Ir al contenido principal

Perversiones del Sistema Neoliberal: Una Mirada Clínica.


En el campo de los saberes, los científicos de la salud, la sociedad y la conducta; psiquiatras, neurólogos, médicos, pedagogos y sociólogos, se afanan en buscar y establecer las etiquetas que permiten ordenar y clasificar los más recientes síntomas, con el propósito de calificar y descalificar, estadísticamente, a quienes los padecen desde su propia incapacidad de adaptación, su resiliencia en crisis, o su propio trastorno intelectual o emocional; el mal, se les hará decir y argumentar a estos profesionistas, son los sujetos y no la patológica estructura que los produce en serie. De esta forma las resistencias y las oposiciones a las inhumanas y antisociales políticas gubernamentales también encuentran clasificación y tratamiento; oponerse a la lógica económicopolítico-ideológica de la sociedad de los mercados, es mostrar perturbación o conflicto con la economía globalizada, que ofrece como ideal a los consumidores posmodernos, consumirse consumiendo en los mercados, en-drogados y endeudados.

“La deuda, tanto privada como pública, parece representar hoy una gran preocupación para los «dirigentes» económicos y políticos. Lejos de ser una amenaza para la economía capitalista, anida en el corazón mismo del proyecto neoliberal; la deuda es, ante todo, una construcción política, y el vínculo entre acreedor y deudor es la relación social fundamental de nuestras sociedades, una técnica securitaria de gobierno y control de las subjetividades individuales y colectivas. Cada vez somos más deudores del Estado, de los seguros privados y, en general, de las empresas, y para respetar nuestros compromisos se nos incita a ser los «empresarios» de nuestra vida, de nuestro «capital humano». De ese modo se reconfigura y se desquicia todo nuestro horizonte material, mental y afectivo. ¿Cómo escapar a la condición neoliberal del hombre endeudado? Sin una salida simplemente técnica, económica o financiera, debemos poner radicalmente en tela de juicio la relación social fundamental que estructura el capitalismo: el sistema de la deuda.” (1)

Para quien haya cerrado su espíritu y comprensión a esta perspectiva, han de serle enteramente extraños e ininteligibles los grandes problemas que en el psiquismo humano está gestado nuestro tiempo y, con ello, en la estructuración de los lazos sociales. Los señores en el poder han olvidado que la industria y la economía de mercado no son fines en sí mismos, sino medio para asegurar a los pueblos y las naciones su subsistencia material, el progreso y desarrollo que asegure y consolide los beneficios, radicalmente humanos, de una más alta cultura. Donde la economía de los mercados es todo, y los pueblos nada, comienza el dominio de un despiadado despotismo económico, que no es menos desastroso en sus efectos que un despotismo político cualquiera.

Ambos despotismos, económico-político, se fortalecen mutuamente y son alimentados por la misma fuente. La dictadura económica de los monopolios y la dictadura política de los Estados deshumanizados, se alimentan de los mismos propósitos antisociales; sus directores procuran subordinar la diversidad de expresiones de la vida de los sujetos, y de la sociedad, a un modelo de producción y consumo unidimensional, globalizado, y constreñir la vida de los seres humanos a las más diversas formas de interés y utilidad rentables, a manera de mercancías. Mientras carezcamos de valor, como sujetos y como sociedad, para oponernos a esta dirección que nos esta llevando, irremediablemente, a agudizar la profunda catástrofe social; los derechos de los ciudadanos, legalmente garantizados, perderán su más profunda humana significación, y la confrontación brutal, entre unos y otros, como consecuencia y síntoma de la más aguda pérdida de credibilidad en todo y todos, hará implosión y saltará a la vista.

Necesario decir que el desempleo, la inseguridad laboral, la pérdida de identidad, y la incertidumbre generalizada, ante el desmedido avance de lo inmundo, generan angustia a la manera del más profundo desasosiego e inestabilidad emocional. Para Freud: “Cuando no hay una disposición particular que prescriba imperiosamente la orientación de los intereses vitales, el trabajo profesional ordinario, accesible a cualquier persona, puede ocupar el sitio que le indica el sabio consejo de Voltaire. En el marco de un panorama sucinto no se puede apreciar de manera satisfactoria el valor del trabajo para la economía libidinal. Ninguna otra técnica de conducción de la vida liga al individuo tan firmemente a la realidad como la insistencia en el trabajo, que al menos lo inserta en forma segura en un fragmento de la realidad, a saber, la comunidad humana. La posibilidad de desplazar sobre el trabajo profesional, y sobre los vínculos humanos que con él se enlazan, una considerable medida de los componentes libidinosos, narcisistas, agresivos y hasta eróticos le confiere un valor que no le va en zaga a su carácter indispensable para afianzar y justificar la vida en sociedad.” (2)

Ciertamente el trabajo debiera ser algo parecido a un punto de partida y de retorno productor de bienestar y seguridad social; radicalmente diferente a la persecutoria pesadilla en la que ha sido convertido por los megavoraces señores que administran el poder y el Capital. El sistemático atraco de los derechos laborales y sociales, históricamente conseguidos a través de la lucha sindical organizada, toda vez que el sindicalismo y las organizaciones políticas han sido cooptadas y desmovilizadas, no puede tener otro nombre que no sea el de genocidio gradual. El goce que produce la explotación y el exterminio del otro, en quienes hoy regulan e imponen las condiciones laborales, hace ver el sadismo en el que está fundada la sociedad de los mercados. El sujeto de la producción, antes temido como sujeto histórico, ha sido colocado, tal como los objetos al momento de producirlos, en función de su fecha de caducidad, en el lugar del deshecho.

