Ir al contenido principal

El YO Capitalista y el Sujeto.






En Les Triplettes de Belleville -el dibujo escrito y dirigido por Sylvain Chomet en el año 2003-, hay un emblemático perro con ojos de víctima patético y ternura compasiva: Bruno. Cuando éste era cachorro y asomaba gustosamente su cuerpo a través de la ventanita de un altillo, el tren que pasaba puntualmente por allí le rasguñó su cuerpo.  Bruno -a partir de entonces- nunca se olvidaría de esto: los animales no tienen inconsciente y -por lo tanto- no poseen la capacidad del olvido que cuida y pretende reprimir el dolor.

Esta escena constituye, a mi entender, la metáfora del avance de la Industria y, con ella, del Capitalismo. Y no es que lo estamos tratando de minimizar; sino de encontrar en ese avance el rasgo que anula al Sujeto en su capacidad de asomarse gustosamente a disfrutar un paisaje.  Hoy el tren quizás no nos muerda la nariz, pero el paisaje está minado de shoppings, lifting,cremas de rejuvenecimiento, programas de televisión cuya obscenidad anula el mensaje mismo y la estética plástica; y todos esos gadgets que el Mercado impone -levantando la bandera de la felicidad eterna- para que el Sujeto se crea bello, potente, omnisciente y eterno.



Ayer -con Victor Hugo Morales en un programa de televisión- Juan Pablo Feinmann nos recordaba que el primer asesino de la historia biblíca ( Caín ) significa “Poseción”.  Es decir que el espíritu de dominación tiene que matar.  El YO/EGO freudiano es poseción, es siempre más, más y más… Como nos recuerda -en Wall Street de Martin Scorsese- una escena fundamental donde Micheal Douglas hace un pequeño soliloquio alegando que la codicia es buena, funciona, clarifica, penetra y captura la esencia del espíritu evolutivo y gracias a la codicia por el amor, por el dinero y por el conocimiento, el sujeto ha elevado este mundo al rango de Humanidad.  Esto, como también nos recordaba Feinmann, es la Voluntad de Poderde Nietzsche para mantenerse. El discurso de M. Douglas en esta escena -más allá que no intenta ser irónico per se- nos enuncia que los sentimientos humanos más primitivos (el amor, en primer término) gozan de una esencia narcisística forzosa. Es decir que la Humanidad se construyó -y se sigue construyendo- en base a un egoísmo que intentará anular al semejante si no puede dominarlo para su beneficio.

En este sofisma importado de nuestros vecinos del Norte, Sigmund Freud leerá -sin embargo- pura fragilidad: Dime de que alardas y te diré de qué careces… El YO es pura defensa, y cuánto más necesita el YO afianzarse, más inseguro, más precario, más angustiado y más huérfano se encuentra. De aquí también derivamos que en el AMOR, el Sujeto encuentra un modo de eregir su YO -de engañarse- que es -obviamente- mucho más benéfico que hacerlo mediante la GUERRA: otra manera imaginaria de fortalecer la posición yoica. Como se sabe para Lacan el discurso capitalista es la perversión del discurso amoroso; y esto es coincidente en Freud: si se ama se debe resignar una buena porción del YO para ofrecer(lo) a disposicióndel amante.  Aún aunque esto sea meramente engañoso -ya que el Sujeto lo “resigna” para su Bien- constituye el núcleo de la metáfora amorosa. En el capitalismo, en cambio, el YO prevalece sobre cualquier metáfora.  Podríamos decir que de existir una axiomática-amorosa sería: “Tú primero, después yo.”  En cambio la axiomática-capitalista rezaría: “Yo, siempre yo, primero yo.”



Como se ve, el síntoma neurótico está perfectamente engarzado a esta problemática, de ahi que Freud también enuncie: “El neurótico ama a su síntoma como el psicótico a su delirio.”  Claro que este no es el amor que el propio neurótico prefiere recibir de su amante. No puede ser casualidad que estas re-invidicaciones del YO -codicia y egoísmo mediante- se afiancen en sectores que, a la vez, tienen tanta producción cultural: la cuna del capitalismo mundial -es decir: Nueva York- es también la sede de los Teatros y las Comedias Musicales de Occidente -es decir: Broadway-.  Cuando el guión está escrito sin codicia, sin bajar una línea política que al mercado le convenga; se puede leer toda la poesía que gritan estos textos: el ahogo que frente a la ambiciosa Humanidad hace que el Capitalismo termine siendo el núcleo de una desigualdad desmedida, increíblemente feroz.

