Ir al contenido principal

La Familia Argentina

.
..
.

.
CARLOS: …Cuando vos me conociste, yo ya había aprendido a simular, es la primera materia… Me hacía el duro, el solitario, el que estaba en la suya, el que pensaba… En esa época daba prestigio mostrar que uno se sobreponía, que no negaba ni afirmaba, porque estaba pensando. Y nada: nada de nada. Cuando vos apareciste en mi vida, y yo en la tuya, nos armamos… -vas a creer que nunca te quise y no es cierto-… pero nos armamos un buen sistema de supervivencia… No te creas que yo era infeliz… Para nada, en muchos momentos fui feliz… Nos cuidábamos, nos dábamos los gustos, nos comprábamos cosas todo el tiempo. Nos gustaba lo mismo… Eso no está bien ni bien ni mal, pero siempre es mejor… Demostrábamos que habíamos aprendiendo algo de la vida, que nos sobreponíamos gracias a la pareja…

LAURA: Estás describiendo a dos idiotas. Un arquitecta divorciada y con una nena, que son idiotas, y un psicoanalista divorciado y con un hijo, que son dos idiotas. Una pareja de idiotas que arma una nueva familia de idiotas.

CARLOS: No, de idiotas, no. Para nada. Éramos gente ¿qué íbamos a hacer? Educamos a los chicos, hicimos una casa, yo escribí libros. Tan, tan idiotas no éramos. Y te digo la verdad, no me aburría. Pero yo, a mi, no me gustaba más. A vos te iba “bien”, porque a vos siempre te fue bien, ganábamos bien, nos peleábamos, yo dejaba de fumar y después volvía a fumar, te engañaba, seguramente vos me engañabas a mi –para equilibrar-, pero nos queríamos. Cambiábamos el coche cada dos años, en fin, la vida.
(…)
No podés zafar, nadie puede. Yo no podía, por lo menos. No sos nadie, te disolvés, no sos nadie.
(…)
Así, años y años. Cuando creía que se me ocurría algo para ir tirando era porque ya estaba de moda y no me había dado cuenta. Un día estaba sólo en el consultorio, después de atender, y me tiré en el diván. Se me ocurrió masturbarme y ¿sabés lo que pasó? No podía pensar en nadie. Empecé a recorrer novias, mujeres de conocidos, caras vistas por la calle, vecinas, fotos, pacientes y nada. Parecía un gaucho peleando en la niebla con la pija en lugar de cuchillo y sin poder ensartar a nadie.
Pensé que era el diván que se había cargado de un karma de ocultamiento… Así que me senté en mi sillón y tampoco. Probé en el baño, fui recorriendo todos los ambientes, incluso la cocina, hasta que tuve que dejar porque me dolía la muñeca. Ese día, cuando volví a casa, tomamos un whisky y después hicimos el amor. Cojimos. Pero fue lo mismo que cuando estuve sólo en el consultorio, pajeándome como si me hiciera respiración artificial. Pensé “ahora estoy listo…”

LAURA: Me lo hubieras dicho.

CARLOS: ¿Qué te podía decir? ¿Vos no te dabas cuenta? Me pasaba al lado tuyo. Dormíamos todos los días en la misma cama ¿qué más querés?

LAURA: A mi no me pasaba. No puedo saber lo que te pasa a vos adentro.

CARLOS: Sos poco exigente.

LAURA: Te quería.

CARLOS: Yo también te quería ¿pero eso que tiene que ver? Te quería y me estaba muriendo delante tuyo mientras vos me diseñabas la mortaja.


Alberto Ure
La Familia Argentina
Ediciones Leviatán, Bs.As., 2011

La obra se presenta en Buenos Aires
en el Centro Cultural de la Cooperación
Floreal Gorini, con dirección de Cristina Banegas.

ARTE: Victoria Vanni / Julianas Ilustradas
.

Entradas populares de este blog

Amar: dar lo que no se tiene a quien no es.

“Amar es dar lo que no se tiene, a quien no es”-Apotegma añejado por Jacques Lacan que a veces no se entiende. Si bien lo hemos dicho muchas veces en esta Blog (siempre que hablamos de Narcisismo, por ejemplo) merece ser abordado una vez más, ya que de esto se trata todo el secreto donde radica “la solución, doctor?” de todo conflicto entre dos sujetos que hablan.
Suena categórico y hasta paradigmático: es que lo es. Si creemos que la letra con sangre no entra (a diferencia de muchos -incluso políticos del Primer Mundo del Capitalismo- que piensan que al fuego hay que responderle con fuego) y si creemos que –aunque suene romanticón o naif- el amor es la única cura posible para la neurosis (que no tiene cura); entonces es claro que suene un apotegma riguroso.
El adagio de esa singular frase se debe descomponer así:
1)Amar es dar.  Es decir: entregar, ceder.  ¿Qué cosa? 2)Lo que no se tiene. Es decir: la falta. Es decir: lo que Lacan bautizó como el objeto-a: un objeto que no existe porque…

Sartre / El Salto del Sujeto.

Nietzsche sabía que la esperanza es la mayor causa de la infelicidad. El Buda –a diferencia de la máxima Cristiana: “Espera el mañana, allí vivirás un mundo mejor”-  también promulgó el mismo apotegma Nietzschiano: “Abandona la esperanza, abandona el deseo, y entonces vivirás el aquí y ahora.”  Jacques Lacan identificó a la esperanza como “las mañanas que cantan” y dijo haber tenido noticia de cómo en su nombre muchos sujetos se dirigían al suicidio. La cuestión es que la esperanza –y su padre: el deseo- es un problema del sujeto inmerso en el lenguaje. El problema es del lenguaje. Gracias al lenguaje amamos, deseamos, tenemos esperanza; pero sólo por el lenguaje –y a diferencia del animal- somos esclavos de ello mismo. Es decir: no tenemos un deseo; el deseo nos tiene. Hay un deseo al que se le supone un Sujeto. El Sujeto está atrapado –dominado- por el deseo que lo constituyó como tal.
En estos tiempos donde nos venden buzones de todos los colores -buzones que hemos comprado desde la…

la pèrdida en el horizonte

- - - - ¿Se acuerda de aquel libro de Vinicius de Moraes, Para vivir un gran amor? ¿Qué necesita uno para vivir un gran amor?
.
—Lo primero es animarse a correr el riesgo. Lo que yo observo en el consultorio, como una de las grandes barreras para el amor, es el temor de la mayoría de los humanos a correr el riesgo de la pérdida. Toda relación de amor presupone que alguno de los dos va a perder al otro. El otro puede morir o dejar de querernos. No hay ningún amor que no tenga en el horizonte la pérdida. Y hay que animarse a tolerar esa posibilidad. Mucha gente, porque no se anima a perder, vive perdiendo. Quiero decir: dan por perdido el amor antes de haberlo vivido. Eso es mucho más relevante, numéricamente, de lo que se supone. Inclusive, hay mucha gente a la que usted ve en pareja, casados o no, y sabe que ya no se aman. Uno los escucha hablar y se da cuenta de que no se animan a disolver su pareja y a armar otra nueva porque ya han dado por perdido el amor. Y han dado por perdido el amor…

Seguidores