Ir al contenido principal

Freud & Lewis







Clive Staples Lewis (irlandés, 1898-1963) y Sigmund Freud (austríaco, 1856-1939) sólo se encontraron por única vez en Londres, gracias a Mark St. Germain, quien ya había estado acostumbrado a reunir personajes reales en escenarios de ficción, como por ejemplo C. P. Ellis (líder del Ku Klux Klan) y Ann Atwater (uno de los organizadores afro-americano de derechos civiles). 

El autor newyorkino (podemos ver su web en www.markstgermain.com ) es muy conocido en el ámbito televisivo y de la comedia musical.  En dramaturgia tiene el hábito de jugar con lo imposible de los encuentros. Sin embargo, la credibilidad de los actores, tornan los diálogos totalmente verosímiles. La puesta de Daniel Veronese –que hoy domingo he podido presenciar- subraya la autenticidad de la ficción (con perdón del oxímoron) que dos maestros del teatro como Jorge Suárez y Luis Machín pueden recrear en un clima no exento de violencia (el cáncer de Freud, el comienzo de la Segunda Guerra) pero que no pierde la ternura de dos seres sensibilizados por la fe o el amor.

Siendo un agnóstico declarado Clive S. Lewis afirmará que tanto G. MacDonald como G. K. Chesterton (el “padre” de Padre Brown de nuestras novelas policiales de la adolescencia) fueron los dos autores que lo movieron en su conversión al cristianismo. Su gran amigo, J. R. Tolkien (¿quién no se ha acercado alguna vez a sus ficciones?) lo llevó también a interesarse por Dios y por la literatura de fantasía. Fue autor de Cartas del diablo a su sobrino y de Las Crónicas de Narnia; y es en su Trilogía cósmica que apela a tres novelas (Más allá del planeta silencioso; Perelandra, un viaje a Venus; y Esa horrible fortaleza) donde predominan –como en el texto de St.Germain- las fuerzas del Bien y del Mal, donde existe un Dios, llamado Maleldil, que se volvió hombre y descendió a la Tierra al igual que Jesucristo. 

En La última sesión de Freud, parece haber alguna mueca de esta descendencia : no de Jesucristo, precisa o únicamente, pero tal vez de ciertos Males que bajan como metáfora de un síntoma social, de un malestar constitutivo, que dejan los discursos opositores al borde de un real que no cesa de no escribirse : así definirá Jacques Lacan a lo imposible. Y todo vínculo humano lo es, puesto que el muro del lenguaje hace que dos no puedan ser Uno, excepto cuando el amor se interpone y camufla esa hiancia. Los gestos de amor entre los dos personajes del texto en cuestión son sutiles, pero no menos trascendentes : hasta en el saludo final (en el que podemos diferenciar tres tempos) se percibe esa sutileza, mérito sin duda de la dirección actoral. 

La licencia de enfrentar personajes que en realidad nunca se enfrentaron, tiene acá –a mi entender- un mérito extra: el encuentro está mediatizado por un discurso mutuo en función del Padre: Freud, que debió irse de su patria para morir un mes despuès de este encuentro en Londres, plantea –vía el autor- un hecho que sí fue real y que recuerda cuando su padre –caminando con él- fue tildado de judío y debió cruzarse a la otra vereda: Freud detestó esta cobardía de su padre, este silencio, y declaró con ella a un padre degradado. Lewis, por su parte, plantea permanentemente el temor, la incertidumbre, los orìgenes; que no hablan de otra cosa más que de las figuras paternas a las que es convocado, desde el esceptisismo racionalista hasta la locura poética.

