Ir al contenido principal

Tiempo de agujerear el goce

.
.
.
.
 

El pasaje por la transferencia debiera implicar que el analizante se refunde, se refilie, haciendo otra su historia en un vector retrógrado del presente hacia el pasado.  De otro modo, nos quedaríamos varados en la ribera exclusivamente psicoterapéutica. El desafío, en cualquier análisis, pero mucho más en los análisis que van a revelar estas “horribles verdades” de las que hablaba Nietzsche, ésas que destruyen toda ilusión de amor real, es volver a escribir la función unarizante del Otro, de modo tal de que el sujeto pueda darse el tiempo de ir agujereando ese goce compacto y no necesite rebotar hacia la posición narcisista, posición en la cual la única salida es desaparecer.

Por supuesto no estamos negando la necesaria cara de goce que un niño le aporta a quien lo ha hecho venir a este mundo. Nadie es convocado al mundo si no cifra goce para su Otro. Pero, sin el tope que el amor pone al goce, no habrá cuidado del retoño, sino uso instrumental, pasando el niño a ser abominable.  En eso se torna Hamlet cuando resulta una molestia para la voracidad de la novel pareja de la madre. El sostén, la anaclisis normativa (de la madre al niño y no a la inversa), debe ser aportada, si hay amor, aun donde ese chico no cifra goce para el Otro. He ahí la prueba de amor. Ahí donde no cifra goce, ahí donde el chico se revela ser el objeto a (real, pues, para sí mismo y sus propios goces) y no el instrumento de la satisfacción del Otro, allí mismo se pondrá a prueba el amor real del Otro. Y, si no aparece esta cara crucial del amor, estamos en pleno derecho de situar aquello que Freíd llamara Liebesversagung, precondición de lo que él dio en llamar, en 1919, “neurosis narcisistas”.
(…)
Por supuesto, el goce que el Otro obtiene de su retoño resulta crucial para que se pueda ocupar de él. Pero su amor es lo único que agujerea ese goce, porque es lo único que permitirá admitir que el sujeto convocado a vivir no deberá ser sólo cifrado de goce, sino que tendrá la chance de ser real para sí mismo.

Si las condiciones de amor real fueron denegadas, el sujeto tardará mucho en reescribir, en análisis, y a través del amor de transferencia, una mejor combinatoria para su vida. Suele suceder entonces que llegue a ciertos puertos normativos más tarde. Que son cosas que otro, con una constitución más favorable, logró a los veinte o treinta años, las logre a los cuarenta. Nos parece que bien vale la pena, aunque llegando más tarde.

Esto conlleva mucho desgaste y mucho tiempo, en medio de una transferencia, muchas veces, ríspida.  No hay más remedio que contar con la paciencia del paciente y la paciencia del analista, que no puede hacer entrar a estas estructuras en el temible lecho de Procusto de las neurosis habituales de transferencia.
.
Silvia Amigo 
El objeto y el yo en la clínica lacaniana.
Seminario EFBA, Clase 8 del 25 de noviembre del 2003.


Arte: Raquel Aparicio
www.raquelissima.com

Entradas populares de este blog

Amar: dar lo que no se tiene a quien no es.

“Amar es dar lo que no se tiene, a quien no es”-Apotegma añejado por Jacques Lacan que a veces no se entiende. Si bien lo hemos dicho muchas veces en esta Blog (siempre que hablamos de Narcisismo, por ejemplo) merece ser abordado una vez más, ya que de esto se trata todo el secreto donde radica “la solución, doctor?” de todo conflicto entre dos sujetos que hablan.
Suena categórico y hasta paradigmático: es que lo es. Si creemos que la letra con sangre no entra (a diferencia de muchos -incluso políticos del Primer Mundo del Capitalismo- que piensan que al fuego hay que responderle con fuego) y si creemos que –aunque suene romanticón o naif- el amor es la única cura posible para la neurosis (que no tiene cura); entonces es claro que suene un apotegma riguroso.
El adagio de esa singular frase se debe descomponer así:
1)Amar es dar.  Es decir: entregar, ceder.  ¿Qué cosa? 2)Lo que no se tiene. Es decir: la falta. Es decir: lo que Lacan bautizó como el objeto-a: un objeto que no existe porque…

Sartre / El Salto del Sujeto.

Nietzsche sabía que la esperanza es la mayor causa de la infelicidad. El Buda –a diferencia de la máxima Cristiana: “Espera el mañana, allí vivirás un mundo mejor”-  también promulgó el mismo apotegma Nietzschiano: “Abandona la esperanza, abandona el deseo, y entonces vivirás el aquí y ahora.”  Jacques Lacan identificó a la esperanza como “las mañanas que cantan” y dijo haber tenido noticia de cómo en su nombre muchos sujetos se dirigían al suicidio. La cuestión es que la esperanza –y su padre: el deseo- es un problema del sujeto inmerso en el lenguaje. El problema es del lenguaje. Gracias al lenguaje amamos, deseamos, tenemos esperanza; pero sólo por el lenguaje –y a diferencia del animal- somos esclavos de ello mismo. Es decir: no tenemos un deseo; el deseo nos tiene. Hay un deseo al que se le supone un Sujeto. El Sujeto está atrapado –dominado- por el deseo que lo constituyó como tal.
En estos tiempos donde nos venden buzones de todos los colores -buzones que hemos comprado desde la…

la pèrdida en el horizonte

- - - - ¿Se acuerda de aquel libro de Vinicius de Moraes, Para vivir un gran amor? ¿Qué necesita uno para vivir un gran amor?
.
—Lo primero es animarse a correr el riesgo. Lo que yo observo en el consultorio, como una de las grandes barreras para el amor, es el temor de la mayoría de los humanos a correr el riesgo de la pérdida. Toda relación de amor presupone que alguno de los dos va a perder al otro. El otro puede morir o dejar de querernos. No hay ningún amor que no tenga en el horizonte la pérdida. Y hay que animarse a tolerar esa posibilidad. Mucha gente, porque no se anima a perder, vive perdiendo. Quiero decir: dan por perdido el amor antes de haberlo vivido. Eso es mucho más relevante, numéricamente, de lo que se supone. Inclusive, hay mucha gente a la que usted ve en pareja, casados o no, y sabe que ya no se aman. Uno los escucha hablar y se da cuenta de que no se animan a disolver su pareja y a armar otra nueva porque ya han dado por perdido el amor. Y han dado por perdido el amor…

Seguidores