(…)

La carencia de límites que tan claramente se hace patente en niños y jóvenes, acusados de padecer el Trastorno de Déficit de Atención, solamente es una de las manifestaciones más visibles del entallamiento de los límites de toda mesura y racionalidad que distingue la lógica que funda la sociedad de los mercados y las ilimitadas operaciones de corrupción realizadas sin ningún escrúpulo por quienes debieran gobernar en beneficio de las mayorías. Sin la menor idea de lo que está empezando, las instituciones educativas no advierten, y poco o nada quieren saber, de las insuficiencias estructurales en la constitución subjetiva de sus educandos, manifiestas a través de la carencia de límites y de principio de realidad; eso que se nombra el TDA –trastorno de déficit de atención- y los síntomas que lo caracterizan, dejan ver lo que no alcanza a taponar el medicamento, es decir, las fallas a nivel de la estructura psíquica. Ahí donde el padre y la madre, sacados de lugar en función de las exigencias de la sociedad de los mercados, y sin suplencia, no ejercen su función y nada o poco les queda hacer para anudar a sus infantes a los tres registros, algo en ellos se suspende y se muestra inconcluso.

Jesús Nava Ranero
Neoliberalismo, Perversión Institucional y Trastorno de Déficit de Atención.
Extracto, Publicado en:
Errancia... La Palabra Inconclusa.
Revista de Psicoanálisis, Teoría Crítica y Cultura.
Número 15 / 2017
Universidad Nacional Autónoma de México.

Artes Visuales:
Otto Dix
[ Gera, 1891 / Singen, 1969 ]

Ref.:
1 Fragmento extraído de la reseña realizada por Fumero Mauricio Renato, al libro de Lazarato Mauricio La fábrica del hombre endeudado. Ensayo sobre la condición neoliberal Buenos Aires-Madrid, 2013, Ed. Amorrortu
2 Freud, Sigmund; El malestar en la cultura; obras completas tomo XXI, Argentina, Ed. Amorrortu, pág. 80.

Entradas populares de este blog

Amar: dar lo que no se tiene a quien no es.

“Amar es dar lo que no se tiene, a quien no es”-Apotegma añejado por Jacques Lacan que a veces no se entiende. Si bien lo hemos dicho muchas veces en esta Blog (siempre que hablamos de Narcisismo, por ejemplo) merece ser abordado una vez más, ya que de esto se trata todo el secreto donde radica “la solución, doctor?” de todo conflicto entre dos sujetos que hablan.
Suena categórico y hasta paradigmático: es que lo es. Si creemos que la letra con sangre no entra (a diferencia de muchos -incluso políticos del Primer Mundo del Capitalismo- que piensan que al fuego hay que responderle con fuego) y si creemos que –aunque suene romanticón o naif- el amor es la única cura posible para la neurosis (que no tiene cura); entonces es claro que suene un apotegma riguroso.
El adagio de esa singular frase se debe descomponer así:
1)Amar es dar.  Es decir: entregar, ceder.  ¿Qué cosa? 2)Lo que no se tiene. Es decir: la falta. Es decir: lo que Lacan bautizó como el objeto-a: un objeto que no existe porque…

Sartre / El Salto del Sujeto.

Nietzsche sabía que la esperanza es la mayor causa de la infelicidad. El Buda –a diferencia de la máxima Cristiana: “Espera el mañana, allí vivirás un mundo mejor”-  también promulgó el mismo apotegma Nietzschiano: “Abandona la esperanza, abandona el deseo, y entonces vivirás el aquí y ahora.”  Jacques Lacan identificó a la esperanza como “las mañanas que cantan” y dijo haber tenido noticia de cómo en su nombre muchos sujetos se dirigían al suicidio. La cuestión es que la esperanza –y su padre: el deseo- es un problema del sujeto inmerso en el lenguaje. El problema es del lenguaje. Gracias al lenguaje amamos, deseamos, tenemos esperanza; pero sólo por el lenguaje –y a diferencia del animal- somos esclavos de ello mismo. Es decir: no tenemos un deseo; el deseo nos tiene. Hay un deseo al que se le supone un Sujeto. El Sujeto está atrapado –dominado- por el deseo que lo constituyó como tal.
En estos tiempos donde nos venden buzones de todos los colores -buzones que hemos comprado desde la…

la pèrdida en el horizonte

- - - - ¿Se acuerda de aquel libro de Vinicius de Moraes, Para vivir un gran amor? ¿Qué necesita uno para vivir un gran amor?
.
—Lo primero es animarse a correr el riesgo. Lo que yo observo en el consultorio, como una de las grandes barreras para el amor, es el temor de la mayoría de los humanos a correr el riesgo de la pérdida. Toda relación de amor presupone que alguno de los dos va a perder al otro. El otro puede morir o dejar de querernos. No hay ningún amor que no tenga en el horizonte la pérdida. Y hay que animarse a tolerar esa posibilidad. Mucha gente, porque no se anima a perder, vive perdiendo. Quiero decir: dan por perdido el amor antes de haberlo vivido. Eso es mucho más relevante, numéricamente, de lo que se supone. Inclusive, hay mucha gente a la que usted ve en pareja, casados o no, y sabe que ya no se aman. Uno los escucha hablar y se da cuenta de que no se animan a disolver su pareja y a armar otra nueva porque ya han dado por perdido el amor. Y han dado por perdido el amor…

Seguidores