Qué necesita uno para vivir un gran amor?
.
—Lo primero es animarse a correr el riesgo. Lo que yo observo en el consultorio, como una de las grandes barreras para el amor, es el temor de la mayoría de los humanos a correr el riesgo de la pérdida. Toda relación de amor presupone que alguno de los dos va a perder al otro. El otro puede morir o dejar de querernos. No hay ningún amor que no tenga en el horizonte la pérdida. Y hay que animarse a tolerar esa posibilidad. Mucha gente, porque no se anima a perder, vive perdiendo. Quiero decir: dan por perdido el amor antes de haberlo vivido. Eso es mucho más relevante, numéricamente, de lo que se supone. Inclusive, hay mucha gente a la que usted ve en pareja, casados o no, y sabe que ya no se aman. Uno los escucha hablar y se da cuenta de que no se animan a disolver su pareja y a armar otra nueva porque ya han dado por perdido el amor. Y han dado por perdido el amor…

Seguidores