El tren seguirá pasando por nuestra ruta; obstáculos hubo y habrá siempre.  El Sujeto -en su condición deseante- puede intentar usarlo para viajar o bien esperar que le muerda la nariz.  La opción menos ventajosa es salir corriendo al altillo cuando escuchamos la locomotora y quedarnos ladrando toda la vida frente a la ventana, culpando al Otro por el avance de esta exagerada mezquindad.

marcelo augusto pérez
El YO-Capitalista y el Sujeto.
10 / X / 2011
El dibujo a lápiz corresponde a Florian Fiebig:
Bruno Pencil Tests for Les Triplettes de Belleville

Entradas populares de este blog

Amar: dar lo que no se tiene a quien no es.

“Amar es dar lo que no se tiene, a quien no es”-Apotegma añejado por Jacques Lacan que a veces no se entiende. Si bien lo hemos dicho muchas veces en esta Blog (siempre que hablamos de Narcisismo, por ejemplo) merece ser abordado una vez más, ya que de esto se trata todo el secreto donde radica “la solución, doctor?” de todo conflicto entre dos sujetos que hablan.
Suena categórico y hasta paradigmático: es que lo es. Si creemos que la letra con sangre no entra (a diferencia de muchos -incluso políticos del Primer Mundo del Capitalismo- que piensan que al fuego hay que responderle con fuego) y si creemos que –aunque suene romanticón o naif- el amor es la única cura posible para la neurosis (que no tiene cura); entonces es claro que suene un apotegma riguroso.
El adagio de esa singular frase se debe descomponer así:
1)Amar es dar.  Es decir: entregar, ceder.  ¿Qué cosa? 2)Lo que no se tiene. Es decir: la falta. Es decir: lo que Lacan bautizó como el objeto-a: un objeto que no existe porque…

Sartre / El Salto del Sujeto.

Nietzsche sabía que la esperanza es la mayor causa de la infelicidad. El Buda –a diferencia de la máxima Cristiana: “Espera el mañana, allí vivirás un mundo mejor”-  también promulgó el mismo apotegma Nietzschiano: “Abandona la esperanza, abandona el deseo, y entonces vivirás el aquí y ahora.”  Jacques Lacan identificó a la esperanza como “las mañanas que cantan” y dijo haber tenido noticia de cómo en su nombre muchos sujetos se dirigían al suicidio. La cuestión es que la esperanza –y su padre: el deseo- es un problema del sujeto inmerso en el lenguaje. El problema es del lenguaje. Gracias al lenguaje amamos, deseamos, tenemos esperanza; pero sólo por el lenguaje –y a diferencia del animal- somos esclavos de ello mismo. Es decir: no tenemos un deseo; el deseo nos tiene. Hay un deseo al que se le supone un Sujeto. El Sujeto está atrapado –dominado- por el deseo que lo constituyó como tal.
En estos tiempos donde nos venden buzones de todos los colores -buzones que hemos comprado desde la…

Biopolítica, Necropolítica y Psicoanálisis.

Sabemos que desde Freud, el cuerpo no es solamente ese espacio biológico, fisiológico, natural. Para Freud el cuerpo es ya una superficie psíquica puesto que está libidinizado. En toda su clínica de la histeria Freud fue advirtiendo que el organismo como tal sufría de representaciones, por ello, ahí donde se pensaba una lesión, un daño en lo real del cuerpo no se hallaba dato de ello, sino una investidura. Al respecto expone Freud: “…La lesión de las parálisis histéricas debe ser por completo independiente de la anatomía del sistema nervioso, puesto que la histeria se comporta en sus parálisis y otras manifestaciones como si la anatomía no existiera, o como si no tuviera noticia alguna de ella”. “La lesión sería entonces la abolición de la accesibilidad asociativa de la concepción del brazo. Este se comporta como si no existiera para el juego de las asociaciones. (…) Estará paralizado en proporción a la persistencia de este valor afectivo o a su disminución por medios psíquicos apropi…

Seguidores