La obra, construída en base a intelecciones y sostenida en base a emociones, admite varias lecturas más allá de lo ideológico y de lo cientifíco. Los actores no se quedan atrás frente a la demanda de un autor potente y de una dirección precisa. Porque si sólo se tratase de un diálogo intelectual, estaríamos borrando con el codo lo que los personajes pretenden escribir con la mano: que no hay Obra que no esté atravesada por la pasión del significante. Por eso Lacan -Seminario XI- ha podido enunciar que las pulsiones vienen del estomágo. O dicho en términos más psicológicos: no hay conocimiento sin emoción. De allí que es imposible introyectar saber, sin el medium de la transferencia de trabajo. Saben los sociólogos, saben los economistas; que a los trabajadores no les alcanza con un sueldo; necesitan el reconocimiento del Otro. Saben los psicoanalistas que el Otro de la transferencia (siempre asimétrica) es el pivote del tratamiento. Saben los poetas que en el origen de ese Otro hay el amor.

marcelo a. pérez
17 / Junio / 2012

Entradas populares de este blog

Amar: dar lo que no se tiene a quien no es.

“Amar es dar lo que no se tiene, a quien no es”-Apotegma añejado por Jacques Lacan que a veces no se entiende. Si bien lo hemos dicho muchas veces en esta Blog (siempre que hablamos de Narcisismo, por ejemplo) merece ser abordado una vez más, ya que de esto se trata todo el secreto donde radica “la solución, doctor?” de todo conflicto entre dos sujetos que hablan.
Suena categórico y hasta paradigmático: es que lo es. Si creemos que la letra con sangre no entra (a diferencia de muchos -incluso políticos del Primer Mundo del Capitalismo- que piensan que al fuego hay que responderle con fuego) y si creemos que –aunque suene romanticón o naif- el amor es la única cura posible para la neurosis (que no tiene cura); entonces es claro que suene un apotegma riguroso.
El adagio de esa singular frase se debe descomponer así:
1)Amar es dar.  Es decir: entregar, ceder.  ¿Qué cosa? 2)Lo que no se tiene. Es decir: la falta. Es decir: lo que Lacan bautizó como el objeto-a: un objeto que no existe porque…

Sartre / El Salto del Sujeto.

Nietzsche sabía que la esperanza es la mayor causa de la infelicidad. El Buda –a diferencia de la máxima Cristiana: “Espera el mañana, allí vivirás un mundo mejor”-  también promulgó el mismo apotegma Nietzschiano: “Abandona la esperanza, abandona el deseo, y entonces vivirás el aquí y ahora.”  Jacques Lacan identificó a la esperanza como “las mañanas que cantan” y dijo haber tenido noticia de cómo en su nombre muchos sujetos se dirigían al suicidio. La cuestión es que la esperanza –y su padre: el deseo- es un problema del sujeto inmerso en el lenguaje. El problema es del lenguaje. Gracias al lenguaje amamos, deseamos, tenemos esperanza; pero sólo por el lenguaje –y a diferencia del animal- somos esclavos de ello mismo. Es decir: no tenemos un deseo; el deseo nos tiene. Hay un deseo al que se le supone un Sujeto. El Sujeto está atrapado –dominado- por el deseo que lo constituyó como tal.
En estos tiempos donde nos venden buzones de todos los colores -buzones que hemos comprado desde la…

la pèrdida en el horizonte

- - - - ¿Se acuerda de aquel libro de Vinicius de Moraes, Para vivir un gran amor? ¿Qué necesita uno para vivir un gran amor?
.
—Lo primero es animarse a correr el riesgo. Lo que yo observo en el consultorio, como una de las grandes barreras para el amor, es el temor de la mayoría de los humanos a correr el riesgo de la pérdida. Toda relación de amor presupone que alguno de los dos va a perder al otro. El otro puede morir o dejar de querernos. No hay ningún amor que no tenga en el horizonte la pérdida. Y hay que animarse a tolerar esa posibilidad. Mucha gente, porque no se anima a perder, vive perdiendo. Quiero decir: dan por perdido el amor antes de haberlo vivido. Eso es mucho más relevante, numéricamente, de lo que se supone. Inclusive, hay mucha gente a la que usted ve en pareja, casados o no, y sabe que ya no se aman. Uno los escucha hablar y se da cuenta de que no se animan a disolver su pareja y a armar otra nueva porque ya han dado por perdido el amor. Y han dado por perdido el amor…

Seguidores