Ir al contenido principal

Jauretche / El goce social.








La clase media cuando esta mal vota bien
Y cuando está bien vota mal.
Arturo Jauretche
[ Lincoln, 1901 / Buenos Aires, 1974 ]

Es cierto que nadie vota "bien" o "mal". Votamos por las pasiones que nos constituyen e instituyen. Votamos por ideologías, por odios y amores, por rencores, por esperanzas. Pero me parece oportuna la frase de Jauretche, más allá del significante "bien" que -como todo significante- se opone a "mal". Me parece oportuna porque -particularmente- no deja de sorprenderme que sea un cierto porcentaje de la clase-media quienes hayan votado una política de Empresas, de destrucción de un Modelo Social, de desprecio, indiferencia y desaire para con los sectores carenciados, y -no en último lugar- de Vende-Patrias.

De todos modos -me contradigo siempre (como decía Walt Whitman, contengo multitudes)- no me sorprende. Es el boomerang del goce que retorna. Es la "necesidad" de estar mal, de buscar afanosamente el mal. Escuchar decir, por ejemplo, "mira la cartera que usaba esa" no es -parafraseando a Borges- una suerte de inocencia del mal; sino un atributo de la necedad y del narcisismo competitivo más fálico. Ahora no tenemos "la cartera"; lo tenemos a Balcarce que se sienta -con su hocico caliente- en el sillón denigrado de Rivadavia; o tenemos jueces que responden a multinacionales, o tenemos holdings que monopolizan las comunicaciones; o represión en las esquinas y camiones hidrantes custodiando que las noticias sean las que tienen que ser. Ahora no hay cadena nacional; pero hay cadenas y "esa" clase media las sentirá lentamente. Es -quizás- el mismo target que se quejaba que no podía comprar dólares: ahora se quejarán de que no pueden comprar el asado del domingo. Y si pueden comprar el asado y pagar 500% más la factura de luz, entonces también podían comprar dólares, es decir que no era ese el Gran Mal. (Economía "negra" ha habido siempre en los países más desarrollados del mundo. Y da la casualidad que quienes se quejaban de eso son los que más viajaron al exterior...) No vamos a descubrir ahora que la gente que se quejaba de un mercado de divisas acotado (que -por otro lado- lo tienen todos los países del mundo) son los que no necesitan comprar dólares excepto para seguir engordando su estatuto de pequeño burgués y acumulando más pequeñas mezquindades. Siempre, obviamente, lo que importa es su  bolsillo. Me entristece que ciertos sujetos compren el discurso de "la libertad" que, como "la seguridad" no es más que un mito. El mito de creer en un Otro sin falta.

El fenómeno socio-político no está ajeno al fenómeno sintomático del neurótico, puesto que es su modo de Ser-en-Mundo. Es decir: de la Falta-en-Ser; de su Castración. Aún quienes creen que pueden prescindir de la política o de lo ideológico... bueno: mejor huir de esos: son los que nunca se comprometerán con nada; a los que todo les da lo mismo, por eso pueden minimizar el aniversario de bodas o creer que Hollywood tiene el secreto de la felicidad. Lamentablemente estamos entrando en un mundo así, light. Donde la gente tiene la necesidad de publicar en su cara-libro hasta el bife de lomo que se está comiendo; o las vacaciones que en teoría disfruta... El Imperio de lo imaginario nos gobierna cada día más, nos toma desde que nos lavamos los dientes a la mañana: de ahí que esta nueva posición política sea -obviamente- una cuestión de globos de colores y de "ponele onda". Se trata de eso: es cuestión de onda, de minimizarlo todo; y que del otro me importa tres carajos.   Es una triste realidad que nos hace volver a caer en la cuenta que sin el otro -sin el espejo- no podemos constituirnos. Algunos aún no cayeron en eso. 





El psicoanálisis sin implicación política es lo mismo que intentar hervir los fideos sin agua. Porque siempre se tratará que el neurótico acepte, asuma y viva su Castración; y ésta no es sin el lazo. Es decir: sin el otro. El resto es simple paja mental; masturbación. Sí: ya sabemos: hay quienes prefieren clavarse una o varias pajas que apostar al amor. La política neoliberal, capitalista a ultranza, es - y ha sido siempre- la antítesis del discurso amoroso. Jacques Lacan lo ha postulado sobre todo a partir del Seminario XVII. No hay capitalismo ni liberalismo económico que no termine en masturbación crónica; aún haciéndonos creer que nos libera. Pero es lógico: todavía hay gente que piensa que el amor condena, que el amor es un castigo, una prisión, un destierro. 

