Ir al contenido principal

Poemas


Te quiero obsceno.
De pija grande.
De enormes venas latiendo.
Que cuelguen enormes huevos
Con pelos.
Como arañas pollito
A quién libaré su veneno
Te quiero obsceno
Subido
Subido a un torino negro
Si no hay torino
A un chevy naranja
O a una reluciente
Renault fuego
De esos bien fierreros.
Te quiero grasa.
Te quiero.
Para llevarte a pasear a casa
al country de moreno.
Y que mamá llore
escondida en la cocina
negando su pena
entre los platos mugrientos.
Y que papá eterno ausente
hable con vos de coches,
Y de boca y de river,
y de lo puta que soy,
Y de por que le salí tan puto
Si nada hicieron.
Nunca hicieron.
Te quiero enloquecido
Por mí
Y yo por vos
Hablándote al oído
en suaves susurros de loba en celo
resbalando por la grasa de tu cuerpo.
Enloquecido te quiero
por mi acento de san isidro
por el agujero de mi ojete
Tan cheto
Que penetres mi sed desenfrenada de consumismo
Y que me hagas pagarte todo
Todo
Que me vivas
Hasta morirme
Que me succiones el dorado
De mi tarjeta de credito
Quiero que nos llenemos de bolsas del patio bullrich
Y que vayamos corriendo
En una danza colorida de primeras marcas
A echarnos un polvazo
Arriba del lavatorio de los baños de mujeres del alto Palermo.
Te quiero sucio
Despues de un picadito con tus amigos
Y que vengan asado mediante al country a cogerme todos
Que mamá vea.
Que aprenda.
Que se dé cuenta que mi vida no es como su vida
que la mía va en serio.
Que me penetren sin cesar
Por todos los agujeros.
Que me penetren sus resbalosos penes enormes
cada agujero de mi alma que llora un llanto inmenso
Contándome en susurros los goles que metieron
Ser arco de tanto macho.
Ser chancha.
y comerme pijazos de media cancha.
ser la numero diez de las putas
y que vos seas mi amor mas sincero.
Te quiero todo grasa mío
Todo grasa
Te amo mi macho
Mi perro
Mi amo
Mi bostero.
Besame
Besame en serio.
Con tus labios calientes
Y el sabor a vino tinto
Te quiero obsceno.
Amorosamente
Obsceno.


Hay días que quiero morirme
Hay días que quiero morirme
Hay días que quiero morirme
Hay días que quiero morirme
Hay días que quiero morirme
Hay días que quiero morirme
Hay días que quiero morirme
Hay días que quiero morirme
Hay días que quiero morirme
Hay días que quiero morirme
Hay días que quiero morirme
Hay días que quiero morirme
Hay días que quiero morirme
Hay días que quiero morirme
Hay días que quiero morirme
Hay días que quiero morirme
Hay días que quiero morirme
Hay días que quiero morirme
Hay días que quiero morirme
Hay días que quiero morirme
Hay días que quiero morirme
Hay días que quiero morirme
Hay días que quiero morirme
Hay días que quiero morirme
Hay días que quiero morirme
Hay días que quiero morirme
Hay días que quiero morirme
HAY DÍAS QUE NO...

Naty Menstrual
[ Buenos Aires, 1975 ]
te quiero obsceno
hay
De su último libro:
Poesía Recuperada
Zindo & Gafuri, Bs. As., 2016
natymenstrual.blogspot.com.ar
Artes Visuales
Anton Semenov
[ Rusia, 1990 ]


Entradas populares de este blog

Sartre / El Salto del Sujeto.

Nietzsche sabía que la esperanza es la mayor causa de la infelicidad. El Buda –a diferencia de la máxima Cristiana: “Espera el mañana, allí vivirás un mundo mejor”-  también promulgó el mismo apotegma Nietzschiano: “Abandona la esperanza, abandona el deseo, y entonces vivirás el aquí y ahora.”  Jacques Lacan identificó a la esperanza como “las mañanas que cantan” y dijo haber tenido noticia de cómo en su nombre muchos sujetos se dirigían al suicidio. La cuestión es que la esperanza –y su padre: el deseo- es un problema del sujeto inmerso en el lenguaje. El problema es del lenguaje. Gracias al lenguaje amamos, deseamos, tenemos esperanza; pero sólo por el lenguaje –y a diferencia del animal- somos esclavos de ello mismo. Es decir: no tenemos un deseo; el deseo nos tiene. Hay un deseo al que se le supone un Sujeto. El Sujeto está atrapado –dominado- por el deseo que lo constituyó como tal.
En estos tiempos donde nos venden buzones de todos los colores -buzones que hemos comprado desde la…

la pèrdida en el horizonte

- - - - ¿Se acuerda de aquel libro de Vinicius de Moraes, Para vivir un gran amor? ¿Qué necesita uno para vivir un gran amor?
.
—Lo primero es animarse a correr el riesgo. Lo que yo observo en el consultorio, como una de las grandes barreras para el amor, es el temor de la mayoría de los humanos a correr el riesgo de la pérdida. Toda relación de amor presupone que alguno de los dos va a perder al otro. El otro puede morir o dejar de querernos. No hay ningún amor que no tenga en el horizonte la pérdida. Y hay que animarse a tolerar esa posibilidad. Mucha gente, porque no se anima a perder, vive perdiendo. Quiero decir: dan por perdido el amor antes de haberlo vivido. Eso es mucho más relevante, numéricamente, de lo que se supone. Inclusive, hay mucha gente a la que usted ve en pareja, casados o no, y sabe que ya no se aman. Uno los escucha hablar y se da cuenta de que no se animan a disolver su pareja y a armar otra nueva porque ya han dado por perdido el amor. Y han dado por perdido el amor…

Amar: dar lo que no se tiene a quien no es.

“Amar es dar lo que no se tiene, a quien no es”-Apotegma añejado por Jacques Lacan que a veces no se entiende. Si bien lo hemos dicho muchas veces en esta Blog (siempre que hablamos de Narcisismo, por ejemplo) merece ser abordado una vez más, ya que de esto se trata todo el secreto donde radica “la solución, doctor?” de todo conflicto entre dos sujetos que hablan.
Suena categórico y hasta paradigmático: es que lo es. Si creemos que la letra con sangre no entra (a diferencia de muchos -incluso políticos del Primer Mundo del Capitalismo- que piensan que al fuego hay que responderle con fuego) y si creemos que –aunque suene romanticón o naif- el amor es la única cura posible para la neurosis (que no tiene cura); entonces es claro que suene un apotegma riguroso.
El adagio de esa singular frase se debe descomponer así:
1)Amar es dar.  Es decir: entregar, ceder.  ¿Qué cosa? 2)Lo que no se tiene. Es decir: la falta. Es decir: lo que Lacan bautizó como el objeto-a: un objeto que no existe porque…

Seguidores