Ir al contenido principal

Lacan, el Significante, LaLengua.


Hola Marcelo. (…) Le quería consultar con respecto al post/ blog sobre J. M. Martínez, donde usted dice –y ratifica- sus palabras. Me podría dar algún otro ejemplo que no sea el que ya nombró. Me cuesta entenderlo. Gracias, disculpe, recién estoy empezando a formarme como analista. Graciela S. /  MVD



Hola Graciela, cómo estás? Gracias por tus palabras y sí, podemos dar un ejemplo de cada sesión de cada analizante, hay cientos. Se me ocurre ahora uno de esta semana: la analizante cuenta un sueño. No muy extenso; trae pocas frases del sueño. Rescato un solo significante que me llama la atención. Otro analista podría haber rescatado otra cosa. La analizante habla de su abuela –ya muerta hace dos años- y dice entre otras cosas que su abuela “…está apoyada en una madera…”- Llama la atención no sólo que esté apoyada sino –sobre todo- en la “madera”. Podría haber sido mármol, o estaño, o yeso, o ladrillos; pero no: es madera. Entonces señalizo: “Madera me suena a Madre era, era Madre… su anagrama.”- La analizante entonces comienza a llorar. Es decir: hemos apuntado al núcleo de su Ser: su angustia. Y donde hay angustia, hay deseo. Para ella su abuela era como su madre. Y hoy -claro- extraña lo que ella (el sujeto-analizante) era para su abuela: ahora que está muerta, ella también ha muerto un poco... Típico de los duelos amorosos: uno no extraña a la amante / el amante;  sino lo que uno era con ese partenaire. Entonces la analizante comienza, por primera vez en 4 años de análisis, a hablar de cómo su madre nunca la sostuvo (“apoyada en…”) como su fantasma hubiera querido que sea el vínculo madre/hija. Y de allí saltamos a su potencial maternidad que ella misma viene trabajando desde hace tiempo.

Doy otro ejemplo de la misma semana. Tiene que ver siempre de cómo:
   a) Lo inconsciente está estructurado como un lenguaje.
   b) El significante lo elige el analista.
   c) El sujeto surge en análisis a partir de LaLengua de cada analizante.


Obvio el perfil del analizante, voy directo al enigma. Dice en sesión. “¿Sabés que cuando me agarró la urticaria en los huevos, ese sarpullido de hace meses que te conté, fue cuando en realidad me tomé esos días que yo te dije que era ponerme el chip de las vacaciones?”- “No me digas…”- le digo. Se ríe y dice: “Vos me querés decir con ese tonito que el sarpullido fue por culpa, por dejar de trabajar?”- “¿Dónde lo tuviste, decilo otra vez…”- Y entonces riéndose locamente enuncia: “¡Claro, en los huevos! Por rascarme los huevos!”- 

Como se ve –y como dice Jacques Lacan en “Posición de lo Inconsciente” (Bonneval, 1960) –texto que casualmente estamos trabajando en uno de los Grupos-: “El efecto de lenguaje, es la causa introducida en el sujeto. Por este efecto él no es causa de sí mismo, lleva en sí el gusano de la causa que lo hiende. Pues su causa, es el significante sin el cual no habría ningún sujeto en lo real. Pero este sujeto, es lo que el significante re-presenta, y no podría representar nada sino para otro significante: al cual se reduce en consecuencia el sujeto que escucha.” 

Y más adelante agrega: “Un sujeto no se impone en él más que en tanto haya en ese mundo significantes que no quieren decir nada y que deben ser descifrados.” Y finalmente: El registro del significante se instituye por el hecho de que un significante representa un sujeto para otro significante. Es la estructura, sueño, lapsus y chiste, de todas las formaciones del inconsciente. Y es también la que explica la división originaria del sujeto. El significante produciéndose en el lugar del Otro no todavía localizado, hace surgir allí el sujeto del ser que no tiene todavía la palabra, pero esto es al precio de coagularlo.”  