No olvidemos que uno de los fantasmas típicos del neurótico -tan errado como su misma contradicción de controlarlo todo- es el de "yo sería feliz en una isla desierta". El neurótico no sólo no podría ser feliz en una isla desierta, sino que le cuesta un huevo ser feliz aún infatuándose con sus semejantes. Es como el que enuncia "yo daría la vida sólo por mi madre", y ¡oh casualidad! son fóbicos recalcitrantes que ni siquiera pueden dar la vida por ellos mismos, no pueden ni jugársela cuando la ocasión amerita.]

El descubrimiento Freudiano también se aplica aquí: cuando el sujeto está bien, busca estar mal.  ¿Esperanza naif? Yo creo que no. Lo hemos llamado "goce". Es -para los que aún no se han despabilados- el placer en el displacer. O -en términos macrosociales- votar a los que otrora han sido los mismos verdugos de siempre.
.
Marcelo A. Pérez
El goce social.
I / 2016

Arte:

Jules Dalou
[ Paris, 1838 / 1902 ]
Homme nu Tombant 
La fraternidad de los pueblos

Entradas populares de este blog

Amar: dar lo que no se tiene a quien no es.

“Amar es dar lo que no se tiene, a quien no es”-Apotegma añejado por Jacques Lacan que a veces no se entiende. Si bien lo hemos dicho muchas veces en esta Blog (siempre que hablamos de Narcisismo, por ejemplo) merece ser abordado una vez más, ya que de esto se trata todo el secreto donde radica “la solución, doctor?” de todo conflicto entre dos sujetos que hablan.
Suena categórico y hasta paradigmático: es que lo es. Si creemos que la letra con sangre no entra (a diferencia de muchos -incluso políticos del Primer Mundo del Capitalismo- que piensan que al fuego hay que responderle con fuego) y si creemos que –aunque suene romanticón o naif- el amor es la única cura posible para la neurosis (que no tiene cura); entonces es claro que suene un apotegma riguroso.
El adagio de esa singular frase se debe descomponer así:
1)Amar es dar.  Es decir: entregar, ceder.  ¿Qué cosa? 2)Lo que no se tiene. Es decir: la falta. Es decir: lo que Lacan bautizó como el objeto-a: un objeto que no existe porque…

Sartre / El Salto del Sujeto.

Nietzsche sabía que la esperanza es la mayor causa de la infelicidad. El Buda –a diferencia de la máxima Cristiana: “Espera el mañana, allí vivirás un mundo mejor”-  también promulgó el mismo apotegma Nietzschiano: “Abandona la esperanza, abandona el deseo, y entonces vivirás el aquí y ahora.”  Jacques Lacan identificó a la esperanza como “las mañanas que cantan” y dijo haber tenido noticia de cómo en su nombre muchos sujetos se dirigían al suicidio. La cuestión es que la esperanza –y su padre: el deseo- es un problema del sujeto inmerso en el lenguaje. El problema es del lenguaje. Gracias al lenguaje amamos, deseamos, tenemos esperanza; pero sólo por el lenguaje –y a diferencia del animal- somos esclavos de ello mismo. Es decir: no tenemos un deseo; el deseo nos tiene. Hay un deseo al que se le supone un Sujeto. El Sujeto está atrapado –dominado- por el deseo que lo constituyó como tal.
En estos tiempos donde nos venden buzones de todos los colores -buzones que hemos comprado desde la…

la pèrdida en el horizonte

- - - - ¿Se acuerda de aquel libro de Vinicius de Moraes, Para vivir un gran amor? ¿Qué necesita uno para vivir un gran amor?
.
—Lo primero es animarse a correr el riesgo. Lo que yo observo en el consultorio, como una de las grandes barreras para el amor, es el temor de la mayoría de los humanos a correr el riesgo de la pérdida. Toda relación de amor presupone que alguno de los dos va a perder al otro. El otro puede morir o dejar de querernos. No hay ningún amor que no tenga en el horizonte la pérdida. Y hay que animarse a tolerar esa posibilidad. Mucha gente, porque no se anima a perder, vive perdiendo. Quiero decir: dan por perdido el amor antes de haberlo vivido. Eso es mucho más relevante, numéricamente, de lo que se supone. Inclusive, hay mucha gente a la que usted ve en pareja, casados o no, y sabe que ya no se aman. Uno los escucha hablar y se da cuenta de que no se animan a disolver su pareja y a armar otra nueva porque ya han dado por perdido el amor. Y han dado por perdido el amor…

Seguidores