Ir al contenido principal

D. H. Lawrence / Alberto Laiseca / Cuentos de Terror.






“Es una familia de clase media, acomodada, es el padre, la madre, el hijo mayor, que es un niño llamado Paul, y dos nenas. Una familia muy derrochadora de dinero, ¡eso sí!, sólo que un día se encuentran con que en la casa siempre hace falta más dinero. Se quejan siempre, sobre todo ella, la madre, y un buen día de esos, ocurre una extraña especie de milagro a la inversa, de las paredes de la casa, se empiezan a oír voces que dicen: “¡Hace falta más dinero!, ¡hace falta más dinero!, ¡hace falta más dinero!” Es como un susurro, los chicos las escuchan, nadie dice nada, ni lo dicen en voz alta, sólo lo comentan en susurros, pero el niño Paul, él sufre mucho las voces…”

Así comienza el cuento de David Herbet Lawrence, Caballito de Madera en el cual deberá subirse el niño Paul para poder ser escuchado y, consecuentemente, amado; y cuyo precio pagará con todo su Ser.

¿Es un horror el delirio? ¿O es un delirio el horror de una Demanda? La madre y el niño constituyen la célula de este cuento acaso cuasi autobiográfico. “Veré si puedo hacer algo”.- Anunciará la madre, y así fue. Lo hizo. El cuento habla –de algún modo- de la responsabilidad de convocar a los demonios del Averno (para recordar a Freud) y del drama que el sujeto afronta al escuchar su deseo. Un drama que, como aquí, termina en tragedia.

“-¿Y por qué somos los parientes pobres, mamá?
-Bueno…-dijo la madre tranquila y amargada-, supongo que es porque tu padre no tiene suerte.”  

La complicidad de una madre, el discurso que baja directa o subliminalmente a su hijo, la cobardía que lo pone de blasón como prototipo fálico; hacen del cuento un verdadero ejemplo freudiano del goce que una madre devoradora puede perpetuar sobre un sujeto que ha quedado petrificado a su Demanda. En respuesta a ésta, no puede más que ofrecer todo su Ser.

El cuento de Lawrence es extenso y su redondez cíclica pretende, a mi juicio, repetir el síntoma y la voz de la Demanda. Alberto Laiseca, con su modo criollo y misterioso, lo hace sintéticamente amable y hasta simpático, para recurrir como licencia poética al sigilo del enigmático final. La edición de este capítulo pretende sin duda, a partir del Eco que se repite constante, metaforizar el delirio pulsional que en la voz de la madre viene a presentificar la tragedia de un niño que no sabe ya qué hacer para completarla.

D. H. Lawrence  conoció el matrimonio heterosexual, el amor homosexual, la infancia de un pueblo minero, la pintura erótica y la tuberculosis que lo llevó a la tumba. Aldous Huxley fue su defensor. Lawrence fue también el hombre que sentenció que todo orgullo es una forma de egoísmo. La imagen, que dicho orgullo preserva, está inscripta letra por letra en el cuento que nos relata Laiseca para esta ocasión.   MAP




Alberto Laiseca

[ Rosario, 1941 ]
Cuentos de Terror

D. H. Lawrence
[ Reino Unido, 1884 / Francia, 1930 ]
Caballito de Madera

ARTE:
Robert Gabri
 [ Armenia, 1961 ]
Niño en caballo de madera.

Entradas populares de este blog

Amar: dar lo que no se tiene a quien no es.

“Amar es dar lo que no se tiene, a quien no es”-Apotegma añejado por Jacques Lacan que a veces no se entiende. Si bien lo hemos dicho muchas veces en esta Blog (siempre que hablamos de Narcisismo, por ejemplo) merece ser abordado una vez más, ya que de esto se trata todo el secreto donde radica “la solución, doctor?” de todo conflicto entre dos sujetos que hablan.
Suena categórico y hasta paradigmático: es que lo es. Si creemos que la letra con sangre no entra (a diferencia de muchos -incluso políticos del Primer Mundo del Capitalismo- que piensan que al fuego hay que responderle con fuego) y si creemos que –aunque suene romanticón o naif- el amor es la única cura posible para la neurosis (que no tiene cura); entonces es claro que suene un apotegma riguroso.
El adagio de esa singular frase se debe descomponer así:
1)Amar es dar.  Es decir: entregar, ceder.  ¿Qué cosa? 2)Lo que no se tiene. Es decir: la falta. Es decir: lo que Lacan bautizó como el objeto-a: un objeto que no existe porque…

Sartre / El Salto del Sujeto.

Nietzsche sabía que la esperanza es la mayor causa de la infelicidad. El Buda –a diferencia de la máxima Cristiana: “Espera el mañana, allí vivirás un mundo mejor”-  también promulgó el mismo apotegma Nietzschiano: “Abandona la esperanza, abandona el deseo, y entonces vivirás el aquí y ahora.”  Jacques Lacan identificó a la esperanza como “las mañanas que cantan” y dijo haber tenido noticia de cómo en su nombre muchos sujetos se dirigían al suicidio. La cuestión es que la esperanza –y su padre: el deseo- es un problema del sujeto inmerso en el lenguaje. El problema es del lenguaje. Gracias al lenguaje amamos, deseamos, tenemos esperanza; pero sólo por el lenguaje –y a diferencia del animal- somos esclavos de ello mismo. Es decir: no tenemos un deseo; el deseo nos tiene. Hay un deseo al que se le supone un Sujeto. El Sujeto está atrapado –dominado- por el deseo que lo constituyó como tal.
En estos tiempos donde nos venden buzones de todos los colores -buzones que hemos comprado desde la…

la pèrdida en el horizonte

- - - - ¿Se acuerda de aquel libro de Vinicius de Moraes, Para vivir un gran amor? ¿Qué necesita uno para vivir un gran amor?
.
—Lo primero es animarse a correr el riesgo. Lo que yo observo en el consultorio, como una de las grandes barreras para el amor, es el temor de la mayoría de los humanos a correr el riesgo de la pérdida. Toda relación de amor presupone que alguno de los dos va a perder al otro. El otro puede morir o dejar de querernos. No hay ningún amor que no tenga en el horizonte la pérdida. Y hay que animarse a tolerar esa posibilidad. Mucha gente, porque no se anima a perder, vive perdiendo. Quiero decir: dan por perdido el amor antes de haberlo vivido. Eso es mucho más relevante, numéricamente, de lo que se supone. Inclusive, hay mucha gente a la que usted ve en pareja, casados o no, y sabe que ya no se aman. Uno los escucha hablar y se da cuenta de que no se animan a disolver su pareja y a armar otra nueva porque ya han dado por perdido el amor. Y han dado por perdido el amor…

Seguidores