En resumen: Un Significante (S2) = “Madera” representa a un Sujeto (el analizante que lo enuncia) para otro Significante (S1) = “Madre era”. Con la aclaración necesaria que el Sujeto emerge en función del S2 que lee el Analista para ir desde ese campo operativo hacia el S1. Es decir, hacia (a): único invento de Lacan. Objeto causa del deseo del Sujeto.  Cordiales Saludos, MAP -Julio, 2017-

ARTES VISUALES:
Richard Diebenkorn
[ Oregón, 1922 / Berkeley, 1993 ]

Entradas populares de este blog

Amar: dar lo que no se tiene a quien no es.

“Amar es dar lo que no se tiene, a quien no es”-Apotegma añejado por Jacques Lacan que a veces no se entiende. Si bien lo hemos dicho muchas veces en esta Blog (siempre que hablamos de Narcisismo, por ejemplo) merece ser abordado una vez más, ya que de esto se trata todo el secreto donde radica “la solución, doctor?” de todo conflicto entre dos sujetos que hablan.
Suena categórico y hasta paradigmático: es que lo es. Si creemos que la letra con sangre no entra (a diferencia de muchos -incluso políticos del Primer Mundo del Capitalismo- que piensan que al fuego hay que responderle con fuego) y si creemos que –aunque suene romanticón o naif- el amor es la única cura posible para la neurosis (que no tiene cura); entonces es claro que suene un apotegma riguroso.
El adagio de esa singular frase se debe descomponer así:
1)Amar es dar.  Es decir: entregar, ceder.  ¿Qué cosa? 2)Lo que no se tiene. Es decir: la falta. Es decir: lo que Lacan bautizó como el objeto-a: un objeto que no existe porque…

Sartre / El Salto del Sujeto.

Nietzsche sabía que la esperanza es la mayor causa de la infelicidad. El Buda –a diferencia de la máxima Cristiana: “Espera el mañana, allí vivirás un mundo mejor”-  también promulgó el mismo apotegma Nietzschiano: “Abandona la esperanza, abandona el deseo, y entonces vivirás el aquí y ahora.”  Jacques Lacan identificó a la esperanza como “las mañanas que cantan” y dijo haber tenido noticia de cómo en su nombre muchos sujetos se dirigían al suicidio. La cuestión es que la esperanza –y su padre: el deseo- es un problema del sujeto inmerso en el lenguaje. El problema es del lenguaje. Gracias al lenguaje amamos, deseamos, tenemos esperanza; pero sólo por el lenguaje –y a diferencia del animal- somos esclavos de ello mismo. Es decir: no tenemos un deseo; el deseo nos tiene. Hay un deseo al que se le supone un Sujeto. El Sujeto está atrapado –dominado- por el deseo que lo constituyó como tal.
En estos tiempos donde nos venden buzones de todos los colores -buzones que hemos comprado desde la…

la pèrdida en el horizonte

- - - - ¿Se acuerda de aquel libro de Vinicius de Moraes, Para vivir un gran amor? ¿Qué necesita uno para vivir un gran amor?
.
—Lo primero es animarse a correr el riesgo. Lo que yo observo en el consultorio, como una de las grandes barreras para el amor, es el temor de la mayoría de los humanos a correr el riesgo de la pérdida. Toda relación de amor presupone que alguno de los dos va a perder al otro. El otro puede morir o dejar de querernos. No hay ningún amor que no tenga en el horizonte la pérdida. Y hay que animarse a tolerar esa posibilidad. Mucha gente, porque no se anima a perder, vive perdiendo. Quiero decir: dan por perdido el amor antes de haberlo vivido. Eso es mucho más relevante, numéricamente, de lo que se supone. Inclusive, hay mucha gente a la que usted ve en pareja, casados o no, y sabe que ya no se aman. Uno los escucha hablar y se da cuenta de que no se animan a disolver su pareja y a armar otra nueva porque ya han dado por perdido el amor. Y han dado por perdido el amor…

Seguidores