Ir al contenido principal

Adicciones: Psicoanálisis e Instituciones.


Los invito a ver y a escuchar esta presentación sobre Adicciones.
Nos llega de la mano de dos colegas que -no puedo esconder cierto orgullo Paternal- vienen trabajando desde hace mucho tiempo en Grupos que tengo el honor de coordinar.
En este material se encontraran temas puntuales sobre el Goce y el Deseo y su engarce al Lenguaje que nos pre-existe; en un marco donde la Adicción es la temática protagónica.

Matías Spera y Maximiliano Sandoval tuvieron la idea de plantear la problemática abordando –desde su presunta etimología: “¿Quién dijo que el adicto no habla?”- el título mismo que define al Psicoanálisis: ¿qué quiere decir hablar? Conectando más bien el histórico vocablo con la “esclavitud” harto más que con el sujeto sin palabras. Y dando una vuelta –a partir de aquí- por el Goce que atornilla al neurótico con su objeto-falta. Pasando –a la vez- por la cuestión de Alienación/Separación en donde el Sujeto encuentra un Significante que lo represente y que sin la presencia de un Analista no puede nunca entender qué significa más que recurriendo al lenguaje de diccionario (médico, instituido: ayer adicto, hoy recuperado); de allí que nuestro Maestro Jacques Lacan haya expresado alguna vez: “Nadie puede saber qué dice, excepto que lo diga frente a un Analista”.

Y esto último nos lleva también a pensar el tan conflictivo tema de la Institución que trabaja con "adictos" y, a la vez, la cuestión no menos problemática de las Psicoterapias que sólo tienen en cuenta la parcialidad del Yo, consejos y menesteres mediante, y en donde la nosografía diagnóstica no es menos rotulante y  clasificatoria de la Globalización maníaca de Manuales de Psiquiatría, sino también un modo de abolir al Sujeto y de pensar lo Inconsciente como un mal que debe ser abortado o al menos ignorado: prácticas conductuales donde el valor del psicólogo o psiquiatra Amo domina por sobre la Palabra del pa(de)ciente.

Siempre es necesario seguir trabajando estas cuestiones como otras que -ya en el epílogo casi de la Charla- los colegas perfilan: la cuestión del Sujeto en la Psicosis y el deseo en la Psicosis; controversias que aún -lamentablemente- se escuchan: "el psicótico no tiene deseo, no ama, etc." Y se escuchan de Titulares de Cátedras y directores de Posgrados en Universidades Estatales y Privadas. Ecolalia que se repite en la formación de colegas en los Hospitales de todo el país. Hecho no sólo lamentable por su característica banal sino técnica y teóricamente incompatible con la obra de Lacan de quien estos otros colegas dicen sostener su enseñanza. Voy a reiterar algo que también nos lo recuerda Matías y Maximiliano en esta Charla: si el psicótico no estuviese tomado por el deseo, directamente estaría por fuera del Lenguaje, es decir: de la Estructura.

Ojalá lo disfruten y podamos seguir pensando estas cuestiones clínicas. MAP II/18

La primera parte –a modo de tráiler- la encontramos acá: https://www.youtube.com/watch?v=37FGW3bm73I
Y aquí va el video central:



Artes Visuales:
Fernando Falcone
Solamente una mas, 2006

Entradas populares de este blog

Sartre / El Salto del Sujeto.

Nietzsche sabía que la esperanza es la mayor causa de la infelicidad. El Buda –a diferencia de la máxima Cristiana: “Espera el mañana, allí vivirás un mundo mejor”-  también promulgó el mismo apotegma Nietzschiano: “Abandona la esperanza, abandona el deseo, y entonces vivirás el aquí y ahora.”  Jacques Lacan identificó a la esperanza como “las mañanas que cantan” y dijo haber tenido noticia de cómo en su nombre muchos sujetos se dirigían al suicidio. La cuestión es que la esperanza –y su padre: el deseo- es un problema del sujeto inmerso en el lenguaje. El problema es del lenguaje. Gracias al lenguaje amamos, deseamos, tenemos esperanza; pero sólo por el lenguaje –y a diferencia del animal- somos esclavos de ello mismo. Es decir: no tenemos un deseo; el deseo nos tiene. Hay un deseo al que se le supone un Sujeto. El Sujeto está atrapado –dominado- por el deseo que lo constituyó como tal.
En estos tiempos donde nos venden buzones de todos los colores -buzones que hemos comprado desde la…

la pèrdida en el horizonte

- - - - ¿Se acuerda de aquel libro de Vinicius de Moraes, Para vivir un gran amor? ¿Qué necesita uno para vivir un gran amor?
.
—Lo primero es animarse a correr el riesgo. Lo que yo observo en el consultorio, como una de las grandes barreras para el amor, es el temor de la mayoría de los humanos a correr el riesgo de la pérdida. Toda relación de amor presupone que alguno de los dos va a perder al otro. El otro puede morir o dejar de querernos. No hay ningún amor que no tenga en el horizonte la pérdida. Y hay que animarse a tolerar esa posibilidad. Mucha gente, porque no se anima a perder, vive perdiendo. Quiero decir: dan por perdido el amor antes de haberlo vivido. Eso es mucho más relevante, numéricamente, de lo que se supone. Inclusive, hay mucha gente a la que usted ve en pareja, casados o no, y sabe que ya no se aman. Uno los escucha hablar y se da cuenta de que no se animan a disolver su pareja y a armar otra nueva porque ya han dado por perdido el amor. Y han dado por perdido el amor…

Amar: dar lo que no se tiene a quien no es.

“Amar es dar lo que no se tiene, a quien no es”-Apotegma añejado por Jacques Lacan que a veces no se entiende. Si bien lo hemos dicho muchas veces en esta Blog (siempre que hablamos de Narcisismo, por ejemplo) merece ser abordado una vez más, ya que de esto se trata todo el secreto donde radica “la solución, doctor?” de todo conflicto entre dos sujetos que hablan.
Suena categórico y hasta paradigmático: es que lo es. Si creemos que la letra con sangre no entra (a diferencia de muchos -incluso políticos del Primer Mundo del Capitalismo- que piensan que al fuego hay que responderle con fuego) y si creemos que –aunque suene romanticón o naif- el amor es la única cura posible para la neurosis (que no tiene cura); entonces es claro que suene un apotegma riguroso.
El adagio de esa singular frase se debe descomponer así:
1)Amar es dar.  Es decir: entregar, ceder.  ¿Qué cosa? 2)Lo que no se tiene. Es decir: la falta. Es decir: lo que Lacan bautizó como el objeto-a: un objeto que no existe porque…

Seguidores