Ir al contenido principal

Addenda Post "Maestros y Creídos"







Marcelo: (...) Tus palabras suelen ser a menudo una refrescante brisa entre tanta palabra soez que escucho día a día de tanto "profesional" y hacen ebullición en mi tan complicado sentir. (...) Qué curioso como siendo que nuestros países están tan próximos, el paradigma frente a una praxis es tan distinto, y aunque no solo me refiero al psicoanálisis, si no al arte, a la forma de leer al hombre, o incluso en cosas tan cotidianas como en la forma que comemos, que repercute, obviamente, en cómo hacer las cosas. Imagina que de las cosas que escucho en el colegio donde laburo, por ejemplo de los alumnos, tales como, que el VIH  es una enfermedad de homosexuales, o de profesores que enuncian que la terapia es solo para los locos, o psicólogos que creen que si un niño se para a jugar -porque la profesora es peor que un zombie para hacer su clase-  el niño esta enfermo y hay que drogarlo para que este tan zombie como la profesora. Bue.... son cosas que tu ya sabes, pero que aun mi capacidad de asombro me hace mirar estas cuestiones y discernir lo fuerte que son. Desde cuando los supuestos "licenciados" en lo que sea se transformaron en una amenaza para la salud, en agentes patológicos. Soy bicho raro, al desesperarme como espectador de tanta basura constituyente. En fin, nuevamente, te agradezco. Espero vernos pronto.  Te mando un abrazo. David, Chile.




Querido Marcelo: (…) Bueno acabo de leer tu última publicación, la de Nasio y me ha hecho pensar varias cosas. La primera que apareció es cuando dices que “el pianista tocaba con la mano” yo creo haberlo no solo entendido, sino algo quizá más importante, sentido. Y esta analogía que haces con los psicoanalistas que dan clases con la cabeza, yo siempre comento con amigos que también tocan sobre esos bateristas, porque yo toco batería, que tocan pero no se mueven. Yo me pregunto cómo es posible que toque el instrumento que pone el ritmo, marca el tiempo etc. Y no seas capaz de moverte. Después también pensé en “eso también es ejercer una maestría” y pensándolo lo bien, está muy mal dicho que al título de pos-grado le llamen maestría, puesto que no todos los que la estudian son unos maestros, lo más importante, antes que ese cartón que muchos sueñan obtener pagando chorros de dinero, es tener discípulos a los cuales los haya marcado esa palabra que atraviesa el SER. Finalmente está eso de la falta, donde ambos crecen y se nutren de esa relación, esa falta que le permite ser algo más que solo un discípulo, porque creo que  verdadero maestro no pretende tener discípulos para siempre, sino que salgan y creen algo propio. (...)
Te mando un fuerte abrazo. Enzo, Tacna. Perú.

ARTE:
William Turner
[ Londres 1775-1851 ]

Entradas populares de este blog

Amar: dar lo que no se tiene a quien no es.

“Amar es dar lo que no se tiene, a quien no es”-Apotegma añejado por Jacques Lacan que a veces no se entiende. Si bien lo hemos dicho muchas veces en esta Blog (siempre que hablamos de Narcisismo, por ejemplo) merece ser abordado una vez más, ya que de esto se trata todo el secreto donde radica “la solución, doctor?” de todo conflicto entre dos sujetos que hablan.
Suena categórico y hasta paradigmático: es que lo es. Si creemos que la letra con sangre no entra (a diferencia de muchos -incluso políticos del Primer Mundo del Capitalismo- que piensan que al fuego hay que responderle con fuego) y si creemos que –aunque suene romanticón o naif- el amor es la única cura posible para la neurosis (que no tiene cura); entonces es claro que suene un apotegma riguroso.
El adagio de esa singular frase se debe descomponer así:
1)Amar es dar.  Es decir: entregar, ceder.  ¿Qué cosa? 2)Lo que no se tiene. Es decir: la falta. Es decir: lo que Lacan bautizó como el objeto-a: un objeto que no existe porque…

Sartre / El Salto del Sujeto.

Nietzsche sabía que la esperanza es la mayor causa de la infelicidad. El Buda –a diferencia de la máxima Cristiana: “Espera el mañana, allí vivirás un mundo mejor”-  también promulgó el mismo apotegma Nietzschiano: “Abandona la esperanza, abandona el deseo, y entonces vivirás el aquí y ahora.”  Jacques Lacan identificó a la esperanza como “las mañanas que cantan” y dijo haber tenido noticia de cómo en su nombre muchos sujetos se dirigían al suicidio. La cuestión es que la esperanza –y su padre: el deseo- es un problema del sujeto inmerso en el lenguaje. El problema es del lenguaje. Gracias al lenguaje amamos, deseamos, tenemos esperanza; pero sólo por el lenguaje –y a diferencia del animal- somos esclavos de ello mismo. Es decir: no tenemos un deseo; el deseo nos tiene. Hay un deseo al que se le supone un Sujeto. El Sujeto está atrapado –dominado- por el deseo que lo constituyó como tal.
En estos tiempos donde nos venden buzones de todos los colores -buzones que hemos comprado desde la…

la pèrdida en el horizonte

- - - - ¿Se acuerda de aquel libro de Vinicius de Moraes, Para vivir un gran amor? ¿Qué necesita uno para vivir un gran amor?
.
—Lo primero es animarse a correr el riesgo. Lo que yo observo en el consultorio, como una de las grandes barreras para el amor, es el temor de la mayoría de los humanos a correr el riesgo de la pérdida. Toda relación de amor presupone que alguno de los dos va a perder al otro. El otro puede morir o dejar de querernos. No hay ningún amor que no tenga en el horizonte la pérdida. Y hay que animarse a tolerar esa posibilidad. Mucha gente, porque no se anima a perder, vive perdiendo. Quiero decir: dan por perdido el amor antes de haberlo vivido. Eso es mucho más relevante, numéricamente, de lo que se supone. Inclusive, hay mucha gente a la que usted ve en pareja, casados o no, y sabe que ya no se aman. Uno los escucha hablar y se da cuenta de que no se animan a disolver su pareja y a armar otra nueva porque ya han dado por perdido el amor. Y han dado por perdido el amor…

Seguidores